Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 09 diciembre |
San Juan Diego
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Mantén la relación con tus muertos

Basilico Studio Stock | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 09/11/21

Aunque me duela muy dentro siento que están algo más vivos cuando pienso en mis seres queridos que fallecieron...

Me cuesta el color de la muerte, el olor de la ausencia, la frialdad de la pérdida.Tiene la muerte más noche que amanecer. Más oscuridad que luz. Más silencio que palabras.

Me asusta su paz sin vida, su soledad sin compañía. Me intimida el vacío que deja el partir la persona amada.

No se cómo se hace para superar su partida. Nada reemplaza su ausencia, nada llena lo que ahora me falta.

No sé cómo se hace para estar alegre sin sentirme culpable por haber perdido lo que tanto amaba. Por no haber tenido esa conversación esperada. Por haber demorado mis muestras de afecto.

Por no haberle dicho lo más importante, por haber herido, por haber fallado, por haber sido infiel al amor recibido.

Llega la muerte y se lleva la oportunidad de enmendar mis pasos. Y surge la culpa.

La ausencia duele

O simplemente la ausencia duele muy dentro porque el amor toca, abraza, habla, sonríe. Y la ausencia de todo eso trastoca mis pasos.

Me dicen que el tiempo todo lo cura. Pero yo no lo veo tan claro. Ojalá así fuera, y ojalá no hiciera falta tanto tiempo.

Un mes, un año, una década. Puede que el tiempo amortigüe el dolor que ahora siento. Como un pañuelo que seca las lágrimas.

Puede que nuevas melodías acallen el grito de mi alma que suplica presencia. Puede ser que el nuevo día me permita ver el sol dejando atrás las tinieblas.

Y puede que mientras espero a que llegue el cielo mirando a las alturas sienta paz en mi alma. Todo puede ser.

El dolor puede que mitigue. En eso confío.

View this post on Instagram

A post shared by Aleteia Español (@aleteia_es)

Recordar y agradecer a Dios

Mientras todo pasa o todo llega le doy gracias a Dios por lo vivido, por lo amado.

Por las personas que un día me hicieron sentir especial. Por los que me ayudaron a crecer siendo niño.

Por ese primer abrazo que sanó algo muy dentro, algo roto con lo que vine al mundo. Por esas palabras de intimidad que me despertaron a la vida y me hicieron sentirme único.

Doy gracias a Dios por los días compartidos, por las noches vividas, por las luces y sombras del amor recibido.

Evoco imágenes guardadas de la persona que se ha ido. Recuerdo sus pasiones, sus gustos, sus aficiones.

Guardo como un tesoro sus frases predilectas o esa que me dijo en un momento difícil, aquel consejo, aquel halago.

Guardo todo lo vivido como mi mayor tesoro. No quiero olvidar nada, porque el olvido total sí que es la muerte.

Mientras lo recuerde sigue vivo dentro de mi alma.

Siempre unidos

Y puedo seguir hablando con él en mi corazón mientras vivo a su lado, estando ya ausente.

Le pido consejos, le cuento mi vida, le hablo de todo lo que a él le gustaría. Y sonrío, sé que él me sonríe.

Y es que la muerte separa pero no logra cortar ese hilo invisible que me une para siempre con aquellos que he amado y me han amado.

No hay olvido que pueda romper el vínculo.

Un amor destinado a vivir siempre

ZMARLI

Permanece, eso sí, una honda nostalgia, una tristeza tenaz.

Hay recuerdos, hay vida al recordar la muerte. ¿No está hecha mi alma para la vida eterna? Claramente mi amor no nació para morir, sino para vivir siempre.

Por eso hoy sonrío, me alegro y vivo. ¡Cómo no reír al recordar su risa, cómo no llorar al evocar su llanto!

El recuerdo me devuelve, por unas horas, a los que tanto he amado. Sé que es solo un préstamo, pero vale la pena vivir entre colores que me hablan de resurrección más que de muerte.

Seguir amando

Recibo en mi alma como un don sagrado el aliento aún vivo de los que he amado. Merece la pena amar para poder sufrir más tarde con un sentido.

No quiero olvidar, no quiero enterrar todo lo vivido, porque estoy hecho de retazos de todos aquellos que caminan conmigo.

Sonrío mientras lloro muy dentro. Me alegro mirando esas fotos que traen tantos recuerdos. En colores, en blanco y negro.

Pienso en la comida que amaron, en la música que les alegró el alma, recuerdo lo que dijeron, lo que escribieron, medito en sus obras sagradas, en sus sueños aún vivos.

No dejo de alegrarme en este día por todo lo que he perdido y aún conservo vivo dentro de mi alma.

Hechos para el Amor

Nunca muere del todo aquel a quien yo amo. Perdura mágicamente delante de mis ojos.

Anima mis pasos, sostiene mis miedos, empuja mi desaliento, vence mis resistencias a amar y dar la vida.

Aunque me duela muy dentro siento que están algo más vivos cuando pienso en mis muertos. Sus nombres, sus historias cobran vida delante de mis ojos.

Estoy hecho para la vida, no para la muerte. Todo lo que hago es vivir. Mientras siga amando seguiré viviendo. No me canso de amar, merece la pena.

Y guardo dentro de mí una nostalgia infinita de un cielo que un día vendrá a vivir en mí, muy dentro.

Cuando pienso en los muertos el tema es la vida. Esa vida pasada, nunca olvidada, siempre presente.

Esa vida presente que es la que cuenta, en la que decido cómo llegar un día a mi propia muerte.

Y esa vida futura que es para siempre en ese cielo que añoro dentro del alma.

Thumbnail for read also
Te puede interesar:Oración por los fallecidos
Tags:
amormemoriamuerteresurrecciónvida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.