Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué hacer con una imagen sagrada bendecida que se ha roto?

BROKEN CROSS
Jean-Matthieu GAUTIER/CIRIC
16 avril 2016 : Croix brisée à l'extérieur d'une église vandalisée par Daech. Qaraqosh, Irak
Comparte

Una imagen que está rota o dañada no alcanza todo su objetivo

Antes de puntualizar lo que se puede hacer con una imagen sagrada que se rompió, es válido destacar la importancia y el valor de las imágenes en la Iglesia. Comienzo recordando que el católico no adora la imagen, sino tiene veneración por ella.

San Juan Damasceno decía: “En otro tiempo, Dios, que no tenía cuerpo ni figura no podía de ningún modo ser representado con una imagen. Pero ahora que se ha hecho ver en la carne y que ha vivido con los hombres, puedo hacer una imagen de lo que he visto de Dios. […] Nosotros sin embargo, revelado su rostro, contemplamos la gloria del Señor” (CIC, n. 1159).

En esta perspectiva, el Catecismo de la Iglesia enseña que “Siguiendo […] la enseñanza divinamente inspirada de nuestros santos Padres y la Tradición de la Iglesia católica (pues reconocemos ser del Espíritu Santo que habita en ella), definimos con toda exactitud y cuidado que la imagen de la preciosa y vivificante cruz, así como también las venerables y santas imágenes […] se expongan en las santas iglesias de Dios, en los vasos sagrados y ornamentos, en las paredes y en cuadros, en las casas y en los caminos: tanto las imágenes de nuestro Señor Dios y Salvador Jesucristo, como las de nuestra Señora inmaculada la santa Madre de Dios, de los santos ángeles y de todos los santos y justos” (CIC, n. 1161). La Iglesia siempre ha dado valor a tales prácticas que conducen al propio Dios.

¿Cómo dispensar con devoción las imágenes sagradas bendecidas que se han roto?

Un primer punto a observar en relación a una imagen sagrada que se ha roto es verificar la posibilidad de restaurarla, si fuera oportuno. Tras una evaluación del estado de la imagen y no habiendo una posibilidad o interés por su restauración, el próximo paso sería usar la forma más coherente de deshacerse del objeto teniendo en cuenta su significado.

La sugerencia es que no hay “necesidad” de llevar las imágenes rotas para depositarlas en las iglesias, cementerios, jugar en ríos o en otros lugares, sino que sean trituradas y enterradas en el jardín o en una maceta de la casa. El sentido es evitar la posibilidad de que las imágenes que fueron bendecidas sean escarnecidas, al ser puestas en la basura indignamente o dejadas en un lugar indebido.

Así, se debe deshacer de las imágenes dañadas de forma que su valor espiritual y significado religioso no sean afectados, evitando cualquier señal de falta de respeto.

Decía san Juan Damasceno que “La belleza y el color de las imágenes estimulan mi oración. Es una fiesta para mis ojos, del mismo modo que el espectáculo del campo estimula mi corazón para dar gloria a Dios” (San Juan Damasceno, De sacris imaginibus oratio 127).

La contemplación de las sagradas imágenes, unida a la meditación de la Palabra de Dios y al canto de los himnos litúrgicos, forma parte de la armonía de los signos de la celebración para que el misterio celebrado se grabe en la memoria del corazón y se exprese luego en la vida nueva de los fieles. (CIC, n. 1162). Por lo tanto, una imagen que está rota o dañada no alcanza todo su objetivo, por eso puede ser dispensada sin ningún problema.

Por Márcio Leandro Fernandes, vía Canção Nova 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.