Aleteia

Estreñimiento en niños, sus causas y cómo tratarlo

BOY
Shutterstock | BOKEH-STOCK
Comparte

Una pequeña guía para tratar un problema que afecta a muchos niños y preocupa a sus padres

El estreñimiento en los niños es un problema cada vez más frecuente, entre las causas principales se encuentran los cambios en la alimentación y malos hábitos tanto alimentarios como intestinales.

Sí bien no hay una definición específica de estreñimiento o también llamado constipación, porque cada niño tiene un patrón distinto de defecación (esto significa que para unos puede ser normal movilizar el intestino 1 o 2 veces al día mientras que para otros puede ser normal hacerlo 4 veces por semana).

Por tanto, se puede decir que hablamos de estreñimiento cuando un niño tiene deposiciones poco frecuentes (menos de 3 veces por semana) con dificultad y/o las heces son duras y secas, presenta dolor al defecar, o sangrado, o dolor abdominal.

Generalmente el estreñimiento en los niños es temporal, y con unas pequeñas modificaciones en los hábitos alimentarios, con inclusión de actividad física y al atender la necesidad de movilizar el intestino es suficiente. Pero en algunos casos es problema es crónico y el pediatra valorara según la situación el tratamiento adecuado seguir. 

BOY
Shutterstock | kwanchai.c

Síntomas que pueden presentar

  • fiebre,
  • falta de apetito,
  • sangre en las heces,
  • hinchazón abdominal,
  • pérdida de peso,
  • dolor al evacuar los intestinos,
  • parte del intestino que sale del ano (prolapso rectal).

Cualquiera de estos síntomas son motivo de consulta con su médico, a pesar de que el estreñimiento en los niños no es grave, el crónico puede llevar a complicaciones o indicar alguna afección preexistente.

Las causas

No hay un solo responsable del estreñimiento funcional o temporal, hay varios factores que pueden contribuir, hereditarias, psicológicas, dietéticas, por medicamentos, enfermedades, secundario a trastornos endocrinos y metabólicos como puede ser el hipotiroidismo, diabetes insípida (afección en la que los riñones son incapaces de evitar la eliminación de agua).

  • Dieta: en general no es un problema que se presente en bebés que estén con lactancia materna exclusiva, pero bien puede aparecer en aquellos que toman leche de fórmula y también cuando comienzan con la alimentación complementaria. En el caso de niños más grandes, lo más probable es que la causa sea una alimentación pobre en fibra, ya que es común que les cueste incluir frutas, vegetales, alimentos ricos en fibra en su dieta, así como también tomar agua.
  • La conducta de defecación, muchas veces tildada como desagradable provocando en los niños cierta repulsión o antipatía a la hora de tener que movilizar el intestino.  Es importante conocer la razón por la cual el niño retiene su materia fecal, puede ser por diferentes motivos, como para evitar el dolor de excretarla, o simplemente porque no quiere dejar de jugar por un rato.
  • En los niños más grandes las razones pueden ser que no quieren movilizar el intestino cuando están fuera de casa, porque les da vergüenza o no les gusta usar otro baño que no sea el de su hogar. Por lo tanto, es necesario educar en esta conducta desde pequeños, enseñarles que es normal y deben atender la necesidad de defecar cuando se presenta, que es fundamental llevar hábitos alimentarios saludables para prevenirla.

BOY
Shutterstock | Ann in the uk

Tratamiento de estreñimiento funcional u ocasional


Por lo general el tratamiento se basa en una dieta rica en fibra, consumo de líquidos, ejercicio y en educar la conducta defecatoria.

Cómo es una dieta rica en fibra: Es fundamental en estos casos por sus efectos primarios sobre la función intestinal. La fibra alimentaria tiene la capacidad de retener agua, lo cual conduce a la formación de heces más grandes y blandas y por consiguiente tiene como efecto la distensión del colon distal y recto, lo que aumenta la sensación de urgencia para defecar.

Los alimentos ricos en fibra a incluir son:

  • vegetales y frutas, en especial las que tienen cáscaras comestibles, semillas y vainas,
  • las frambuesas, ciruelas,
  • panes de grano entero,
  • harinas y otros productos de grano entero,
  • granolas y leguminosas.

 

  • Aumentar el consumo de agua, es esencial, una opción si no les gusta mucho el agua es el jugo de ciruela pasa casero. Se puede mezclar con otros jugos (como el jugo de manzana)
  • Evitar y/o reducir el consumo de alimento que constipan:lácteos (leche y quesos),

 

  • Realizar actividad física, puede ser caminar, correr u otra cosa que les guste porque ayuda a regular y estimular las deposiciones.

Educación comportamiento defecatorio:

Para modificar la conducta defecatoria es necesario que el niño vaya al baño al menos una vez/día durante 5 a 10min, aprovechando el reflejo gastrocólico posprandial (después de comer). Durante este momento hay que asegurarse que esté en una posición cómoda y que apoye los pies sobre el piso o banquito para favorecer la acción de la prensa abdominal.

BABY
Shutterstock | G.Tbov

Tratamiento de estreñimiento crónico

El objetivo del tratamiento del estreñimiento funcional y crónico es lograr la presencia de deposiciones blandas, regulares, sin dolor.
Si el médico diagnosticó un estreñimiento crónico, es importante saber que requerirá de un tratamiento más prolongado y de un mantenimiento, así como también de que pueden haber recaídas.

Si bien se deberá realizar una dieta saludable rica en fibra, de la mano de una adecuada hidratación y de la realización de actividad física, será necesarios enseñar buenos hábitos de defecación, y probablemente el pediatra recomendará de acuerdo a la situación medicamentos como suplementos de fibra, ablandadores de heces, entre otros.

Además de los cambios en la dieta y la rutina, otro método alternativo que ayuda a aliviar el estreñimiento en los niños, pero especialmente en bebés son los masajes. Masajear suavemente el abdomen del bebé o niño en forma circular en sentido de las agujas del reloj, mover las piernas en forma de bicicleta, ayuda a relajar los músculos que sostienen la vejiga y los intestinos, lo que estimula la actividad intestinal.

Es fundamental animar a nuestros hijos a hacer cambios sencillos en su alimentación a diario, como incluir más frutas y verduras, alimentos ricos en fibra, beber más agua, hacer ejercicio o juegos de moverse al aire libre, y establecer una rutina regular para ir al baño, es la mejor forma para prevenir en gran medida o a aliviar el estreñimiento.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.