Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

cansancio

¿Cómo curar el síndrome de la madre agotada?

Hay ciertas actitudes dañinas que contribuyen a aumentar este agotamiento. Detéctalas y pon freno.

Cuando ya no puedes luchar más, una oración al Espíritu Santo

Cuando estoy cansado de luchar, Tú estás aquí, eres mi consuelo

¿Qué es lo más importante para ti?

¿Es la familia? ¿Y entonces, por qué te quejas de tu rutina, del día a día de la vida familiar?

Morir se acaba: la plenitud está después

Todos los días, cuando rezamos, no hacemos otra cosa que volver a apuntar a la meta

El peligro espiritual de estar siempre cansado

Tomar en cuenta las alarmas de mi alma, de mi cuerpo, es el camino para servir mejor. No soy Dios

El secreto para evitar el “agotamiento” apostólico

Cansados y fatigados, los misioneros a veces pierden su celo por Dios y no consiguen más que cumplir “mecánicamente” su misión

¿Estás sin energía?

Distinguir estos 2 tipos de cansancio te ayudará a entender muchas cosas

¿Harta de cargar con todo? 11 soluciones para evitarlo

Una orientadora familiar alerta de los peligros de la mujer que ya no puede más y nos ofrece algunas sugerencias para prevenir una situación tan peligrosa para la vida de la pareja y la familia.

7 anclajes para cuando el trabajo no cunde (o eso parece)

¿Trabajas y no llegas a final de mes? ¿Vas cansado y no rindes? ¿Las cosas no salen como esperabas y estás en un círculo vicioso?

Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.