Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 22 enero |
San Vicente Mártir
home iconEstilo de vida
line break icon

Puedes ser una "madre espiritual", tengas o no hijos

LIGHTING CANDLES

Shutterstock

Chloe Langr - Aleteia Inglés - publicado el 09/10/18

El mundo necesita mujeres que vivan una maternidad espiritual tanto como necesita a las madres biológicas

Cuando pienso en madres, me vienen muchas mujeres a la mente. Primero pienso en mi madre, que alimentó en mi vida un amor por la lectura y la escritura. Mi abuela me enseñó a tocar el piano y a coser un vestido. Las mujeres de la iglesia en la que me crié siempre se aseguran de saludarme cuando vuelvo a casa en vacaciones. La madre de mi amiga nos tenía siempre la merienda lista y a veces nos dejaba acostarnos tarde cuando me quedaba a dormir en su casa. En mi vida actual, las religiosas me están mostrando lo que significa amar a Jesús con todo mi corazón.

Aunque a algunas de estas mujeres las llaman madres los hijos que alumbraron o criaron, otras que me han enseñado la profundidad y la belleza de la maternidad nunca criaron a ningún hijo propio. Y algunas sí criaron a sus propios hijos, pero su maternidad iba más allá de su propio hogar.

Todas son madres espirituales en mi vida: mujeres que me quisieron y que se involucraron en el desarrollo de mi historia, nutriendo mi corazón y mi alma.

En lo referente a mi propia historia, la maternidad espiritual puede sentirse como un premio de consolación. Aunque soy madre biológica de Marion, nuestro hijo, no le sostengo en mis brazos. Él está en el Paraíso, intercediendo por mí y por su padre (y dándonos unos incentivos increíbles para nuestro viaje a nuestro hogar celestial). Ser madre de un pequeño santo no era algo que esperaba de mi historia. Y la infertilidad secundaria tampoco era algo que tuviera previsto.

La maternidad no siempre tiene el aspecto que pensabas que iba a tener.

¿Crees que Dios te ha llamado al matrimonio pero todavía no has encontrado a la persona adecuada para casarte?

¿También tienes a un pequeño santo en el Cielo?

¿La experiencia de la infertilidad pesa mucho en tu corazón?

¿Ser madre de tus pequeños no es como habías soñado?

¿Te está llamando Cristo a ser Su única esposa y te pide que renuncies a los hijos por una vocación de vida religiosa o consagrada?

Si cualquiera de estas situaciones te resulta familiar, quizás sientas que la vocación hacia la maternidad espiritual es una maternidad de segunda categoría, pero esa impresión no podría estar más alejada de la verdad. El arzobispo Fulton Sheen escribió una vez que “toda mujer en el mundo fue creada para ser madre, ya físicamente o espiritualmente”.

En uno de mis escritos favoritos del papado de san Juan Pablo II, Carta a las mujeres, escribe que la maternidad espiritual tiene “un valor verdaderamente inestimable, por la influencia que tiene en el desarrollo de la persona y en el futuro de la sociedad”. También agradece a las mujeres su generosidad, una disposición a entregarse a la ayuda a los demás, en especial por los más débiles e indefensos.

Aquí tenéis seis cosas concretas que puedes hacer para explorar la llamada a la maternidad espiritual y darte cuenta de que no es un premio de consolación, sino una llamada increíble del Padre. ¡El mundo lo necesita!

WYJAZD NA MADAGASKAR
Archiwum prywatne

1. No esperes a los niños para empezar a usar tus dones maternales

“Si la maternidad era más sobre qué hay en tu corazón que sobre qué hay en tu útero, yo tenía que dejar de esperar a un bebé para usar mis dones maternales”, escribe Colleen Carroll Campbell, autora de Mis hermanas las santas.

“Tengo que empezar a reconocer las oportunidades que ya tenía para alimentar el crecimiento en otras personas, defender a los vulnerables y hacer del mundo un lugar más amoroso y humano”.

