Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

memoria

¿Se puede dejar de ser despistado?

Los olvidos a veces ocasionan disgustos. ¿Son verdaderamente un defecto? Y, lo más importante, ¿podría cambiar?

Para ver el Amor en tu vida, haz memoria

Existe el peligro de vivir con superficialidad pasando de puntillas por lugares sin escuchar las palabras que me dicen, sin tomar en serio mi vida y lo que mi vida es, despreciando mi historia santa …

El poder de la memoria en la sanación interior

Pasos prácticos para recuperar la verdadera fuerza, pasando también por la inteligencia y la voluntad

Cómo poner paz, cuando los hermanos se pelean, con una sugerencia

Los motivos del amor impiden sobrepasar la línea del no retorno, donde comienzan las sombras, y eso ayuda en el conflicto... y toda la vida

Papa Francisco: En tiempos de desolación, persevera

En su homilía en Santa Marta invita a recordar los bellos momentos cuando no se siente nada o no se ve el sentido, y a confiar en lo prometido

¿Qué es para ti el pasado? ¿Un trampolín, o una hamaca?

Del pasado quédate con la experiencia y gratitud; no lo conviertas en tu dirección permanente

Ser olvidadizo no es tan malo como piensas

De hecho, podría ser una señal de mayor inteligencia

La fuerza del recuerdo en un mundo de prisas

Observo desde un lugar oculto mi vida de niño, recojo en mis manos abiertas sentimientos ya vividos...

Un pequeño ejercicio de memoria para vivir con más alegría

A veces sólo nos fijamos en lo malo, no logramos ver la luz oculta, y eso nos entristece

Aunque pierdas la memoria sigues siendo tú

En el corazón tengo guardada toda la vida que Dios me ha dado, y allí conecto con Aquel que tanto me ha amado

Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.