Aleteia

El simbolismo espiritual de los altares de piedra

ST PATRICK'S OLD CATHEDRAL,NEW YORK,MOTT,MULBERRY
Comparte

Los altares de piedra tienen una rica historia en la Iglesia católica, y múltiples niveles de simbolismo

Al construir una iglesia católica, la Instrucción General del Misal Romano aconseja: «De acuerdo con la práctica tradicional de la Iglesia y con lo que significa el altar, la mesa de un altar fijo debe ser de piedra y de hecho de piedra natural«.

Este requisito particular se refiere a la parte superior del altar, mientras que el resto de la estructura puede ser de varios materiales, como la madera.

¿Porqué es eso? ¿Cuál es el significado de la piedra?

En primer lugar, explica la Instrucción General: «Es deseable que en cada iglesia haya un altar fijo, ya que este significa más clara y permanentemente a Cristo Jesús, la Piedra Viviente«.

Esto se refiere a múltiples pasajes de las Escrituras, tales como: «Por lo tanto, ustedes ya no son extranjeros ni huéspedes, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Ustedes están edificados sobre los apóstoles y los profetas, que son los cimientos, mientras que la piedra angular es el mismo Jesucristo» (Efesios 2, 19 -20).

Incluso Jesús se refirió a sí mismo como la «piedra angular».

Jesús agregó: «¿No han leído nunca en las Escrituras:
La piedra que los constructores rechazaron
ha llegado a ser la piedra angular:
esta es la obra del Señor,
admirable a nuestros ojos? (Mateo 21, 42)

Históricamente hablando, la piedra tiene la dimensión añadida de recordar a los primeros cristianos, que celebraron la Misa encima de las tumbas de piedra en las catacumbas, recordando el sacrificio de Jesús en la cruz y la colocación de su cuerpo en una tumba de piedra.

Nikolaus Gihr explica esta historia en El Santo Sacrificio de la Misa:

En las catacumbas, por regla general, la tumba del mártir, cubierta con una losa de piedra o con una gran piedra que sobresale de su costado, formaba el altar para la celebración de los misterios sacrificiales. Esta forma de altar nos recuerda la piedra sobre la que reposaba el cuerpo martirizado de Cristo cuando estaba en el sepulcro y, en consecuencia, la muerte de Cristo. – Los altares cristianos fueron, por tanto, antiguamente hechos de madera y, a veces, de piedra; a veces tenían la forma de una mesa y otras de un ataúd.

Si bien no siempre es posible construir un altar de piedra, cuando lo es, el profundo simbolismo puede brillar y recordarnos el sacrificio de Jesús y cómo debemos colocar nuestra fe firmemente en la «roca» de Jesucristo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.