Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 05 julio |
San Antonio María Zaccaria
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Cómo era de estudiante Juan Pablo II?

I Liceum Ogólnokształcące im. Marcina Wadowity w Wadowicach, do którego uczęszczał Karol Wojtyła

Karol Wojtyła, fot. ©domjp2.pl | I Liceum Ogólnokształcące im. Marcina Wadowity w Wadowicach, fot Jstudnicki, Domena publiczna / Wikipedia

Jolanta Tokarczyk - publicado el 18/05/22

El papa polaco hablaba con cariño de su escuela, la Marcin Wadowita en Wadowice. Hablamos con su actual directora, Janina Turek

La escuela de secundaria (antes llamada gimnasio) Marcin Wadowita cumple 155 años. Y entre sus alumnos tuvo al polaco más famoso del siglo XX, Karol Wojtyła. Allí se forjó la personalidad del futuro papa: su amor por el teatro, su facilidad para los idiomas… Nunca se olvidó de sus años escolares.

Janina Turek, actual directora de la escuela, recibe y responde a las preguntas de Aleteia sobre esta parte menos conocida de la juventud de Juan Pablo II.

– ¿En qué años asistió Karol Wojtyła a la escuela en Wadowice, que llamaban gimnasio en ese momento? ¿A esta escuela asistían también otros familiares del futuro Papa?

Karol Wojtyła estudió en el gimnasio 8 años en Wadowice entre los años 1930-1938. Edmund Wojtyła, el hermano de Karol, estudió allí en 1916-1924.

Mucho se ha dicho sobre el hecho de que el futuro Papa era un buen estudiante. ¿Puedes confirmar esto?

Karol Wojtyła fue un estudiante ejemplar. Según su expediente escolar, recibió 145 notas en la secundaria: 141 son muy buenas y 4 buenas. 

En el tercer grado en polaco y en el cuarto grado en religión, recibió las siguientes calificaciones: «muy bueno y destaca especialmente».

– ¿Mostró su pasión por el teatro durante sus estudios en la escuela secundaria?

Karol Wojtyła entró en contacto con el teatro cuando era niño, porque veía las actuaciones de su hermano Edmund. 

Probablemente actuó en quinto grado por primera vez y actuó hasta el final de la escuela secundaria. Como Papa, recordó una vez:

«Porque estudié bien en la escuela. Todavía estaba aprendiendo latín, todavía estaba aprendiendo griego. ¿Saben lo que es? (aplausos). Algo fabuloso. Vamos, vamos a terminar. ( No… todavía… queremos… queremos escucharte… ). Cuando estábamos en la secundaria, jugábamos a la Antígona de Sófocles. Antígona – Halina, Ismena – Kazia, Dios mío. Y yo interpretaba a Hemon. ‘¡Oh amada hermana Ismena! ¿No ves que de los desastres de Edipo no nos salva el destino?’. Todavía lo recuerdo hoy».

– ¿El futuro Santo Padre también se destacó en los deportes?

A Juan Pablo II le encantaban los deportes desde la infancia, de joven Karol Wojtyła era muy activo físicamente: jugaba al fútbol, ​​le gustaba esquiar o patinar, y también practicaba el senderismo de montaña.

En el campo, cuando jugaba al fútbol, ​​primero fue defensa, luego portero.

– ¿Qué recuerdos han sobrevivido del período de graduación?

Eugeniusz Mróz, compañero de escuela de Karol, recuerda: «Terminamos la escuela el 12 de abril, para tener tiempo de prepararnos para el examen de acceso a la universidad, que comenzó el 25 de abril con pruebas escritas. Fue por escrito en tres temas. Había dos variantes para elegir. Podías tomar polaco o historia y dos idiomas extranjeros, o polaco o historia, un idioma extranjero y matemáticas. Yo elegí historia, griego y alemán. Lolek eligió polaco, latín y griego«.

«Estábamos admirados de que hubiera dominado tan bien este idioma difícil. Podía recitar largos pasajes de la Ilíada de Homero de memoria.

Lolek aprobó su examen, obtuvo un muy buen resultado en todas las materias y quedó exento de los exámenes orales con una sola excepción».

«El examen era oral fue en cuatro materias: polaco o historia, dos lenguas extranjeras y matemáticas.

En ese momento, había una regla que decía que si un estudiante en todas las materias obtenía una calificación muy buena, está exento de los exámenes orales, pero debía aprobar un idioma extranjero. Lolek eligió alemán, que aprobó el 14 de mayo de 1938, no necesito decir con qué nota».

– Mencionas a sus compañeros de la escuela. ¿Era una clase grande?

Había 42 estudiantes en la clase de graduación de secundaria de Karol Wojtyla. «La comunidad de clase estaba formada por muchachos de familias tanto campesinas como intelectuales. Algunos eran hijos de artesanos. Los más ricos eran los hermanos Banasi, hijos del dueño de una finca en Radoczy.

Los compañeros de clase eran buenos estudiantes en general.

Wiktor Kęsek fue un buen historiador y Rudolf Kogler era germanista. Zdzisław Przybyło se destacó en el dibujo de caricaturas y retratos, Antoni Motłoch prefirió hacer paisajes.

Jasiu Wolczko fue el mejor en matemáticas. Eugeniusz Filek y Szczepan Mogielnicki eran conocidos como buenos cantantes, y Antoni Bohdanowicz y Kazimierz Bik, químicos.

