Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Te invade la inseguridad? Tal vez sufras vergüenza tóxica

WOMAN,SAD,DEPRESSED

Shutterstock

María del Castillo - publicado el 11/10/19

¿Piensas que no vales nada?

La vergüenza es una emoción que todos hemos experimentado en algún momento de nuestra vida. Sin embargo, puede llegar a enterrarse en el subconsciente y manifestarse de maneras muy destructivas a lo largo de la vida de la persona.

Proviene, en la mayoría de los casos, de experiencias en la infancia, que fueron vividas o percibidas por el niño como injustas y abusivas. Hablamos de castigos constantes, de humillaciones, de expresiones verbales de decepción y de vergüenza hacia él o ella. También de carencia de afecto, de agresividad, de comparaciones con otros, de presiones, de bullying y de chantajes.

En otras ocasiones, la vergüenza tóxica puede desarrollarse a raíz de experiencias traumáticas vividas en la edad adulta. Por ejemplo, al vivir una relación disfuncional o abusiva, o sufrir problemas laborales…


CONCERNED MOTHER

Te puede interesar:
¿Cómo haré para que las heridas que me hicieron mis padres no condicionen a mis hijos?

Este tipo de vergüenza produce un fuerte sentimiento de imperfección e incapacidad que hace creer a quien la padece que hay algo malo en él y no hay nada que pueda hacer para solucionarlo. Genera sentimientos profundos de desconfianza, inutilidad, indignidad e inferioridad. También provoca creencias irracionales como: “No soy digno de amor”; “No valgo nada”; “Soy malo/a”; “No importo”; “Soy un fracaso”; “No debería haber nacido”.

Cómo intentar acabar con la vergüenza tóxica

  1. Mírate al espejo: Obsérvate y comprende lo que sientes: ira, vergüenza, miedo, inseguridad… A continuación, mírate de nuevo, directamente a los ojos y repítete: “Te acepto”; “Eres digno/a”; “Sí que importas”.
  2. Destensa el cuerpo: Mueve tu cuerpo y haz algún ejercicio físico que te ayude a liberar la tensión corporal acumulada. Las emociones y las experiencias de dolor se almacenan en forma de tensiones y enfermedades.
  3. Destapa tus pensamientos destructivos: Cuanto más consciente seas de tus creencias y mentiras, mejor será la mirada sobre ti mismo/a. Esos pensamientos irracionales son ideas que has ido adquiriendo de fuera y haciendo tuyos. Escribir los pensamientos que detectes será un buen ejercicio para exteriorizar, ser consciente y ver la realidad de lo que hay en tu cabeza.
  4. Cuida tu autoestima: Protégete de los que te hacen daño y prioriza tus necesidades. Haz actos concretos de amor hacia ti mismo/a.
  5. Comunícate con ese niño/a herido/a: Coge una foto de tu infancia y conecta con ese niño/a que está expresando algo que sus padres (u otras figuras de referencia) no le pudieron dar. Esto te ayudará a conectar con tus emociones reprimidas y generar una sanación profunda.

No dejes que la vergüenza tóxica siga teniendo el papel protagonista de tu vida. Se puede hacer un proceso de sanación profunda y dejar atrás este sentimiento.

Tags:
autoayudaautoconocimientoautoestimafracasoinseguridadsentimientosverguenza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.