Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 20 abril |
San León IX
home iconEspiritualidad
line break icon

Morir se acaba: la plenitud está después

WOMAN,PRAYING,CHURCH

Luisa Restrepo - publicado el 12/12/18

Todos los días, cuando rezamos, no hacemos otra cosa que volver a apuntar a la meta

Hace poco escuché una meditación sobre el amor y me encantó. Acá les comparto las sencillas reflexiones que me quedaron, que nos hablan de cómo es Dios y cómo es el amor que todos anhelamos.

Pensando en el amor, lo primero que hay que caer en la cuenta es que el amor no se detiene. El amor nunca se queda en los medios, el amor busca el encuentro, la persona, la comunión. El amor no descansa antes de tiempo, solo descansa cuando hay encuentro.

Por eso, pensar en el amor nos hace pensar en Dios y nos hace preguntarnos cómo vivir ese amor desde la fe para poder encontrarlo en este mundo.

Más de una vez en la vida nos pasa que sin saber cómo, y no como resultado de un razonamiento sino como una evidencia que se impone, nos damos cuenta de que algo ha cambiado y que todo lo vemos de otro modo.

Así también pasa en la vida espiritual donde se dan paradojas como ésta: “no supe dónde entraba, no sabía dónde estaba, ni cómo había llegado allí, pero entendí grandes cosas”.

Esto es únicamente el resultado de un amor que nos sorprende.

Pero también nos pasa que hemos gustado lo pleno, que hemos encontrado el amor, pero de repente nos damos cuenta de que no lo tenemos, de que se ha ido y de que nada lo puede reemplazar.

Este es uno de los mayores dramas humanos: que las heridas de amor las cura el que las hizo. Y es uno de los problemas del amor: no tiene reemplazantes.

Lo infinito del corazón del hombre es la herida, la huella, la eterna memoria de quien nos ha hecho con amor.

Los hombres tenemos memoria de Dios y los encuentros que tenemos en esta vida, en la fe, en la oración, en las experiencias que Dios nos regala, nos hacen tomar conciencia y nos avivan esta sed, esta herida.

Esto me lleva a pensar que todos los seres humanos tenemos un corazón infinito, pero no todos se han dado cuenta.

Entonces, ¿podemos decir que padecen más los que se dieron cuenta de la infinita capacidad de ese corazón?

En un sentido sí, y eso lo podemos constatar en la oración: en ella somos consolados pero a la vez sentimos que se aviva el problema, pues también sentimos la ausencia de ese amor y nos deja insatisfechos.

Pero no nos tenemos que compadecer de esta situación, esta dramática realidad no nos viene tanto de nuestra pobreza sino de la maravillosa suerte de haber sido invitados al amor.

En otras palabras es preferible sufrir por estar enamorados a tener la calma de no tener ni idea de lo que es el amor.

¿Entonces en las cosas de encontrarnos con el amor de Dios se trata de acostumbrarnos a sentirnos mal? Pues no. Se trata de todos los días volver a recordar que estamos hechos para lo pleno.

Nuestro sentirnos mal nos dice una y otra vez que esa es nuestra meta y que estamos caminando hacia allá.

Que en este mundo no termina nuestra vida, que morir es solo morir, que morir se acaba. Y esto, aunque parezca una desgracia, una espera infinita, se convierte en gracia porque nos hace tomar consciencia de que hemos sido invitados a la comunión.

Somos barro invitado a ser Dios. Por eso nuestra vida no consiste en defender lo poco que tenemos sino en no perdernos la plenitud a la cual fuimos invitados.

Se trata de buscar en todo ser fieles a lo pleno y tener una gran capacidad de insatisfacción; es decir, vivir en el tiempo con sed y esperanza de absoluto, sabiendo que aquí ha comenzado pero no está la plenitud.

Todos los días, cuando rezamos, no hacemos otra cosa que volver a apuntar a la meta, y desde allí nos situamos para entender la vida.

Y por último recordar que María comprendió que la plenitud está al final.

En las bodas de Caná lejos de asustarse ante la falta de vino recurrió al único que nos puede entregar el de mejor calidad: “Siempre se sirve primero el buen vino y cuando todos han bebido bien, se trae el de inferior calidad. Tú, en cambio, has guardado el buen vino hasta este momento” (Jn 2, 10).

Dicho en otras palabras, no nos tenemos que asustar de que un día la vida nos parezca una fiesta de bodas en la cual el vino se terminó, ya no hay sentido, ya no tenemos fuerzas, motivaciones, todo parece que se acabó.

Ese es el momento para acudir a Aquel que está deseando regalarnos el mejor vino que viene al final, un vino que no es hecho por el hombre.

El sentido de la vida no es el que los hombres nos fabricamos. El sentido de la vida es el que nos regala Jesús y el que hay que saber esperar.

Tags:
amorcansancioesperanzaeternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
2
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
3
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.