Karol Wojtyła fue un líder en el campo de las humanidades: literatura, filosofía, griego y latín. Era un estudiante destacado, un cerebro.

«Debo admitir que el niño era modesto –enfatiza Stanisław Jura, uno de los últimos amigos vivos de Karol Wojtyła–. Cuando el profesor hacía una pregunta y ninguno de nosotros sabía responderla, Wojtyła nunca intentaba destacar. Sólo cuando se le preguntaba, respondía a la pregunta».

– ¿Cuál fue la influencia de los maestros en la educación de los estudiantes?

Tuvieron una gran influencia en los estudiantes de secundaria. Fueron ellos quienes les inculcaron sus pasiones.

El profesor Klimczyk, conocido como El Maquinista por su apariencia tosca y su bigote negro, enseñaba polaco y latín. Los chicos solían conseguirle cigarrillos.

Józef Titz enseñaba alemán y canto, tocaba perfectamente el piano y componía canciones. Mirosław Moroz enseñaba ciencias. También se ocupó de la SKO. Murió en Katyn.

Czesław Panczakiewicz, profesor de gimnasia, inculcó en los niños el amor por los montes Beskydy y fue encargado de la Asociación Polaca de Escultismo.

Zbigniew Czaderski enseñaba humanidades. El profesor Józef Heriadin enseñaba conocimiento de la naturaleza e higiene. También trabajó en la Cruz Roja Polaca.

El geógrafo era Jan Sarnicki, su pasión era pintar objetos antiguos, principalmente iglesias. Después de 1945, mantuvo correspondencia con algunos estudiantes. Sus cartas estaban decoradas con imágenes satíricas y caricaturas. Hubo maravillosos catequistas: el P. Figlewicz, p. Eduardo Zacher.

«Eran personas maravillosas» – recuerda Stanisław Jura – Gracias a ellos pudimos desarrollar nuestros intereses».

– ¿Vino el Papa a la escuela después de su elección a la Sede de Pedro?

Juan Pablo II no visitó la escuela, pero Eugeniusz Mróz recuerda: «Cuando nuestro gran compañero de escuela, Karol Wojtyła, se sentó en el Vaticano como Juan Pablo II, no se olvidó de sus amigos del gimnasio de Wadowice.

Nos envió cartas cordiales, se encontró con nosotros varias veces en su ciudad natal de Wadowice, en Roma, en el Vaticano, en la residencia de verano de los papas, el encantador Castel Gandolfo, junto al lago Albano.

Siempre cordial, abierto, sin distancia, con un corazón cálido para sus colegas de Wadowice».

«Junio ​​de 1979 permanecerá gozoso en nuestros corazones para siempre. El primer encuentro con Karol como Papa», recuerda Mróz.

«Nos encontramos por última vez con Juan Pablo II el 21 de agosto de 2002 en el Palacio episcopal en Cracovia, en un grupo mucho más modesto.

El Papa en silla de ruedas regresó de un encuentro en el Parque Błonia de Cracovia con numerosos peregrinos que venían no solo de Polonia, sino también de los países vecinos.

Como en reuniones anteriores, no cantamos nuestras canciones favoritas de exploradores o jóvenes, no toqué la armónica.

Nos entristeció darnos cuenta de que nuestro gran amigo, el amigo Lolek, Juan Pablo II, el Papa de la Esperanza, se iba a la eternidad«.

– ¿Qué recuerdos quedan en la escuela de Karol Wojtyla?

El «recuerdo» más importante es el expediente académico de Karol Wojtyla. De acuerdo con la Ley de Archivos, los originales fueron transferidos a los Archivos Estatales en Katowice. Tenemos copia en la escuela.

En 2007, el cardenal Stanisław Dziwisz le entregó a la escuela el birrete cardenalicio de Karol Wojtyła, su propiedad personal, es decir, una reliquia de segundo grado.

En 2011, durante los preparativos de la comunidad escolar para la beatificación de Juan Pablo II, volvió a la escuela la cruz que había sido colgada en una de las aulas cuando Karol Wojtyła asistía a la escuela secundaria.

Actualmente, cuelga en el Salón Papal, una sala dedicada al santo graduado, donde tienen lugar los eventos religiosos, las reuniones del consejo escolar y reuniones ocasionales.

En el auditorio también hay una pintura de Karol Wojtyła, graduado de la escuela secundaria, pintada y donada a la escuela por la Sra. Hanna Kuciel-Zając.

A la entrada del colegio, nuestro santo da la bienvenida a todos con el cuadro de su canonización.

Frente a la escuela secundaria hay un «banco Karol Wojtyła» financiado y donado a la escuela por la Sociedad de Amantes de la Tierra de Wadowice.

En el vestíbulo de la escuela se encuentra la Galería de Antiguos Alumnos, y en los pasillos de la planta baja de la escuela, una exposición con fotos de las peregrinaciones de Juan Pablo II a Wadowice.

El texto utiliza extractos de la publicación: «Pierwsza wśród równych: dzieje Gimnazjum i Liceum w Wadowicach«, Gustaw Studnicki, 1991, Society of Wadowice Land Lovers. Marcin Wadowita en Wadowice; Wadowickie korzenie Karola Wojtyły, Marta Burghardt 2013; Sitio web de la Asociación de Graduados de la escuela Marcin Wadowita en Wadowice: www.wadowita.net..

Tags:
estudioinfanciaJuan Pablo IImemoriapolonia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.