Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Qué esconden tus ataques de ira?

Seth Woodworth CC

María del Castillo - publicado el 28/08/19

Es relativamente frecuente encontrar niños y adolescentes que han sufrido situaciones dolorosas que los han llevado a manifestar ataques de ira como mecanismo de defensa

Los seres humanos tendemos al bien, la armonía, la paz, el equilibrio y la estabilidad. Eso es lo que todos buscamos desde que nacemos, porque todo ello nos garantiza la supervivencia y el bienestar. Sin embargo, las primeras heridas de nuestra vida nos desestabilizan, nos desequilibran y nos hacen perder la paz, haciendo sentir a nuestro instinto animal que nuestra vida corre peligro.

Es relativamente frecuente encontrar niños y adolescentes que han sufrido situaciones dolorosas que los han llevado a manifestar ataques de ira como mecanismo de defensa. Estas situaciones dolorosas pueden ser de muchos tipos: desde las más traumáticas, como la separación de los padres, la pérdida de un ser querido, etc., hasta situaciones más leves en apariencia, pero que han afectado a la sensibilidad de la persona de forma profunda (un insulto de una persona en la que confiaban profundamente, un robo que les ha hecho sentir indefensos y desprotegidos, etc).

En algún momento de su desarrollo psico-afectivo, estas personas han llegado a «comprar» la mentira: “si muestro mi cara más agresiva, por fin conseguiré que el mundo sea como yo quiero y que se me respete como merezco”. Sin embargo, la raíz profunda de sus pensamientos esconde un único deseo: ¡quiero vivir y ser feliz!

Detrás de la rabia, se esconden numerosos miedos: miedo a no ser amado, a no ser tenido en cuenta, a ser rechazado aceptado, a quedar desatendido…

Si además de sentir estos miedos, la persona no encuentra el espacio para expresarlos, se relativizan sus problemas, no se le escucha o se le humilla, la primera emoción que aparece es el miedo y como consecuencia de ello, la rabia.

Si se reprimen las emociones y no se verbalizan, terminarán saliendo en forma de explosiones de ira posteriormente o, lo que es más grave, en forma de enfermedades y psicosomatizaciones.

ANGRY
Shutterstock-Ollyy

La ira, por tanto, es una respuesta fisiológica que nos protege de las amenazas externas, y una respuesta psicológica ante el dolor. Es un mecanismo de defensa ante aquello que nos hace sufrir.

Si estás teniendo ataques de ira:

Recuérdate que tú no eres así

No eres malo ni agresivo. Simplemente no estás sabiendo detectar qué necesitas ni estás pudiendo expresarlo de manera adecuada por miedo a la reacción de los otros.

Detecta

Detecta los pensamientos intrusivos que te inundan justo antes del momento del ataque de ira: “lo hacen para hacerme daño”, “quieren reírse de mí”, etc.

Aléjate

Si tus pensamientos se basan en realidades objetivas, puedes optar por distanciarte del problema para enfrentarte a ellos más tarde con más serenidad y buscando otras alternativas: hacer algo de deporte, expresarte con un amigo que te entienda, etc.

Humor y silencio

Si, por el contrario, tus pensamientos no están basados en la realidad – y simplemente te has equivocado al hacer o dejar de hacer algo – trata de utilizar el humor o de optar por el silencio, que muchas veces es el mejor aliado.

COUPLE, ANGRY, QUARREL
Tiko Aramyan | Shutterstock

En caso de que tus ataques de ira sean demasiado frecuentes y extremos, pide la ayuda de un profesional para que te acompañe en el camino de aprender a gestionar tus emociones.

Tags:
emocionesinteligencia emocionaliramiedopazpsicología positivasalud mental
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.