¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

El Himno de Edgar Allan Poe a la Virgen María

Public Domain
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

En el Aniversario de su muerte publicamos una poesía suya dedicada a la Madre de Dios

Himno (1835)
En la aurora, a mediodía, y en el desvanecente crepúsculo
¡María, has escuchado mi himno!
En las alegrías y en las tristezas, en lo bueno y en lo malo,
¡Madre de Dios, quédate conmigo!
Cuando las horas volando transcurrieron,
y no oscurecía el cielo una nube,
quizá para que mi alma negligente no se extraviara,
tu gracia la guió hacia la tuya y hacia ti;
y hoy, cuando las tempestades del destino
cubren sombrías mi presente y mi pasado,
¡permite que mi futuro brille rutilante
con dulces esperanzas, tuyas y mías!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones