Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 29 febrero |
San Augusto Chapdelaine
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Dos alternativas a la gestación subrogada

shutterstock_370514381.jpg

Shutterstock/antoniodiaz

Mar Dorrio - publicado el 10/04/23

La instagramer Mar Dorrio critica a fondo el aborto y la gestación subrogada: actitudes, negocio... En positivo, propone dos opciones para quienes aman la vida

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Soy madre de una familia numerosa, muy, muy numerosa. Nuestras ansias de paternidad están más que colmadas, pero no siempre fue así. Cinco abortos me hicieron probar el sabor del dolor de la cuna vacía, de las ilusiones truncadas y de los sueños despedazados. Cajones sin patucos y envidia de las embarazadas. Sé perfectamente cómo pesa la cuesta arriba del camino del «tengo mucho que ofrecer y no tengo a quien dar».

Con algunas despedidas me recuperé pronto, y con otras pensé que no lo conseguiría nunca. Recuerdo perfectamente el momento en que vi el cuerpecito de mi hija María, sin vida, en la bandeja del quirófano. Allí me di cuenta claramente de que cada vida es un milagro irrepetible, de que la maternidad es un regalo que no merecemos y que, por desgracia, no valoramos lo suficiente.

Desde ese instante pensé que, si alguna vez volvía a tener otros bebés (¡ojalá viniesen más!), entregaría mi vida por todos y cada uno de ellos. Que, por supuesto, los trataría con la dignidad que merecen, que los atendería, los alimentaría, los vestiría, les daría educación… Y que ese trato digno se lo dispensaría desde su concepción hasta la tumba.

Porque el embrión, una vez fecundado, a las 6, 12, 24 ó 36 horas ya era María, Blanca, Guadalupe, Juan, o el benjamín de la casa, y no podría dejarlo en una fiambrera dentro de un congelador: nunca tendría uno hijo pagando el precio de perder por ello a otros tres o cuatro.

La vida de cada hijo

Después de ese «¡ojalá vengan más!», vinieron uno, dos, tres… Why not twelve? Sí, nuestras ansias de paternidad estaban saciadas, como os podéis imaginar, con seis, con siete, con ocho, pero la vida de cada uno de mis hijos es más grande que un capricho, que un deseo, que unas ansias de rellenar los cajones con patucos. Mi hija María me enseñó que son únicos, que son irrepetibles. Por eso, una vida se merece una respuesta que va más allá del «yo lo quiero» o del «no me viene bien».

En el aborto del que tanto me costó recuperarme, lo que más me ayudó fue leer sobre Chesterton y su mujer.

Ellos no pudieron tener hijos.

Ellos no habían soñado con un hijo perfecto, con la parejita… Soñaban con una familia numerosa, pero pasaron de la resignación a la aceptación.

Seguro que convivieron con muchos sueños truncados, pero, después de secarse las lágrimas, prepararon muchas meriendas para los niños del barrio. Supieron cómo llenar su hogar de risas, de cuentos y de tartas.

Es más difícil que todo eso, lo sé. Yo misma he mirado al Cielo airada, y le he preguntado a Dios: ¿Por qué me lo quitas a mí que le iba a enseñar a quererte, y en cambio se lo das a mujeres que lo van a matar? Duele, pero creo que imitar a Chesterton y su mujer es la mejor opción.

El estúpido orgullo y la absurda soberbia de quien no ha vivido, se me han ido cayendo año a año, pero, sobre todo, hijo a hijo, así que no me atrevo a juzgar a nadie. Sólo Dios conoce, literalmente hablando, las circunstancias que llevan a las personas a decidir tomar determinados caminos.

web-child-newborn-girl-names-ideas-shutterstock_88040917-olesia-bilkei-ai.jpg
La adopción abre horizontes.

Como me enseñó un aragonés muy sabio (sí, hablo de San Josemaría): «Se condena el pecado y se disculpa al pecador». Por ello, sin juzgar a nadie, quiero gritar desde estas letras que las ansias de maternidad no deben ser saciadas a cualquier precio, que las ansias de paternidad reales, no caprichosas, no dejan a ningún hijo en un congelador.

Las ansias de paternidad reales no buscan un niño o una niña perfectos: ¡Ojalá me hubiesen dado un bebé vivo cuando perdí a mis peques! Me habría dado igual el sexo o el número de cromosomas que tuviesen. Siempre pienso que Hitler se estará revolviendo en su tumba por no vivir en esta época: ahora conseguiría la raza aria y los progenitores pagarían por ella.

Si tus ansias de paternidad son reales, ves a esas madres de alquiler como tus posibles hijas.

En definitiva, las ansias de paternidad no se sacian a cualquier precio. Y no hablo de dinero, hablo de algo más serio, más profundo, que sólo consigues apaciguar marcándote un Chesterton, ayudando a los que más te necesitan ahora, que son muchos, sin dejar a nadie atrás, tratando a esas niñas como si fueran las hijas que tanto te gustaría tener.

Crítica a las agencias de maternidad subrogada

Por eso, no quiero terminar este artículo sin hacer una crítica a esta sociedad, que pasa horas hablando de una persona en concreto, y no habla de la cantidad de premios que se han otorgado a agencias de maternidad subrogada, también con sede en España: la Medalla Europea del Mérito en el Trabajo, el Premio Europeo de Tecnología e Innovación, y muchos más…

No se habla de que estas agencias se ocupan de todos los papeles que necesites, acompañándote al consulado del país donde nacerá tu bebé para que no tengas ningún problema legal. Agencias que te hacen recomendaciones del tipo: «El precio de una gestación subrogada varía en función de la gestante. Nuestro consejo es que no regatees: cuando pagas mejor que nadie, consigues a la mejor gestante. Cuándo quieres pagar menos, las mejores gestantes se van con otros padres…”.

¿De verdad vas a calmar tus ansias de paternidad buscando la mejor relación calidad-precio en el mercadillo de muchachas desdichadas, muchachas que, obviamente, no se ofrecerían para ese servicio si la vida las hubiese tratado de otra manera, si hubiesen tenido la vida que desearías para tu hija?

Detrás hay un gran negocio

Vivimos en una sociedad ecológica que nos conciencia a rehusar una bolsa de plástico, que promueve dar una segunda vida a los muebles y que, en una misma ciudad, mata a bebés cada 15 minutos mientras genera artificialmente otros tantos unas calles más abajo, dejando congelados a la mayoría. Pero, señoras y señores, no nos engañemos: tanto el edificio que mata como el edificio que genera y congela, producen mucho, mucho dinero, algo que no consiguen la adopción ni la opción de Chesterton. Nos dicen que lo hacen por nuestros derechos y nos lo creemos…Why?

Tags:
abortoadopcionembarazomaternidadvientre de alquiler
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.