Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 septiembre |
San Wenceslao
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Suicidóloga explica por qué cada vez más niños intentan quitarse la vida [entrevista]

adolescente suicidio

Mike_shots - Shutterstock

El papel de los padres es más importante que nunca, antes el aumento de problemas de salud mental en los adolescentes.

Magdalena Prokop-Duchnowska - publicado el 21/09/22

Por cada aula, en muchos países hay un promedio de dos estudiantes que han intentado suicidarse. No proceden necesariamente de familias patológicas. “Los niños que se sienten invisibles en su propia casa acuden a nosotros. Escriben que no tienen esperanza, que no valen nada y que están muy solos”, dice la suicidóloga Halszka Witkowska.

¿Por qué los jóvenes de 16 años, 10 años y a veces incluso 8 años, deciden quitarse la vida?Halszka Witkowska, suicidóloga y autora del libro en polacoŻycie mimo wszystko. Rozmowy o samobójstwie (en español «Vida después de todo. Conversaciones sobre el suicidio»), nos habla de los «pequeños límites del mundo», de las cartas de despedida escritas por niños, y del sentimiento de culpa y luto que a veces dura hasta la tumba.

«A mamá le interesan más las uñas nuevas que mis pensamientos suicidas»

En solo un año, el número de intentos de suicidio entre los niños aumentó hasta en un 77 por ciento en su país, Polonia. El dato es similar en muchos otros países. ¿De dónde vino este salto repentino?

La pandemia tuvo un gran impacto en estos números. Este tiempo fue propicio para profundizar en los problemas que existían antes. El aislamiento social y el confinamiento de los niños bajo un mismo techo con los perpetradores de la violencia solo exacerbaron esta violencia. El niño no tenía a dónde correr. El pequeño no fue a la escuela, así que no tuvo la oportunidad de hablar con nadie al respecto. A su vez, la incapacidad para ventilar emociones exacerbó el maltrato psicológico.La gente estaba estresada y preocupada por el futuro, lo que a su vez condujo a un consumo más frecuente de alcohol.

«Los niños no saben pedir ayuda, y cuando deciden pedir ayuda, sus padres no quieren escuchar porque no tienen tiempo para ellos.»

Contrariamente a las apariencias, los niños no se quitan la vida únicamente por experiencias «grandes» y traumáticas. A veces el abandono emocional es suficiente. Y esto es lo que enfrentamos en muchas familias, y no solo patológicas.

Muchos niños que se sienten invisibles en su propia casa acuden a nosotros. Escriben que no tienen esperanza, que no valen nada y que están muy solos. Que no saben pedir ayuda, y cuando deciden pedir ayuda, sus padres no quieren escuchar porque no tienen tiempo para ellos. Una amiga, maestra en una escuela, dijo que una niña le confió que a su madre le interesaban más las uñas nuevas que los pensamientos suicidas de su hija.

En su libro, lo llama «dejar ir el dolor humano ensordecedor».

Desde la perspectiva adulta, los problemas de los niños parecen frívolos e insignificantes. Sin embargo, olvidamos que están pasando por cosas diferentes por primera vez. La primera vez que pierden su billetera, la primera vez que alguien les rompe el corazón, la primera vez que se sienten estafados y traicionados por un amigo. Los jóvenes aún no han adquirido las herramientas para resolver las crisis. La distancia y la capacidad de distinguir entre lo importante y lo menos llega con el tiempo. Para los niños, sus preocupaciones son los pequeños límites del mundo.

Pero cuando vienen con estos «pequeños límites del mundo» a sus padres, a menudo escuchan que estos no son problemas reales.

El joven sigue siendo muy flexible: sensible, impulsivo, emocional. Solo está construyendo su identidad. Un adulto, bajo la influencia de las emociones, dirá unas cuantas palabras de más y lo olvidará inmediatamente. Y en el niño estas palabras se acumularán y brotarán.

