Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

grecia

Y enjugará las lágrimas de todos los rostros…

Impactante imagen de un niño llorando durante la tragedia del campo de refugiados de Lesbos

Más de 1.100 niños refugiados no acompañados en Grecia

El pasado fin se semana un niño perdió la vida y dos más fueron heridos en un incidente violento en el campo de refugiados de Moria según UNICEF

¿Por qué ganó la derecha las elecciones en Grecia?

Análisis del descalabro de Syriza y Alexis Tsipras

Antes de morir en el incendio de Atenas: “Tengo miedo, mamita, pero seré fuerte”

La mujer pidió a su amigo periodista, Babis Papapanagiotou, que leyera una parte de la carta que escribió tras la muerte de sus hijos y marido en el incendio de Mati, Atenas

El Papa envía pésame por las víctimas de incendio en Grecia y derrumbe en Laos 

El Pontífice invoca de todo corazón las bendiciones del Señor de consuelo y fortaleza para cuantos sufren 

El misterio de las abejas que conservan iconos

En Grecia, un piadoso apicultor tiene el hábito de meter iconos en sus colmenas. Misteriosamente, las abejas construyen sus celdas por todas partes pero evitan cuidadosamente ocultar las santas …

Arqueólogos descubren una ciudad griega perdida de 2500 años de antigüedad

Hasta ahora, había pasado desapercibida pues se la consideraba “poco importante”

El suelo sucio como obra de arte

Descubre uno de los mosaicos más fascinantes de la antigüedad romana

Crónica desde Lesbos: ¿El pan de cada día? “Denles ustedes de comer…”

En el campo de refugiados de Kara Tepe, si la distribución de ropa es emocionalmente sangrante, la de comida no es para menos