Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué esconden tus ataques de ira?

Comparte

Es relativamente frecuente encontrar niños y adolescentes que han sufrido situaciones dolorosas que los han llevado a manifestar ataques de ira como mecanismo de defensa

Los seres humanos tendemos al bien, la armonía, la paz, el equilibrio y la estabilidad. Eso es lo que todos buscamos desde que nacemos, porque todo ello nos garantiza la supervivencia y el bienestar. Sin embargo, las primeras heridas de nuestra vida nos desestabilizan, nos desequilibran y nos hacen perder la paz, haciendo sentir a nuestro instinto animal que nuestra vida corre peligro.

Es relativamente frecuente encontrar niños y adolescentes que han sufrido situaciones dolorosas que los han llevado a manifestar ataques de ira como mecanismo de defensa. Estas situaciones dolorosas pueden ser de muchos tipos: desde las más traumáticas, como la separación de los padres, la pérdida de un ser querido, etc., hasta situaciones más leves en apariencia, pero que han afectado a la sensibilidad de la persona de forma profunda (un insulto de una persona en la que confiaban profundamente, un robo que les ha hecho sentir indefensos y desprotegidos, etc).

En algún momento de su desarrollo psico-afectivo, estas personas han llegado a “comprar” la mentira: “si muestro mi cara más agresiva, por fin conseguiré que el mundo sea como yo quiero y que se me respete como merezco”. Sin embargo, la raíz profunda de sus pensamientos esconde un único deseo: ¡quiero vivir y ser feliz!

Detrás de la rabia, se esconden numerosos miedos: miedo a no ser amado, a no ser tenido en cuenta, a ser rechazado aceptado, a quedar desatendido…

Si además de sentir estos miedos, la persona no encuentra el espacio para expresarlos, se relativizan sus problemas, no se le escucha o se le humilla, la primera emoción que aparece es el miedo y como consecuencia de ello, la rabia.

Si se reprimen las emociones y no se verbalizan, terminarán saliendo en forma de explosiones de ira posteriormente o, lo que es más grave, en forma de enfermedades y psicosomatizaciones.

La ira, por tanto, es una respuesta fisiológica que nos protege de las amenazas externas, y una respuesta psicológica ante el dolor. Es un mecanismo de defensa ante aquello que nos hace sufrir.

Si estás teniendo ataques de ira:

  1. Recuérdate que tú no eres así: no eres malo ni agresivo. Simplemente no estás sabiendo detectar qué necesitas ni estás pudiendo expresarlo de manera adecuada por miedo a la reacción de los otros.
  2. Detecta los pensamientos intrusivos que te inundan justo antes del momento del ataque de ira: “lo hacen para hacerme daño”, “quieren reírse de mí”, etc.
  3. Si tus pensamientos se basan en realidades objetivas, puedes optar por distanciarte del problema para enfrentarte a ellos más tarde con más serenidad y buscando otras alternativas: hacer algo de deporte, expresarte con un amigo que te entienda, etc.
  4. Si, por el contrario, tus pensamientos no están basados en la realidad – y simplemente te has equivocado al hacer o dejar de hacer algo – trata de utilizar el humor o de optar por el silencio, que muchas veces es el mejor aliado.

En caso de que tus ataques de ira sean demasiado frecuentes y extremos, pide la ayuda de un profesional para que te acompañe en el camino de aprender a gestionar tus emociones.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.