¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

dummies

¿Por qué los obispos tienen una silla especial?

La "cátedra" en la que se sientan los obispos tiene una larga y rica historia en la Iglesia católica

Misas de difuntos: ¿es necesario que sean recordados por su nombre?

Una pregunta sobre el uso (y a veces abuso) de las misas en sufragio de uno o más difuntos

Quien se alimenta con sonda, ¿cómo recibe la Comunión?

Una mujer le escribió al Papa por su hija. Pero existen ya modos alternativos para no renunciar al Cuerpo de Cristo. Mira algunos ejemplos

¿Las estatuas que lloran son milagrosas o un engaño?

La Iglesia siempre es precavida al investigar sucesos extraordinarios

Qué hacer cuando la Sagrada Comunión cae al suelo en la misa

Las directrices de la Iglesia en esta cuestión destacan la realidad de la presencia de Jesús en la Eucaristía

¿Tener santos patronos es bíblico?

Una respuesta corta y con base sólida

Eucaristía y canibalismo son muy diferentes: respuesta a un niño

Que esa cuestión surja de boca de los pequeños puede causar desconcierto en muchos papás, desde los tiempos de la Iglesia primitiva. Pero en realidad es algo más sencillo de responder.

¿Cuál es la diferencia entre ambón y púlpito?

Parecen iguales, pero tradicionalmente se usaban para dos propósitos distintos.

¿Cuál es la diferencia entre apóstol y discípulo?

Aunque a primera vista las palabras pueden confundirse con facilidad, después de aprender sus definiciones, la distinción es clara

¿Qué hacer con una imagen sagrada bendecida que se ha roto?

Una imagen que está rota o dañada no alcanza todo su objetivo

Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.