Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 24 mayo |
Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Oraciones a María por el mes de mayo

Maryja - czuła Matka

Peter Heidelberg | Shutterstock

La misma Virgen María ha dado pistas sobre los regalos que desea

Patricia Navas - publicado el 30/04/24

Las palabras que grandes mujeres santas dirigieron a la Virgen María pueden ayudarte a hablarle a tu Madre del cielo y expresarle tu amor

“Por ser Madre, yo jamás he tenido dificultad alguna en hablar con María y en sentirme muy cercana a Ella”, dijo Teresa de Calcuta. Como ella, muchas santas le han dirigido a la Virgen palabras de admiración, confianza, perdón, cariño,… que hoy pueden ayudarte a hablarle a tu Madre del Cielo y a expresarle tu amor. Aquí algunas de sus oraciones:

1
Santa Isabel

sagrada_familia_con_san_juanito_zacarias_san_francisco_santa_isabel_y_santa_catalina_tintoretto

Isabel le dirigió estas palabras a su prima María cuando recibió su visita estando embarazada de san Juan Bautista (Lc 1,42). Hoy forman parte de la oración mariana más famosa, el Avemaría:

“Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre;
y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?
Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.
¡Feliz la que ha creído que se cumplirían
las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!”

2
Santa Hildegarda de Bingen

HILDEGARD
Santa Hildegarda de Bingen, Doctora de la Iglesia

La monja benedictina medieval escribió varias oraciones para que se rezaran en el monasterio que fundó en Rupertsberg (en la actual Alemania). Este es uno de sus himnos marianos:

Dios te salve, noble y gloriosa virgen,
pupila de la castidad, sustancia de la santidad, que agradó a Dios,
puesto que esta infusión celestial tuvo lugar en vos,
dado que el Verbo celestial en vos se revistió de carne.

Cándido lirio,
que Dios por delante de cualquier otra criatura consideró.
Oh, bellísima y dulcísima,
cómo se complacía Dios en vos,
dado que con su aliento os envolvió,
y así amamantasteis a su Hijo.

Vuestro vientre exultó,
puesto que toda la armonía celeste para vos resonó,
porque, oh Virgen, llevasteis el Hijo de Dios,
mientras vuestra castidad ante Dios resplandecía.

Vuestras entrañas exultaron.
Como hace la hierba sobre la cual cae el rocío
porque le infunde el verdor;
igualmente fue hecho en vos, Madre de toda joya.

Que toda la Iglesia rutile de gozo
y resuene armoniosamente por María,
Virgen dulcísima y digna de alabanza, Madre de Dios.
Amén.

3
Santa Catalina de Siena

WEB-SAINT-APR-29-CATHERINE-OF-SIENA-©-Fr-Lawrence-Lew-CC

El día que Catalina de Siena cumplió 32 años, fiesta de la Anunciación del 1379, esta laica dominica escribió una apasionada oración. Esta exaltación es una parte de ella:

¡Oh María, María, templo de la Trinidad!
¡Oh María, portadora del Fuego!
María, que ofreces misericordia,
que germinas el fruto,
que redimes el género humano,
porque sufriendo la carne tuya en el Verbo
fue nuevamente redimido el mundo.

¡Oh María, tierra fértil!
Eres la nueva planta de la que recibimos
la fragante flor del Verbo unigénito Hijo de Dios,
pues en ti, tierra fértil, fue sembrado ese Verbo.
Eres la tierra y eres la planta.

¡Oh María, carro de fuego!
Tú llevaste el fuego escondido y velado bajo el polvo de tu humanidad.

¡Oh María! Vaso de humildad
en el que está y arde la luz del verdadero conocimiento
con que te elevaste sobre ti misma,
y por eso agradaste al Padre eterno.

4
Santa Teresita del Niño Jesús

Święta Teresa z Lisieux

La carmelita santa Teresa de Lisieux tiene sencillas palabras para su Madre del Cielo. Como este poema que escribió a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro con recuerdos de un retiro que hizo en marzo de 1897.