Si un gato corre sobre un suelo de hormigón fresco, dejará marcas de patas. Si pasa seco y duro, no habrá huellas. Si un niño escucha que es un ignorante y no hará nada de provecho, estas palabras pueden volver a él durante años.

samobójstwa wśród dzieci
La depresión y la ansiedad se han extendido entre los pequeños y adolescentes en muchos países de los cinco continentes.

Una mujer dijo que su madre solía decirle: «Si no limpias la habitación / tiras la ropa a la basura, no me amas». Y hoy, después de muchos años, le parece que debe hacer todo lo que le pidan, de lo contrario no merecerá el amor y la amistad. Como los niños son capaces de creer en Papá Noel y en el Hada de los Dientes, creerán aún más que son estúpidos e innecesarios.

«El 80 por ciento de los niños que son víctimas de abuso ​​sexual nunca denunciarán si eligen no denunciar su abuso en las primeras 2 semanas.»

Estrés, vida rápida, concentración en el trabajo: estas no son buenas condiciones para conversar y escuchar con atención.

Hoy tenemos mucho menos tiempo para la vida familiarFaltan conversaciones cálidas y largas. Estamos agotados y subestimamos los problemas de los niños, alegando que tenemos nuestros propios asuntos más importantes. Cerramos la boca de los niños. Preferimos ponerlos frente a la pantalla que dedicar nuestro tiempo y energía a pasar tiempo juntos.

«Estamos agotados y subestimamos los problemas de los niños, alegando que tenemos nuestros propios asuntos más importantes. (…) Preferimos ponerlos frente a la pantalla.»

Por supuesto, el punto no es concentrarse en culpar a todos los padres de este mundo. Vivimos tiempos difíciles. Los problemas financieros, el cansancio laboral y los desafíos cotidianos hacen que sea muy difícil encontrar tiempo para una crianza comprometida.

Evitar el deterioro gradual

¿Cómo afecta esto a nuestras familias?

Un padre recurrió a mí en busca de ayuda porque su hija adolescente se negaba a hablar con él. Le pregunté sobre el punto donde comenzó. Después de todo, esas cosas no suceden de la noche a la mañana. Esta hija me dijo que no quería hablar con su padre porque en el año que no habían tenido mucho contacto habían pasado tantas cosas que no sabría ni por dónde empezar. Afirmó que si papá se enteraba de sus problemas actuales, estaría aterrorizado. Y ella no tuvo la fuerza y ​​la voluntad de contarle todo lo que pasó en el camino que hizo que ella estuviera en este y no en otro lugar. ¡Recuerde que una brecha de comunicación no se forma en quince minutos! Siempre es un proceso gradual y lento.

PAPà E BAMBINO A SCUOLA
Dedicar tiempo a los hijos y hablar con ellos en profundidad es esencial.

Por eso, nuestra comunicación diaria es de gran importancia, también en el contexto de los intentos de suicidio.

Muchos intentos de suicidio son causados ​​por experiencias fuertes. El problema es que si tenemos un problema de comunicación, es posible que nunca sepamos del problema. El 80 por ciento de los niños que son abusados ​​sexualmente, si eligen no denunciar su abuso dentro de 2 semanas, nunca lo volverán a hacer.

La gota ahueca la roca, por lo que en algún momento la copa puede rebosar.

Las experiencias y las palabras de crítica se depositan en un niño a veces por el resto de su vida. En algún momento puede encontrar que la mochila que lleva es demasiado pesada para él. Sobre todo si no hay nadie con quien hablar, porque solo tiene amigos en Instagram.

¿Qué ocurre con internet? ¿Aumenta el número de intentos de suicidio entre los niños? No me refiero sólo a la amenaza del odio, sino también a un mayor acceso a, por ejemplo, el conocimiento sobre los métodos para quitarse la vida.

Internet en sí no es ni bueno ni malo. Es como con un cuchillo: podemos cortar pan con él o podemos cortarnos nosotros mismos. En la web podemos encontrar servicios de ayuda, así como foros y webs referentes a los métodos de suicidio.

