Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Macron reelegido: 4 lecciones de una renovación sin sorpresas

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
EMMANUEL-MACRON.jpg

Twitter @avecvous

Emmanuel Macron, presidente reelegido de Francia

Xavier Patier - publicado el 25/04/22

El presidente de Francia encara un segundo mandato con el 58% de los votos y una abstención récord: una elección sin militancia para un proyecto político centrado en la gran deconstrucción, en sintonía con los tiempos

La sorpresa de la elección presidencial del 24 de abril es precisamente que no pasó nada que no estuviera planeado: no hubo sorpresa.

Las apuestas económicas, los peligros externos, la exasperación de un poder arrogante, el desgastado recurso al miedo a los extremos, la campaña eclipsada, el deseo de cambio, la cólera silenciosa, el hastío,… nada pudo impedir la clara y clara renovación del mandato del presidente saliente.

Aquí está Emmanuel Macron partiendo para un mandato como si fuera una renovación tácita con, entre muchos votantes, un sentimiento de que falta algo y la impresión de que las elecciones terminaron antes de comenzar. Pero la realidad está ahí.

El fin del voto católico

Se pueden extraer varias lecciones de lo que acaba de experimentar Francia. La primera es que la elección presidencial de 2022 habrá marcado la desaparición del electorado católico.

Hasta 2017 hubo un voto católico relativamente homogéneo, caracterizado por una alta participación, un rechazo a los extremos y una inclinación por todo lo que se pareciera al centroderecha.

Se acabó: lo que queda del electorado católico en Francia se dispersó en la primera vuelta.

Los extremos ganaron el favor de una fracción significativa del voto católico practicante por primera vez, a pesar de, si no debido a, los encantamientos morales de las instituciones bien intencionadas.

Además, los católicos practicantes parecen haberse abstenido de forma bastante masiva en la segunda vuelta, cuando no votaron en blanco.

Parecen estar divididos en tres tercios: Le Pen, Macron, abstención. Ya no hay voto católico.

Todo sucede como si se acabara de dar la vuelta a la página abierta en 1892 con el mitin querido de León XIII y su encíclica En medio de las solicitudes.

Detrás de esta explosión hay que hacer un gran esfuerzo para discernir el deseo de reconstruir un proyecto político cristiano.

Todo está por construir, pero ¿quién tiene la energía? Debemos esperar tiempos difíciles, ya que los desafíos sociales que se avecinan son difíciles de enfrentar.

Una elección por deber

Una segunda lección del escrutinio es la eliminación del voto de adhesión. Emmanuel Macron es hasta la fecha el único presidente de la Quinta República que ha sido reelegido cuando en realidad era saliente y no enredado en una cohabitación.

¿Es esto una prueba de adhesión en torno a su persona? Parece que no. Emmanuel Macron fue reelegido no porque saliera de la cohabitación con un gobierno opuesto a él, como Mitterrand en 1988 o Chirac en 2002, sino porque salía de dos años de cohabitación con un virus y dos meses de cohabitación con una guerra entre Rusia y Ucrania.

El ganador de 2022 fue el Covid 19. La guerra en Ucrania también jugó un papel.

Hay en la renovación de Macron un aspecto de «no cambiamos de caballo en medio de la carrera».

Ningún apoyo popular, ninguna oleada de entusiasmo se ha mostrado en las últimas semanas a favor del ganador.

Los franceses votaron a Macron por deber. Y sabemos qué desacuerdos conducen al deber cumplido sin placer.

El veneno lento de la ira silenciosa

Una tercera lección es que los franceses, pueblo viejo, están cansados ​​de expresarse a través de ira sonora. Ahora, el descontento ya no se traduce en gritos, sino en silencio. Ya no se trata de salir a la calle sino de quedarse en casa.

No tomemos la abstención de esta segunda vuelta -significativamente superior a la de 2017- por indiferencia: es la ira silenciosa de un electorado decepcionado.

Hace años que hay una crisis de oferta política, que es un veneno lento.

Emmanuel Macron ha sido reelegido por millones de votantes resignados. Su base es mucho más débil que en 2017.

El escenario de unir a todos los moderados al centro gobernante puede funcionar a corto plazo, pero nadie sabe por cuánto tiempo será sostenible.

La gran deconstrucción

Finalmente, última lección, es hora de que quienes no lo han hecho relean las declaraciones y el proyecto del presidente reelegido.

Más allá de la precipitación presupuestaria y el oportunismo ecológico, la gran deconstrucción permanece en el corazón del proyecto de Macron.

El Presidente de la República es sólo el Presidente de la República. No puede hacerlo todo. En los grandes temas económicos y estratégicos, las circunstancias decidirán por él. Y lo sabe.

Siendo su margen de maniobra económico muy limitado en un país al que ha sobreendeudado, lo único que le quedará, para demostrar que puede cambiar algo, es actuar en los dominios sociales que no cuestan dinero: la deconstrucción del Estado, la descomposición de la familia, la eutanasia liberalizada, la inclusión del aborto en los derechos fundamentales a nivel constitucional, la reescritura de la propia historia, la estandarización de la propia cultura, y el desconocimiento o el desprecio por todo lo pequeño, débil o marginal.

En estos temas, no hay duda de que el presidente reelegido estará deseoso de avanzar.

Porque cree que la historia se escribe con antelación y que no debemos quedarnos atrás. Cree en la razón del más fuerte.

En el mundo que se prepara, pronto quedará sólo el último reducto cristiano para hacer oír la voz de la esperanza prometida a los débiles ya los pequeños.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
cansanciodemocraciaeleccionesfrancia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.