Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 21 febrero |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El incomprensible valor del sufrimiento de Cristo en la cruz

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
Stacja 10 Drogi Krzyżowej: Jezus z szat obnażony

Wikimedia Commons | domena publiczna

Mónica Muñoz - publicado el 08/02/24 - actualizado el 08/02/24

Estamos acostumbrados a escuchar que Cristo murió en la cruz pero quizá no hemos meditado seriamente sobre la magnitud del sufrimiento que nos ganó la salvación.

Cuando nuestro Señor Jesucristo murió en la cruz, había atravesado ya por indecibles sufrimientos; el momento cumbre de la crucifixión fue solamente el clímax de la Pasión, marcada con la muerte del Salvador del mundo.

¡Qué amor tan inmenso nos tuvo Jesús, qué obediencia tan perfecta! ¿Cómo nos atrevemos, entonces, a verlo con tanta serenidad, a disfrutar del arte pictórico, de las esculturas y de las representaciones que despojan de su infinito valor la entrega absoluta de Cristo a la voluntad del Padre?

Ver a Jesús en la cruz fue una impactante experiencia para santa Teresa de Ávila. En su autobiografía escribió que en 1554, entrando una vez en el comedor, se fijó en la imagen de un Cristo muy llagado. Tanto fue el dolor que le provocó no haber agradecido lo suficiente esas llagas, que sintió que el corazón se le partía.

¿Cómo no sentir lo mismo que santa Teresa, cuando escuchamos que Cristo derramó hasta la última gota de su sangre por amor a la humanidad, por pagar cada pecado, aunque los pecadores no se lo agradecieran?

Un amor tan inmenso debe inspirarnos el deseo de conversión, así como Teresa de Ávila, que exclamaba «Muero porque no muero«.

Visión de Santa Teresa de Avila

Jesús crucificado, no podía ser menos el sacrificio

Queda una pregunta sin responder, que quizá no pueda ser resuelta porque es seguro que los santos también se la han hecho, sin encontrar una respuesta lógica: ¿por qué tuvo que morir Cristo en la cruz de manera tan cruel, y sufrir tanto, si, siendo Dios, con cualquier pequeño temblor de frío hubiese bastado para salvarnos a todos?

El padre Leo J. Trese responde en su libro La Fe Explicada que la ofensa cometida por Adán y Eva hacia Dios -es decir, el pecado original- fue de una malicia infinita. De tal modo que, aunque hubiera muerto toda la humanidad, desde Adán hasta nuestra época, le quedaríamos debiendo porque somos seres limitados, y todo lo que hagamos, será de valor limitado.

Actos de valor infinito

Así mismo solo Dios podía salvarnos, porque nada más Él puede hacer actos de valor infinito. Por ello, para nuestro pobre entendimiento, resulta incomprensible que Cristo Jesús, el Señor y nuestro Dios, tuviera que morir para quedar liberados de la muerte eterna, que bien merecida la tendríamos por haberlo ofendido tanto.

Sin embargo, con la obra de la Redención, podemos alcanzar la salvación y vivir eternamente con Dios en el Cielo. Pero, ojo: Dios no nos quita libertad ni violenta nuestra voluntad, es deber nuestro ganarnos esa entrada a la gloria, por ello, cada vez que veamos un crucifijo, besemos a Cristo y agradezcamos que nos haya amado tanto, pidiendo la gracia de corresponderle con nuestra vida entera.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

2.

Publicidad limitada

3.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
Cristocruzsufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.