Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 09 diciembre |
San Juan Diego
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Los hombres de Neanderthal pueden ir al cielo?

homme préhistorique

© Caroline

Jeanne Larghero - publicado el 02/11/21

Jeanne Larghero, filósofa cristiana, responde a una pregunta que muchos se hacen: todos esos muertos que han hecho el bien durante su vida sin haber conocido a Jesús, ¿están con Dios?

Todos los Santos y Fieles Difuntos: la fiesta que nos invita a mirar hacia el cielo, a entrar en celebración con todos los que ya han entrado en la alegría de Dios. Es una multitud que nadie puede contabilizar. Ponemos nombre y rostro a un gran número de ellos: a todos los que la Iglesia ha reconocido la santidad, a quienes han sido “canonizados”.

Sin embargo, son muchos más todavía los que, desde la aparición de la humanidad en la tierra, se han unido a la multitud inmensa de dichosos que contemplan a Dios. ¿Quiénes son?

Son los que, desde los primeros apóstoles, siguiendo a quienes conocieron a Cristo, han creído en la resurrección de Jesús, en su ascensión que nos abre a la vida eterna, y quienes le han seguido y amado.

Ahora bien, ¿qué hay de todos aquellos que murieron mucho antes del nacimiento de Cristo?

¿Qué hay de Pericles, de Platón, de Homero, de Ramsés, de Tutankamón o incluso de los cromañones y los neandertales? ¿Los hombres y mujeres prehistóricos se salvaron?

Jesús fue a buscarlos

Jesús solamente desea una cosa: que nos salvemos todos, es decir, que vayamos a la vida eterna, que vivamos con Él y en Él, desde hoy y para siempre.

Esta vida eterna Jesús la ofrece a todos los que lo encuentran y siguen su camino. Él la propone a todos, desde hoy.

Entonces, en lo que respecta a todos los que nacieron mucho antes de que Jesús pusiera un pie en Palestina, mucho antes de su existencia terrestre, la Escritura nos dice que Jesús fue a buscarlos él mismo, en el intervalo de tiempo que separó su muerte de su resurrección.

Jesús fue en persona al encuentro de las almas de todos los que vivieron y murieron miles de años antes de nuestra era, al encuentro de hombres y mujeres de todos los tiempos y todos los lugares; es lo que significa la frase del Credo:

«Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos».

Jesús fue a sumarse al destino de los muertos, descendió a las profundidades de la muerte para que todos los muertos escucharan su voz y que vivieran todos los que la habían escuchado.

Lo buscaban sin conocerlo

Entonces, ¿quién entró con Jesús en esta vida eterna? Se trata de todos los que, durante su vida, lo buscaron misteriosamente sin conocerlo: ellos habrían reconocido su voz.

Y habrían dicho: «¿Entonces eras Tú? Incluso yo, un pequeño tipo prehistórico, cuando amaba, cuando servía, cuando cuidaba, ¿era a Ti a quien también amaba, servía y cuidaba? ¡Llévame contigo a tu vida eterna!».

Aquí es precisamente donde se ve realizada la promesa de Jesús:

«Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: ‘Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver’. Los justos le responderán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?’. Y el Rey les responderá: ‘Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo’» (Mt 25, 34-40).

¡Así que, regocijémonos con quienes nos precedieron, unamos nuestros cánticos con quienes celebran al Rey de los Cielos!

Tags:
cielodummieshistoriamuerteresurrección
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.