Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 18 abril |
Santa María de la Encarnación
home iconEspiritualidad
line break icon

Dios perdona… ¡y olvida!

POKUTA

Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 13/01/21

Perdonar y olvidar el agravio es una bendición, porque nos permite despojarnos de una pesada carga y nos ayuda a recuperar la paz

Recuerdo el consejo que el buen sacerdote me dio durante la confesión sacramental. Me fue de gran utilidad y alivió mucho mis dudas e inquietudes espirituales.

A los días pasaba por la iglesia y detuve el auto. Me bajé para agradecer al buen sacerdote el atinado consejo. Lo encontré en la sacristía y le dije:

― Me confesé con usted el domingo. Quería agradecerle el consejo que me dio. Me ha sido de mucha ayuda en mi vida espiritual.

Me miró confundido.

La verdad es que no recuerdo qué consejo te di ni los pecados que confesaste.

Sonrió maravillado y exclamó:

Qué bueno es Dios que no solo perdona y olvida los pecados. Nos da a nosotros los sacerdotes la gracia de olvidar también los pecados confesados.

Me hizo recordar las palabras de Monseñor Francois-Xavier Nguyen van Thuan quien decía que Jesús tenía mala memoria.Jesús no tiene una memoria como la mía” escribió, “no sólo perdona, y perdona a todos, sino que incluso olvida que ha perdonado”.




Te puede interesar:
Mi recuerdo de Van Thuan: “¿Y usted, está contento?”

Si perdonó y olvidó es de Dios

LATAWIEC
Anna Kolosyuk/Unsplash | CC0

Recuerdo haber leído sobre aquella mujer anciana que empezó a tener revelaciones divinas. Le contó al sacerdote de su parroquia pidiéndole que la orientara para saber qué hacer, cómo reaccionar.

El buen sacerdote le sugirió: “La próxima vez pregunta a Dios cuál fue tu último pecado”. Pasaron unas semanas y la anciana regresó a ver al sacerdote. “Qué te dijo”, le preguntó éste sintiendo curiosidad. “Me respondió que lo olvidó, porque ya lo había confesado”.

Qué terrible sería que Dios perdonara pero no olvidara. Andaríamos escondiéndonos, para que no nos viera ni nos encontrara, atemorizados como Adán cuando cometió aquel pecado contra Dios en el jardín del Edén. Por ello suelo decir:

Qué bueno que Dios es bueno.




Te puede interesar:
Los cinco defectos de Jesús

Del perdón a la paz

Nosotros, por el contrario, perdonamos y recriminamos sin poder soltar amarras: “Perdono pero no olvido”, es la expresión común.

Perdonar y olvidar el agravio es una bendición, porque nos permite despojarnos de una pesada carga y nos ayuda a recuperar la paz y nuestras vidas.

SEAGULL
Public Domain

Lo he visto cientos de veces, personas que se confiesan luego de años y me han comentado:

“No lo vas a creer Claudio, tuve el valor de confesar aquellos pecados que tanto me mortificaban, y me ha dado el coraje para perdonar y pedir perdón a los que he hecho daño. He recuperado mi vida”.

¿Cuándo fue la última vez que te confesaste, amable lector?

Este sacramento es uno de los grandes tesoros de nuestra iglesia, no lo desaproveches. Ve a confesarte, recupera la paz y tu amistad con Dios.




Te puede interesar:
He pensado en confesarme, ¿cómo se hace?

Tags:
confesionmemoriaperdontestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
4
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.