Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 28 mayo |
San Germán
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Tu fe funciona con el piloto automático?

THOMAS AQUINAS

Public domain

Daniel Esparza - publicado el 18/04/24

La fe es ciertamente un don excepcional. Es un puente tendido entre nosotros y Dios. Pero, ¿te has preguntado alguna vez si tu fe está realmente viva, activa?

La fe es ciertamente un don excepcional. Se podría decir que es un puente tendido entre nosotros y Dios. Pero, ¿te has preguntado alguna vez si tu fe está realmente viva, activa? Santo Tomás de Aquino, figura destacada de la teología católica, arroja luz sobre el concepto de “fe sin vida”, que puede ayudarnos a evaluar la vitalidad de nuestra propia fe.

Confianza en Dios y caridad

Según Tomás de Aquino, la fe es un asentimiento intelectual a las verdades reveladas por Dios. Nótese que no se trata de una creencia ciega, sino de una confianza firme basada en la fiabilidad de Dios.

Sin embargo, la fe puede quedar “sin vida” si le falta un ingrediente clave: la caridad, el amor a Dios y al prójimo.

Piensa en la fe como en un fuego. Las llamas (la propia fe) necesitan combustible (la caridad) para arder con fuerza y proporcionar calor (las buenas obras). La fe sin vida, como un fuego con brasas moribundas, tiene la disposición básica pero carece del calor para transformar verdaderamente la vida.

Veámoslo más de cerca.

La caridad enciende la fe moribunda

Pobreza Atenas

La fe por sí sola no basta: Aquino advierte que la fe puede existir sin amor. Alguien puede aceptar intelectualmente las enseñanzas de la Iglesia pero no ponerlas en práctica. Puede incluso asistir a Misa pero despreciar totalmente el servicio y la ayuda a los demás. Puede que esta fe no esté completamente muerta, pero carece de la energía necesaria para dar fruto: no está plenamente viva.

La importancia de la caridad: la caridad, de nuevo, es el fuego que enciende la fe. Cuando el amor a Dios llena nuestros corazones, se desborda en amor a los demás. Este amor nos impulsa a vivir de acuerdo con nuestra fe, poniendo en práctica nuestras creencias. Nos convertimos en participantes activos del plan de Dios, compartiendo su amor con buenas obras.

Fe sin vida frente a pérdida de fe

Es importante distinguir la fe sin vida de la pérdida total de la fe. Una persona con una fe sin vida puede seguir manteniendo sus creencias fundamentales, pero aún no ha abrazado el poder transformador de esa fe.

¿Cómo cultivar una fe viva? He aquí algunos consejos sencillos y de sentido común.

1
Profundiza en tu vida de oración

Una fuerte conexión con Dios a través de la oración fomenta naturalmente un amor más profundo por Él. No se puede amar de verdad lo que no se conoce.

2
Participa en actos de caridad

Hazte voluntario, dona o simplemente echa una mano. Pon tu amor por Dios en acción, aunque no te apetezca. Te sorprenderá ver el poder de las pequeñas decisiones y gestos. Es como la primera vez que vas al gimnasio. Seguramente no quieres hacerlo, y sabes que será difícil. Pero, después del primer mes, todo ha cambiado.

3
Estudia tu fe

Cuanto más entiendas tus creencias, más capacitado estarás para vivirlas. No puedes poner en práctica lo que no entiendes.

Si alimentamos nuestra fe con el fuego de la caridad, conseguiremos que permanezca viva, guiando nuestras acciones y acercándonos a Dios. Recuerda, una fe viva no consiste solo en creer: consiste en vivir activamente lo que creemos.

Tags:
caridadfemeditación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.