Si estamos llamadas a imitar el amor de Cristo por los débiles e indefensos en nuestras vidas, no es algo que se limite a la maternidad física. En su libro, Campbell escribe sobre cómo su experiencia de cuidar de su padre durante su lucha contra el Alzheimer le dio una oportunidad para vivir su maternidad espiritual.




Te puede interesar:
Si vives con un enfermo de Alzheimer, no te enfades con él

¿Qué ámbitos de tu vida son una invitación para que te sumerjas más hondo en la maternidad espiritual?

Quizás se manifieste en forma de oración por los demás, queriéndoles como a hijas e hijos. Quizás Cristo te esté llamando a acercarte a alguien en tu vida y hacer el camino hasta el paraíso con esa persona. Quizás el Señor quiera transformar la cruz que estás cargando en un puente hacia Su corazón para otras personas en tu vida.

Similar a la singularidad de vivir el genio femenino, la maternidad espiritual tiene aspectos diferentes según la vida de cada mujer.

“En la vida de las mujeres consagradas que, por ejemplo, viven según el carisma y las reglas de los diferentes Institutos de carácter apostólico, dicha maternidad se podrá expresar como solicitud por los hombres, especialmente por los más necesitados: los enfermos, los minusválidos, los abandonados, los huérfanos, los ancianos, los niños, los jóvenes, los encarcelados y, en general, los marginados”, escribe Juan Pablo II en su carta apostólica Mulieris Dignitatem.


MOTHER THERESA

Te puede interesar:
30 frases de Madre Teresa que llegarán a tu corazón

TEACHER
Monkey Business Images - Shutterstock

2. Sé mentora de jóvenes en tu vida

La maternidad espiritual no es lo mismo que la maternidad biológica y no pretende absorber el papel de las madres biológicas. Más bien, es una oportunidad para invertir en las vidas de las personas a tu alrededor, en especial las de los jóvenes. Puedes ser una fuente de aliento, educación y sabiduría.

Tu presencia en las vidas de niños y jóvenes adultos en tu vida puede ayudarles a ser conscientes de su valía y dignidad como hijos de Dios.

“Estoy llamada a amar al adolescente que en una conferencia me dice que va a entrar en el seminario o a algunos ‘niños’ que el Señor me envía solamente un momento”, reflexiona sor M. Consolata, FSGM.

“Ya sea una clase llena de niños de diez años a la que hable durante media hora o a la joven que discierne una vocación a la vida religiosa a la que soy enviada para acompañar en un viaje de varios años. En todas las personas que Jesús me envía, encuentro un pedazo de Su Corazón. Este es el don de la maternidad espiritual”.

HIPSTER,WOMAN,PRAYING
Allef Vinicius | CC0

3. Accede al poder de la oración intercesora

Al igual que la maternidad física ofrece oportunidades para nutrir los cuerpos y las mentes de los niños, la maternidad espiritual ofrece una oportunidad para nutrir las almas de los demás. Tu maternidad espiritual te permite ser sensible a las necesidades espirituales de aquellos que encuentras. Como madre espiritual, puedes ofrecer sus necesidades y peticiones de oración al Señor.

Una manera particular de vivir tu maternidad espiritual es intercediendo por las almas de los sacerdotes y por la Iglesia. “La vocación a ser madre espiritual para los sacerdotes es demasiado poco conocida, escasamente comprendida y, por tanto, poco vivida a pesar de su vital y fundamental importancia. Esta vocación a menudo está escondida, invisible al ojo humano, pero apunta a transmitir vida espiritual”, dice un documento de 2007 de la Sagrada Congregación para el Clero.

MOTHERHOOD
Photo by Simon Rae on Unsplash

4. Desarrolla una relación con tus ahijados

Si eres madrina de niños en tu vida, esta relación te ofrece una oportunidad única para la maternidad espiritual. Tu función en su vida como madrina es transmitirles la fe católica y ayudar a sus padres con esta tarea tan importante y hermosa. Pasa tiempo regularmente con tus ahijados (aunque sea por teléfono o a través de una videollamada). Envíales una tarjeta por el aniversario de su bautismo o por la fiesta de su santo patrón. Pero, más importante aún, reza por tus ahijados. Puedes ofrecer una hora de adoración por sus intenciones.

