Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 27 mayo |
San Agustín de Canterbury
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

5 momentos en que Cristo destacó la caridad con el prójimo

Caridad con el prójimo

APIWAN BORRIKONRATCHATA | Shutterstock

Mónica Muñoz - publicado el 13/04/24

Nuestro Señor Jesucristo enseñó con palabras y obras que el prójimo debe ser tratado con caridad, pues de ello depende nuestro último fin, luego de la muerte

«¿Y quién es mi prójimo?» (Lc 1, 29), le preguntó un doctor de la ley a Cristo cuando quiso ponerlo a prueba, queriendo saber qué debía hacer para heredar la vida eterna.

Jesús reviró con otra pregunta: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?» (Lc 10, 26).

Y la respuesta, que no dejaba dudas para nadie, fue:

«Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo» (Lc 10, 27).

En cuanto a quién es el prójimo y cómo hacerle la caridad, el Señor lo explica de muchas maneras en los Evangelios.

1
El buen samaritano

BON_SAMARITAIN_-_FR611044B.jpg

La parábola del buen samaritano narra que fue el único que auxilió a un hombre que había sido asaltado y dejado malherido, de tres que pasaron junto a él. Al final, Jesús pregunta:

«¿Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los ladrones?». «El que tuvo compasión de él», le respondió el doctor. y Jesús le dijo: “Anda y haz tú lo mismo” (Lc 10, 30-37).

2
La última cena

El pasaje del Evangelio de san Juan narra el momento en que Jesús lava los pies a los discípulos, como signo del servicio mutuo, que es una de las más sublimes formas de la caridad.

“Si yo, que soy el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros. Les he dado el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes”. (Jn 13, 14-15)

3
Las obras de misericordia

Demonios

Jesús presenta a los discípulos una dura realidad: quienes no hagan el bien a sus hermanos, no podrán entrar en el Reino de los cielos:

“Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron” (Mt 27, 41-43).

4
La viuda de Naím

milagro de la viuda de naím

Perder a un hijo siempre es una tragedia, pero lo que ocurrió con la viuda de Naím era inconcebible en tiempos de Cristo, porque había perdido a su único hijo, quedando desprotegida del todo. Él sabía lo que eso significaba, seguramente, pensando en su propia Madre:

“Al verla, el Señor se conmovió y le dijo: ‘No llores’. Después se acercó y tocó el féretro. Los que los llevaban se detuvieron y Jesús dijo: ‘Joven, yo te lo ordeno, levántate’. El muerto se incorporó y empezó a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre” (Lc 7, 13-15).

5
La mujer adúltera

Cristo y la mujer adultera

El Señor enseña a tener caridad con los pecadores, porque todos lo somos. El evangelio de Juan presenta a una mujer sorprendida en adulterio, a quien la ley ordenaba apedrear. Jesús enseña con claridad que nadie está exento de pecado:

“‘El que no tenga pecado, que arroje la primera piedra’. E inclinándose nuevamente, siguió escribiendo en el suelo. Al oír estas palabras, todos se retiraron, uno tras otro, comenzando por los más ancianos. Jesús quedó solo con la mujer, que permanecía allí, e incorporándose, le preguntó: ‘Mujer, ¿dónde están tus acusadores? ¿Alguien te ha condenado?’. Ella le respondió: ‘Nadie, Señor’. ‘Yo tampoco te condeno, le dijo Jesús. Vete, no peques más en adelante'” (Jn 8, 7-11).

Las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo no dejan nada a la suposición: hacer el bien, es decir, ejercer la caridad con todos, sean buenos o malos, es lo que nos llevará a gozar de la vida eterna junto a Él.

Tags:
caridadobras de misericordiaprójimo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.