Aleteia

«Soy médico, estoy agotada y agradecida «

LOURDES VILLALOBOS SANCHEZ
Comparte

Reflexiones de una médico tras meses de intensa lucha contra la pandemia

Han sido muchos los sanitarios que en los últimos días se han sentido agotados tras estos meses de intenso trabajo, y que han hecho un llamamiento a la responsabilidad de todos los ciudadanos. No quieren volver a pasar por el estresante y desalentador episodio del comienzo de la pandemia, en el que ritmo frenético de los hospitales ha hecho mella en todos ellos tanto física, como moralmente.

Lucía Galan, pediatra y autora del blog “Lucía mi pediatra” escribía hace unos días sobre la inmensa presión que ha sentido el personal  sanitario, que se ha visto en la obligación de estudiar día y noche “leyendo a todas las horas del día mientras seguimos trabajando, calmando ánimos dentro y fuera de casa, intentando mantenernos en pie física y emocionalmente porque nuestra familia y nuestros equipos de trabajo nos necesitan como el respirar.” 

Y así nos lo confirma Lourdes Villalobos, médico reumatólogo en el hospital Ramon y Cajal de Madrid, y reubicada durante todo este tiempo en la planta covid-19. Su equipo está formado por médicos de diferentes especialidades, que han tenido que volver a los libros como si volvieran a ser estudiantes de medicina, pero con el peso que supone el saber que cientos de pacientes cuentan ya con ellos. Y sin embargo, han estado más que a la altura, han respondido con rapidez y eficiencia.

“Médicos unidos para salvar vidas, luchando cada día, sin saber si son festivos, lunes o domingo… da igual. Y lo hacemos por ellos, por los pacientes, el centro de nuestra vocación. Ellos son nuestra preocupación y nuestra ocupación. Esta semana ya llevamos 5 altas. Ya son muchas, ¡80 y pico! Hoy hemos tenido una gran alta, de las que alegran, la Señora E., después de dos semanas …”

Así escribía Lourdes el pasado mes de abril en su cuenta de Instagram cuando la situación en los hospitales era tan crítica. Tras semanas de intenso trabajo, médicos, enfermeros y auxiliares pueden por fin descansar un poco y parecen ser conscientes ahora de su agotamiento físico y mental.

Aunque saben que no se puede bajar la guardia, ya no están en una alerta constante. Mantener esta tensión durante tanto tiempo es insoportable. Por eso, ahora notan que su cuerpo y su mente necesitan descanso.

Así es como dice sentirse Lourdes, que es madre de tres niños pequeños a los que también ha tenido que atender y con lo que ha confirmado que la conciliación real no es fácil. “Durante este tiempo hemos hecho también bizcochos, homeschooling, jugado… estoy agotada pero también agradecida por todo lo que he aprendido. Y me siento una afortunada por ser madre, por tener trabajo, por ser médico y poder ayudar”, comenta Lourdes a Aleteia.

«La familia de los pacientes»

Habla de vocación sincera, de juramento hipocrático aplicado en su más pura esencia. Esto, sumado al sentido del servicio es lo que ha hecho que los sanitarios hayan demostrado ser profesionales íntegros durante esta pandemia.

LOURDES VILLALOBOS SANCHEZ
Instagram | @lourdesvillalobossanchez

En este sentido Lourdes destaca la maravillosa labor de enfermeros y auxiliares, que «se convirtieron de alguna manera en  la familia de los pacientes, acompañándoles hasta el final». Un papel importantísimo para mantener alta la moral del enfermo y de sus familiares.

También destaca lo complicado y desalentador que resulta trabajar con incertidumbre y sin apenas evidencias científicas, pero sobretodo lo gratificante de cada alta hospitalaria, de cada victoria.

Sin duda, podemos estar orgullosos de todos ellos, de su labor, de su entrega, que nos permite vivir un poco más tranquilos al saber que contamos con ellos para velar por nuestra salud.

Por ello, desde Aleteia queremos animar a todos nuestros lectores a ser conscientes de la situación actual y actuar con responsabilidad al aplicar las medidas higiénico sanitarias que nos aconsejan para evitar la propagación del virus. Ahora nos toca a nosotros ser responsables para no decepcionar a los sanitarios que se han entregado en cuerpo y alma en la lucha contra el coronavirus. Permitamos así que puedan descansar y reponerse. Hagamos lo que está en nuestro mano para que todo esto acabe.

“Y cuando todo esto acabe…
Nos volverán a ver la cara nuestros pacientes… y podremos sonreírles … y cuando todo esto acabe volveremos a tocarles sin miedo, y volveremos a estar con ellos sin prisa por no exponernos… y cuando todo esto acabe podremos atender a todos los pacientes, no solo a los Covid… cuando todo esto acabe estaremos más unidos, seremos mejores.
Cuando todo esto acabe estaremos con nuestros mayores… acompañando, hablando, abrazando…
Cuando todo esto acabe…” Lourdes Villalobos Sánchez

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.