“Tengo cientos de hijos. Unos cuantos ahijados, pero sobre todo hijos espirituales, estudiantes a los que he enseñado y adolescentes con los que he hablado en retiros o campamentos o charlas”, escribe Meg Hunter-Kilmer. “La relación que tengo con estos hijos míos es a veces de solo unas pocas horas y otras veces dura años y nos cambia a ambos. Les llamo hijos míos porque soy su madre, una de las muchas madres que tienen, si Dios quiere. Les llamo hijos míos incluso aunque tengan 25 años, porque cuando digo eso no quiero decir que sean niños. Quiero decir que son míos”.

UPSET CHILD
Shutterstock

5. Sé una tía presente e implicada

De niña, me encantaba pasar tiempo con mis abuelos porque eso significaba que podía ver a mis tías. ¿Tus hermanos o hermanas tienen niños pequeños corriendo por ahí llamándote “tita”? Dedica tiempo a ser una tía comprometida e implicada con tus sobrinos y sobrinas. Pásate por su casa para cenar, celebrar sus cumpleaños y mantenerte al tanto de las actividades que los niños estén disfrutando.

¿Todavía no tienes sobrinos o sobrinas? “Los tíos y tías no tienen por qué estar emparentados para ser influyentes”, escribe Monica Leftwich. “Durante muchos años, he asumido el papel de ‘tita’ de varios niños con los que no estoy emparentada. Cuando charlo con mis preciosas niñas, recuerdan los divertidos momentos que pasaron con la ‘tita Monica’”. Quizás haya una familia que va a tu parroquia a la que le gustaría disponer de tu ayuda con sus pequeños en la misa. No temas conocer a familias con hijos y ofrecerles tu ayuda, ¡puede ser una bendición enorme no sentirse solos como padres criando a esas pequeñas almas!

Halfpoint/Shutterstock

6. Confía tu maternidad espiritual a María

“Por todas partes existe la necesidad de participación y ayuda maternal, y por eso podemos también resumir en una palabra, la de maternalidad, lo que hemos desarrollado como valor propio de la mujer”, escribe santa Edith Stein.

Y es que la maternidad de la que escribió Edith no se encontraba solamente en la maternidad física, sino “que debe ser una maternalidad que no se quede en el estrecho círculo de los parientes de sangre o de los amigos personales, sino que existe para todos los que están apenados y cargados, según el ejemplo de la ‘Madre de la misericordia’; debe tener su raíz en el amor universal de Dios”.

Es la Santísima Madre quien nos ofrece un ejemplo de cómo es la maternidad espiritual en la vida diaria y común. A los pies de la cruz, María acepta la misión de ser la madre espiritual de todos nosotros. Por este motivo, san Juan Pablo II nos anima a confiar en María a lo largo de nuestro camino hasta su Hijo. “La consagración es la única respuesta adecuada al amor de una persona, y en particular al amor de una madre”.

Tags:
espiritualidadmaternidadmujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Rodrigo Houdin
Sacerdote tras la explosión: “Estoy atrapado en el quinto piso, r...
2
CHRISTIAN TOMBSTONE
Francisco Vêneto
Encuentran en Israel una losa de 1.400 años con una inscripción m...
3
MARTIN LUTHER KING
Jorge Graña
¿Sabías que Martin Luther King apreciaba mucho el Rosario?
4
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta
5
LIBBY OSGOOD
Sandra Ferrer
Libby Osgood, la científica de la NASA que se hizo monja católica
6
AGUILAR
Alvaro Real
España: ¿Por qué retiran una cruz de la puerta de este convento?
7
COUPLE
Orfa Astorga
¿Qué hacen los matrimonios que quieren seguir queriéndose?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.