Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 20 septiembre |
San Andrés Kim y compañeros mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

Eucaristía y canibalismo son muy diferentes: respuesta a un niño

Ania Freindorf/REPORTER

O Catequista - publicado el 26/01/18

Que esa cuestión surja de boca de los pequeños puede causar desconcierto en muchos papás, desde los tiempos de la Iglesia primitiva. Pero en realidad es algo más sencillo de responder.

Una vez, uno de nuestros hijos hizo esa pregunta, cuando le explicamos que al comulgar, el cristiano come el Cuerpo de Cristo y bebe su Sangre. Que esa cuestión surja de boca de los pequeños puede causar desconcierto en muchos papás, pero hay que recordar que es la acusación que se hacía a los primeros cristianos de la Iglesia primitiva, ¡y que les costaba una sentencia de muerte!

Pero en realidad es algo más sencillo de responder.

La presencia del propio Cristo en la Eucaristía es real, pero no natural: es una realidad mística, física y sobrenatural al mismo tiempo. Su cuerpo, sangre, alma y divinidad están sustancialmente presentes en la Eucaristía, pero no percibimos el sabor de la carne y la sangre. ¿Por qué? Porque las especies del pan y el vino permanecen, es decir, su sabor, textura, tamaño, etc. El pan y el vino, en su esencia, no permanecen en la Eucaristía, pero sus accidentes, sí.

¿Qué son los accidentes? Son las cosas accidentales, no esenciales. Por ejemplo, tú puedes engordar 20 kilos, pero eso no cambiará tu esencia, no hará de ti otra persona. Sólo cambiará tu apariencia. De la misma forma, si te pintas el pelo de otro color, tendrás un aspecto muy diferente, pero esencialmente seguirás siendo la misma persona. Porque el peso y el color del cabello son accidentes.

De la misma manera, los accidentes del pan y el vino permanecen tras la transubstanciación, pero en esencia ya no son pan ni vino: son el Cuerpo y Sangre de Cristo, realmente.

Recibimos a Jesús en la Eucaristía en la forma de pan y vino, pero esa forma es solamente un accidente. En esencia, ahí está Jesucristo.

En síntesis:

1 – Solamente el hecho de recibir el Cuerpo y Sangre de Jesús en la forma de pan y vino ya diferencia profundamente la Sagrada Comunión del canibalismo.

2 – En el canibalismo, se consume sólo una parte del cuerpo de una persona; mientras que en la Eucaristía recibimos a Jesús POR ENTERO, todo su cuerpo, y también su alma y divinidad.

3 – La carne consumida por el canibal es de una persona muerta o herida; mientras que el fiel que comulga recibe a Cristo vivo, y Él no sufre ninguna herida por eso.

El canibalismo se practicaba en la mayor parte de los casos por razones religiosas, pero era una realidad natural: Se trataba de «apropiarse» del alma o de la fuerza vital de esa persona consumiendo su cuerpo. En la Eucaristía, hablamos de una realidad sobrenatural: Dios nos alimenta él mismo con su propio ser para poder asemejarnos a él. En la Eucaristía, no somos nosotros los que nos «apropiamos» del ser de Dios sino que Él se une a nosotros y nos diviniza, nos transmite su propia vida.

Por O Catequista, traducido y adaptado por Aleteia

Tags:
comuniondummieseucaristia

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
3
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
6
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.