Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Párroco deja esta nota en los bancos para familias con niños pequeños

CHILD

Tomsickova Tatyana | Shutterstock

Aleteia Inglés - publicado el 28/04/22

Jesús dijo: "Dejen que los niños vengan a mí…" Una parroquia está siguiendo su ejemplo y está viendo resultados asombrosos

Al igual que muchas iglesias, la parroquia de los santos Juan y Jaime en West Warwick, Rhode Island, ha visto una disminución gradual en la asistencia en los últimos años. Así que no fue una sorpresa cuando se fusionó con otra parroquia cercana.

Cuando me asignaron allí por primera vez como sacerdote, los feligreses no podían imaginar un futuro brillante para la parroquia.

Sus fieles —y son fieles— iban envejeciendo y el número de funerales superaba con creces el número de bautizos que celebrábamos cada año. El futuro, si permanecíamos en este camino, parecía bastante sombrío.

Un ruidoso signo de vida

Pero después de dos años, y con algo de determinación, adoración reverente y apoyo familiar, se escuchó un nuevo sonido en la iglesia que llamó la atención de muchos.

Era el sonido de un bebé llorando en la parte trasera de la iglesia y una joven madre tratando desesperadamente de calmar a su pequeño. No tenemos cuarto para llorar, así que no había lugar para esconderse.

A pesar de mis temores iniciales, la gente estaba enamorada. Este pequeño grito fue un signo de vida, un nuevo despertar, como la nueva primavera de la que tantas veces habló el gran san Juan Pablo II.

La joven familia fue valiente al traer a su hijo a la iglesia, especialmente cuando se dieron cuenta de que el suyo era el único hijo en la misa dominical de las 8 a. m.

Después de la misa, los animé a quedarse y a venir con frecuencia y les hice saber que siempre eran bienvenidos.

La bienvenida a los niños, clave

Esa pequeña vida se convirtió en la comidilla de la parroquia. Esa noche, al menos una docena de personas habían comentado lo agradable que era escuchar al pequeño en la iglesia y su esperanza de que lo siguieran más.

Un poco más adelante, nuestra parroquia tuvo la bendición de bautizar a nueve niños entre julio y septiembre.

Ahora nuestra comunidad está creciendo y la bienvenida que reciben los niños ha marcado la diferencia.

Una nota en los bancos de la iglesia

Recientemente en Twitter, encontré una publicación de una madre joven que tenía una foto de una tarjeta en su banco con las palabras: «Mi parroquia hace algunas cosas bien».

Era una carta a las familias jóvenes, recordándoles que era un placer tenerlos, y un recordatorio a los feligreses para que fueran amables y recordaran que los niños son la esperanza futura de la parroquia.

Sin vergüenza, copié la idea y la coloqué en mi boletín esa misma semana e incluí la tarjeta en las bancas con un dibujo en la parte de atrás para colorear para los pequeños que pudieran necesitar algo para mantenerse ocupados.

Moraleja de la historia: el futuro de nuestra Iglesia no será el dinero guardado en donaciones o fideicomisos, o en edificios que rara vez se llenan.

El futuro de la Iglesia deben ser nuestros hijos, y debemos hacer todo lo posible para ayudar a los padres jóvenes a hacer realidad esa esperanza.

Aquí está la carta que nos aseguramos de que está en nuestros bancos para todos nuestros feligreses:

Estimados padres de niños pequeños,

¡Bienvenidos! Estamos agradecidos de que usted y su familia se hayan unido a nosotros para la misa en SS John and James & St. Mary Mission.

Es nuestra esperanza que sus pequeños crezcan y se conviertan en miembros vitales de nuestra familia parroquial. Estamos agradecidos de que comiencen este viaje con nosotros.

¡Por favor relájense! Sabemos que no es fácil llevar a toda la familia a Misa, y puede ser aún más difícil mantener a todos sus pequeños quietos durante todo el tiempo. Pero sus hijos deben saber que esta iglesia es su hogar. Y nosotros, la comunidad, sus hermanos y hermanas.

Deben sentirse bienvenidos y en casa en este lugar de culto, en la casa de Dios.

Los invitamos a cantar, orar, enseñar, responder y explicar lo que está pasando en la Misa con sus hijos. Nuestra liturgia está llena de vida y nuestros pequeños aprenden a adorar a través de ustedes y de su participación. Los niños aprenden con el ejemplo y su entrega y atención a Misa será su mejor lección.

Además, todos saben que los niños a veces lloran, hacen ruido o escapan de su cuidado vigilante. ¡No se sientan abrumados y no teman pedir ayuda! Somos una sola familia, y en la caridad cristiana estamos llamados a ayudar a nuestros hermanos y hermanas.

Estimados feligreses,

¡La presencia de niños en la Misa es un regalo para nuestra iglesia y una señal de que estamos creciendo! ¡Deberíamos regocijarnos de que nuestros niños estén con nosotros y que nuestra parroquia dé la bienvenida a una nueva vida! ¡Recuerde seguir alentando a nuestras familias jóvenes, ofrezca su ayuda si la necesitan y apóyelos lo mejor que pueda!

Jesús dijo: “Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan; porque de los que son como estos es el reino de los cielos (Mateo 19,14).

Por Nicholas Fleming

Tags:
familiaiglesiamisaniñosruidosacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.