Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Jesús «descendió a los infiernos»: ¿cuándo se introdujo en el Credo esta frase?

Comparte

¿Por qué en el Símbolo de los Apóstoles se dice que Jesús: "descendió a los infiernos", mientras que en el Credo de Nicea esta frase desaparece? Antonio Tullio

Responde don Francesco Vermigli, profesor de teología dogmática en la Universidad Teológica de Italia central.

Quisiera dividir en dos momentos la respuesta al sr. Tullio. El primer momento coloca cronológicamente los símbolos recordados en su pregunta (el niceo y el apostólico); el segundo momento intenta responder sobre el punto de qué es una profesión de fe.

Respecto al origen del Símbolo Apostólico intentaré ser breve: intentar resumir una cuestión tan compleja, como la formación del Símbolo llamado de los Apóstoles, no es poca cosa. Recuerdo, primero que nada, que los primeros testimonios de la leyenda que atribuye a los apóstoles la redacción de la profesión de fe en cuestión, se remonta a finales del siglo IV. Por simplicidad, podemos decir que ese Símbolo se formó lentamente a partir de las profesiones de fe proclamadas en la liturgia bautismal de ámbito romano: fórmulas de fe más bien débiles que se extendieron durante el tiempo, encontrando su propia redacción definitiva en la Alta Edad Media.

De modo particular, la forma del Símbolo Apostólico que conocemos nosotros -esa versión que la estereografía llama Textus receptus (el texto acogido en Occidente) – se remonta completamente a san Pirmino (o Pirminio) de Murbach († 753) y su obra Scarapsus. Es en el nivel del Textus receptus que aparece el artículo sobre el descenso al infierno. Por lo tanto, parece que no fue tanto Nicea la que eliminó el artículo de fe en el descenso al infierno, sino que fue el Símbolo atribuido a los apóstoles quien agregó este elemento. Estas consideraciones también se aplican al artículo sobre la comunión de los santos, que aparece solo en el Símbolo apostólico.

¿Para qué sirve una profesión de fe?

Pasamos al segundo y último punto de nuestra intervención. Este segundo paso responde a la pregunta: ¿para qué sirve una profesión de fe? Responder a la pregunta podría ser útil para entender por qué motivo en una cierta etapa de la progresiva formación del Símbolo apostólico, aparece nuestro artículo de fe sobre el descenso a los infiernos.

Una profesión de fe nace en un contexto históricamente determinado y de ese contexto resulta -de un modo que se debe verificar caso por caso- condicionada. Y, sin embargo, cada profesión de fe, incluso aquellas que no tuvieron una difusión muy amplia en la historia de la Iglesia, tiene la pretensión, por decir de alguna manera, de “eternizarse”.

En otras palabras, cada símbolo se ve afectado por la dinámica típica del desarrollo del dogma: un factor históricamente determinado provoca una definición de fe, que se vuelve luego patrimonio de la Iglesia de cada época. Solo por dar un ejemplo: ¿quién no recuerda cuando en el Niceo-Constantinopolitano pronunciamos el “generado no creado”, estamos haciendo de contrapunto a afirmaciones arrianas muy determinadas? De esta manera, es oportuno pensar que la aparición en un determinado momento de la redacción del Símbolo apostólico del artículo sobre el descenso a los infiernos de Cristo haya sido la respuesta a una necesidad muy precisa; quizá, banalmente, como una mera amplificación del “fue sepultado”, o quizá, como reconocimiento de la laguna de las anteriores profesiones sobre un acto decisivo de la Redención de Cristo.

 

Artículo original: Toscana Oggi

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.