Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Santa Teresa de Lisieux
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

«Notar que unos ojos te miran…»: lo que siente una madre con sus pequeños

shutterstock_233518579.jpg

Erainbow - Shutterstock

Los niños confían plenamente en sus padres.

Mar Dorrio - publicado el 22/09/22

Mar Dorrio, madre de 12 hijos e instagramer, narra una visita a Ikea que le dio que pensar. Y es que los niños nos dan lecciones de vida a cada segundo. Pero es que la de ese día fue especial

Unos días atrás fuimos a Ikea para hacer unas compras y, con gran alegría, comprobamos que la zona de juegos de los pequeños estaba operativa. Esto provocó una oleada de reacciones:

-¡Qué pena, yo ya no puedo ir!

-¡Yo nunca fui, y ahora supero la línea que marca el límite de estatura para poder entrar!

-¡Ohhh, cuántos recuerdos!

Y pregunté a Álvaro, el eleven, y a Paz, la twelve, si querían jugar un rato mientras hacíamos los recados. Sus hermanos mayores acompañaron mi pregunta con un: “¡Claro, sí, mola un montón!”.

Ellos, como hacen siempre, se miraron unos segundos, y Álvaro dijo seriamente:

“Entramos sólo si mamá se queda mirándonos”.

A lo que repliqué:

-“Cariño, he venido a hacer unas compras…”.

Su respuesta fue inmediata y clara:

-“Que compren ellos, y tú, mientras, nos miras”.

El superpoder

Me enterneció y sonreí pensando en el poco tiempo que le quedaba a mi mirada de poseer ese superpoder, el superpoder de dar seguridad, paz, de ahuyentar el miedo y la soledad… ¡Ojalá lo tuviese toda la vida! Porque notar que unos ojos te miran, te cuidan y velan por ti, lo cambia todo. Lo confías todo a esos ojos, y jamás llegas a la desesperación.

Subí las escaleras de la tienda con el eleven en la mano derecha y la twelve en la izquierda, mientras recordaba en silencio una canción de Hakuna que dice así:

“Si por un segundo vieras cómo te miro, cuando duermes cierras los ojos, yo ahí sigo. Si por un segundo vieras cómo te miro, no querrías ver nada más”.

Esa otra mirada

¡Cómo cambiaría nuestra vida, nuestra ilusión, cómo nos alejaríamos de la desesperación, si cada día recordásemos, aunque sólo fuera durante un segundo, cómo nos está mirando, quién nos está mirando, con cuánto amor…! Una mirada más cercana, más perfecta, que la miope mirada de una madre detrás de los cristales de la sala de juegos de Ikea. Una mirada que no te abandona cuando soportas una humillación, cuando estás tumbado en la camilla de un hospital o sintiendo un dolor desgarrador.

shutterstock_1569482887.jpg
Los hijos tienen que saber que siempre contarán con nosotros pase lo que pase, toda la vida.

Deberíamos conservar un poco de ese polvo de hada (aunque sólo fueran unas pequeñas partículas), ése que nos sacudimos cuando abandonamos Nunca Jamás, para mantener la confianza y lograr que, ese vivir sin miedo de la infancia, nunca se perdiese del todo.

Que Campanilla dejase en el alma de cada niño algo eterno que nos acompañara hasta que volásemos a la casa del Padre, que no puede estar muy lejos de la segunda estrella a la derecha, todo recto hasta el amanecer.

Un polvo de hada, podemos llamarle fe, que nos haga brillar y tener presente esa infancia espiritual. La infancia espiritual que nos lleva a confiar, a creer en Él, en la amorosa mirada de su madre, la Virgen, y en las alas que escogió para velar por cada uno de nosotros. Las alas de unas criaturas altísimas pero que, a pesar de ello, pueden estar con nosotros dentro de la zona de juegos de Ikea: nuestros ángeles custodios.

No sé muy bien cuánto tiempo me queda de mirada con superpoderes, lo que sí sé es que ya escucho el tic-tac de la cuenta atrás como si fuese el Capitán Garfio escuchando al cocodrilo.

Pero, en este tiempo que me quede, quiero espolvorearles con todo el polvo de hada que sea posible, para que confíen, para que se apoyen, para que se sientan acompañados el resto de sus vidas por esos ojos. Unos ojos más perfectos, más efectivos y más resolutivos que los míos.

Que no tengan miedo a nada ni a nadie, y que repitan con toda confianza: “Si Dios está conmigo, ¿quién contra mí?”. Perdiendo todo miedo, también el miedo a estar solos en la zona de juegos de Ikea. Why not?

Tags:
familiafamilia numerosamaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.