Virgen María, en la Orilla Celestial
después del exilio siempre iré a verte
pero aquí abajo tu dulce Imagen

¡es mi Perpetuo Socorro!
Cuando yo era sabia y muy obediente
me parecía que me sonreías
y si a veces fui un poco mala
creí ver que estabas llorando por mí…

Concediendo mi oración ingenua
me mostraste tu amor maternal.
Contemplándote encontré en la tierra
una muestra de las delicias del Cielo.

Cuando lucho, oh mi querida Madre,
en la lucha fortaleces mi corazón
porque tú lo sabes: en el atardecer de esta vida
¡quiero ofrecer sacerdotes al Señor!

Siempre, siempre Imagen de mi Madre,
sí, serás mi felicidad, mi tesoro.
Y quisiera en mi última hora
que mi mirada se vuelva a fijar en ti.

Luego volando a la orilla celestial
me sentaré, Madre, en tu regazo.
Entonces podré sin compartir
¡Recibir tus besos tan dulces!

5
Beata Concepción Cabrera de Armida

CONCHITA

La beata mexicana Conchita Cabrera, mística madre de familia, dedicó el 9 de marzo de 1910 a la Virgen María estas palabras, parte de una oración de consagración que recogió en su diario espiritual.

Quiero vaciarme en ti, María, quiero tomar tu parecido,
y que tus labios, tus ojos, tus oídos, tu pecho, tus manos, tus pies, tu corazón, ¡sean los míos de hoy para siempre!

¡Yo quiero amar, aunque no lo merezco, como tú amaste,
y sentir como tú sentiste!

Yo quiero beber tus secretos, recibir tus confidencias, introducirme en tu alma,
escuchar tus latidos, adivinar tus pensamientos,
sentir el contacto de tu corazón maternal, Madre, Madre,
y engolfarme en ese piélago sin fondo de tus prerrogativas,
de tus virtudes, ¡de tus excelencias sin nombre!

Yo quiero ser tu amiga, tu compañera, tu esclava, tu hermana, tu servidora, pero más, ¡tu hija! ¡oh sí! tu hija,
con tu parecido, con tu sangre, con tus modales, con tu fisonomía interior,
con tu humildad y paciencia, con tu dulzura y ¡caridad!…

Yo necesito de ti para vivir, para santificarme, para tomar tu savia,
¡para que pongas en mis brazos el dulce fruto de tu Jesús!…

Yo quiero vivir al compás de tus deseos, quereres, ¡respiraciones y latidos!
Yo no quiero tener más voluntad que la tuya, cómo no, ¡si eres mi Madre!

Yo quisiera… ¡oh mi Virgen más que Amada!
yo no sé qué quisiera tener de grande y sublime para, ofrecerte,
o si sé; tengo un tesoro, el tuyo, María: un Jesús…
un Verbo hecho carne que me enloquece, ¡que me enamora!
O tómalo de mi corazón, ¡o préstame el tuyo para albergarlo!

6
Santa Teresa de Calcuta

TERESA
Santa Teresa de Calcuta.

La fundadora de las Misioneras de la Caridad, premio Nobel de la Paz en 1979, tenía una relación natural y cercana con su Madre del Cielo, que expresaba en jaculatorias como “María, préstame tu Inmaculado Corazón” y “Guárdame en tu más puro corazón”. También rezaba a menudo el Acordaos y recomendaba dirigirse a María con esta oración:

María, Madre de Jesús y de cuantos participan de su misterio sacerdotal,
acudimos a ti como hijos que acuden a su Madre.
Ya no somos niños, sino adultos que de todo corazón desean ser hijos de Dios.
Nuestra condición humana es débil; por eso venimos a suplicar tu ayuda maternal
para conseguir sobreponernos a nuestras debilidades.

Ruega por nosotros, para que, a nuestra vez, podamos ser personas de oración.
Invocamos tu protección para poder permanecer libres de todo pecado.
Invocamos Tu amor para que el amor pueda reinar,
y nosotros podamos ser compasivos y capaces de perdonar.
Invocamos tu bendición para que nuestros sacerdotes puedan ser como la imagen de
tu Hijo, Señor y Salvador nuestro Jesucristo.
Amén.

Tags:
oraciónsantosvirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.