Una amenaza mucho mayor es la tendencia de los niños a desarrollar su autoestima basándose en los sitios de redes sociales. Los jóvenes publican fotos en Instagram o videos en TikTok, y su estado de ánimo depende de la cantidad de Me gusta y corazones acumulados. De esta forma, comprueban si, en opinión de sus amigos, son atractivos, curiosos y queridos. Con frecuencia se comparan entre sí. Si les va peor, empiezan a preguntarse qué les pasa.

Una amenaza real también es la posibilidad de subir videos con un amigo como protagonista en la red. Desafortunadamente, sucede que las grabaciones de las relaciones sexuales van al espacio virtual. Una vez publicadas, tales cosas pueden ser vistas por hasta varias docenas de amigos. Y hoy, en la era de Internet, tal grabación puede llegar incluso a varios miles de personas.

Cartas de despedida de los niños

El niño no siempre habla directamente sobre sus problemas y emociones. ¿Cómo saber si está en una crisis mental o, peor aún, tiene pensamientos suicidas?

Los cambios de comportamiento deben ser alarmantes. Por ejemplo, un niño que antes era alegre se ha vuelto triste y apático. Vale la pena prestar atención a los trastornos del sueño y/o alimentación, dificultades de aprendizaje, problemas de concentración, aislamiento, mala apariencia e higiene. Pero también hay que alertarse con el nerviosismo excesivo. A veces nos puede parecer que algo es una manifestación de rebeldía, pero resulta ser un síntoma de depresión infantil o adolescente.

«A veces nos puede parecer que algo es una manifestación de rebeldía, pero resulta ser un síntoma de depresión infantil o adolescente.»

Existe la creencia de que si alguien habla directamente sobre el suicidio, significa que no lo hará.

Este es uno de los mitos más comunes. Las investigaciones muestran que hasta el 80 por ciento de las personas que planean suicidarse se lo dicen a las personas que los rodean con anticipación.

«Las investigaciones muestran que hasta el 80 por ciento de las personas que planean suicidarse se lo dicen a las personas que los rodean con anticipación.»

¿Qué escriben los niños en sus cartas de despedida?

Leer estas cartas es, con mucho, la parte más difícil de mi trabajo. Estos son registros muy dramáticos. Incluyen problemas tales como: ser testigo de violencia física y sexual entre los padres, luchar con discapacidades, sentirse un niño no deseado. Estas cartas muestran cuán grandes problemas a veces tiene que enfrentar una persona joven en una etapa tan temprana de la vida.

web-wall-guy-sad-suicide-shutterstock_345819584-sabphoto-ai.jpg
Creer que los adolescentes que han dicho que piensan suicidarse no lo harán es falso: hay que salir al paso.

Cuando un niño se quita la vida, el padre se enfrenta a muchas preguntas, pero también a una gran culpa. Después de todo, podría haber notado algo, haber dedicado más tiempo al niño y tal vez haber evitado una tragedia.

Por esta razón la pérdida como resultado del suicidio se conoce como trauma. Muchos padres, después de tal experiencia, dicen que su vida terminó con la de su hijo. Esto es muy difícil. Tanto más cuanto que también existe el ostracismo social. La gente juzga a una familia así como patológica, pregunta dónde estaban los padres y por qué no se interesaron por su propio hijo. Tendemos a culpar, olvidando la tragedia por la que están pasando ahora estos padres.

Es natural que los padres busquen sus propios errores. Probablemente así ocurrió, pero no es que la negligencia de los cuidadores sea el principal y único motivo de la decisión de quitarse la vida. Hay toda una historia detrás de este ataque a mi propia vida. No tiene sentido buscar la falla en uno mismo. Es difícil con la fuerza humana hacer frente a un sufrimiento inhumano, por lo que aquí es necesario el apoyo de un psicoterapeuta o psiquiatra.

¿El duelo suicida es diferente del que experimentamos después de una muerte “normal”?

Una vez me llamó una mujer que, 15 años después del suicidio de su hijo, todavía se preguntaba: «¿Por qué?». Este pensamiento la perseguía. El suicidio es un trauma tal para toda la familia que puede hacer añicos a sus miembros por el resto de sus vidas.

Tags:
adolescenciabullyinghijospadres-hijossuicidio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.