Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 03 marzo |
Beata Concepción Cabrera de Armida
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Cómo corregir un vicio desenfrenado de nuestros tiempos

angry-men

Antonio Guillem | Shutterstock

Karen Hutch - publicado el 01/02/24

"La ira es un vicio que destruye las relaciones humanas. Expresa la incapacidad de aceptar la diversidad del otro, especialmente cuando sus opciones vitales difieren de las nuestras", el santo Padre en una de sus audiencias generales

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Sin lugar a dudas, la ira es un mal en la vida de quien la padece, debido a que puede llegar a tomar control total de la persona. 

Decía la beata Conchita Cabrera que los buenos hábitos llevan a la persona a las virtudes, mientras que los malos hábitos llevan al hombre a los vicios. 

En la actualidad, la ira es un mal que suele atentar constantemente, por lo que debemos trabajar para construir buenos hábitos que alejen los vicios. 

Ahora bien, si ya te has sentido identificado, revisa estas señales que nos compartió nuestro Santo Pontífice en una audiencia general, para detectar si la ira está tomando dominio sobre ti: 

  • Ante cualquier situación, sueles decir que el problema está en la otra persona. 
  • Te cuesta reconocer tus defectos, así como tus propias faltas. 
  • Pierdes la paciencia muy rápido y comienzas a discutir con quien esté a tu alrededor. 
  • Te cuesta trabajo controlarte y te alteras con facilidad, incluso en unos ambientes más fácil que en otros. 

Si has notado estos rasgos en tu vida, probablemente estés teniendo una batalla con el vicio de la ira.

Naked bearded man angrily screams into a spray of water against a black background with copy space

Entrevistamos al padre Daniel Trujillo Alcalá, quien nos compartió lo siguiente:

«El enojo es un sentimiento humano que nos puede suceder a todos cuando nos enfrentamos a situaciones que no nos agradan. Y el enojo, como tal, no es pecado. Pero de lo que sí debemos tener cuidado es de caer en la ira, que es el consentimiento de un enojo obstinado y que puede tener como consecuencia el ofender a los demás o el faltarles a la caridad!»

Revisa estos consejos para ganarle la batalla a la ira y evitar que se apodere de nuestras emociones y acciones. 

1
Volver al Padre Nuestro 

La oración que Cristo nos enseñó nos invita a pedir con fe y a hacer vida las palabras del mismo Jesús. Es decir, «orar por nuestras relaciones humanas, que son un terreno minado». Así como «aprender a perdonar para ser perdonados». 

2
Acaba el vicio con la virtud 

Nos dice el Santo Padre que lo que contrarresta la ira es la benevolencia, la amplitud de corazón, la mansedumbre y paciencia. 

3
Pide dirección al Espíritu Santo 

ESPERANCE-HOMME-LUMIERE-shutterstock_2187889817

Para vencer la ira es necesario tener dirección y quien nos puede guiar en la batalla es el Espíritu Santo. El padre Daniel asegura que:

«Siempre tendremos oportunidades de llenarnos de paz y paciencia, a través de una pausa, a través del silencio, la invocación al Espíritu Santo en los momentos de enojo, y principalmente a través de un fortalecimiento de la vida espiritual, con los sacramentos y la oración». 

4
Haz obras de misericordia

El padre Daniel nos invita a tener momentos de silencio en donde podamos dejar que la emoción del enojo se pase y así no de pie a la ira. 

Esto te ayudará a controlar los momentos en los que sientas que la ira está por invadirte. Debemos aprender a conocernos y a escuchar nuestras emociones. 

«De esta forma, el enojo no será el que nos inspire a actuar, sino el esfuerzo por ser caritativo. El sufrir con paciencia los defectos de los demás es una obra de misericordia que nos ayudará a vencer la ira». 

5
Que la noche no te sorprenda 

Si durante el día tuviste una discusión con alguien, no permitas que ésta se prolongue. Por el contrario, trátala antes de que la noche caiga. Este es un acto de reconciliación que podemos practicar para no irnos a la cama enojados, no le demos ese gusto al maligno. Recuerda las palabras de san Pablo: «No permitan que la noche los sorprenda enojados» (Ef 4, 26). 

Tags:
consejosiravirtudes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.