Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 24 enero |
San Francisco de Sales
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué se colocan crucifijos en los altares?

Henry Vargas Holguín - publicado el 20/01/16

Es el elemento principal sobre el altar en la misa, descubre por qué

En el centro de la acción litúrgica de la Iglesia está Cristo y el misterio de su muerte y resurrección. Por tanto la celebración litúrgica debe hacer evidente esta verdad teológica.

Y, desde casi siempre, el signo elegido por la Iglesia para la orientación del corazón y de la mente del cristiano durante la misa o la liturgia hacia el misterio pascual es la representación de Jesús crucificado.

El crucifijo es el elemento principal sobre el altar porque la misa es el santo sacrificio, memorial de la pasión, muerte, resurrección del Señor.




Te puede interesar:
¿Qué conexión hay entre el cáliz de la Misa y la sepultura de Jesús?

Antiguamente la liturgia prescribía la costumbre de que tanto el sacerdote como los fieles se dirigieran durante la celebración eucarística hacia el crucifijo, puesto en el centro, sobre el altar, que estaba adosado a la pared.

Esto nos da a entender que la centralidad del crucifijo en la celebración del culto divino se resaltaba mucho más en el pasado. En efecto, la presencia de la cruz en la celebración de la Misa está certificada desde el siglo V.

La centralidad del crucifijo (la representación de Cristo crucificado), que no es una cuestión meramente devocional, se resalta poniéndolo especialmente sobre el altar; y expresa su sacrificio y, por lo tanto, lo vincula con el significado más importante de la Eucaristía: la misa es la actualización incruenta del sacrificio cruento en la cruz.

El crucifijo se coloca sobre el altar para recordar a la asamblea y al ministro celebrante que la víctima que se ofrece sobre el altar es la misma que se ofreció en la Cruz.


OBRZĘD OBMYCIA RĄK

Te puede interesar:
Así dejé de aburrirme en misa y empecé a entender

Por tanto nunca podemos perder de vista el aspecto sacrificial de la Misa, aspecto que queda olvidado cuando la Misa se convierte en una mera fiesta que solo tiene en cuenta la resurrección obviando el sacrificio expiatorio de Cristo. No hay resurrección sin cruz.

El ordenamiento General del Misal Romano dice:

Sobre el altar, o cerca de él, colóquese una cruz con la imagen de Cristo crucificado, que pueda ser vista sin obstáculos por el pueblo congregado” (n. 308).

Por tanto, el crucifijo ha de estar al centro de la mirada y de la fe de los fieles sobre todo en misa, aunque el numeral no indique expresamente que el crucifijo deba estar ‘literalmente’ al centro del altar.

Pero es aconsejable que el crucifijo esté sobre el altar y en el centro del mismo, vista la praxis litúrgica de los dos últimos Papas, donde el celebrante mira al crucifijo, recuperando de esta manera una norma litúrgica según una antigua costumbre.

Es bueno tener como referencia en la liturgia las acciones litúrgicas del Papa. Decía el cardenal Antonio Cañizares, en el prologo a la edición española del libro La Reforma de Benedicto XVI publicado por el sacerdote italiano P. Nicolás Bux en el 2008, que las “liturgias pontificias son ejemplares para todo el orbe católico” (final de la pág. 16).

POPE EPHIPHANY
Antoine Mekary | ALETEIA

Poner el crucifijo al centro y sobre del altar es un cambio que fue reintroducido por el papa Benedicto XVI.

Es un cambio importante y sobre todo necesario pues nos recuerda que la Misa no es una acción para mirarnos los unos a los otros, sino que es el sacrificio de la cruz que debemos tener presente en la liturgia y en la vida.

El crucifijo sobre y al centro del altar nos indica que el sacerdote celebra la Misa de cara a Dios y no como un protagonista frente al pueblo.

La cruz sobre el altar resta protagonismo al celebrante para dárselo a Cristo, y esto redunda en que tanto el sacerdote como los fieles participen de la Misa mirando a Dios.

¿Por qué el crucifijo al centro del altar y de la mirada de todos? Porque hay que entender la liturgia de manera correcta.

La liturgia (se celebre o no ‘de cara al pueblo’) no se comprende verdaderamente si se piensa que ésta es un diálogo entre asamblea y sacerdote y/o viceversa. Sacerdote y pueblo no dirigen el uno al otro su oración, sino que juntos la dirigen al único Señor.

Mirar al crucifijo es una oportunidad para caminar con la mirada puesta en Jesús. Es saludable tener “fijos los ojos en Jesús, el que inicia y consuma la fe, el cual, en lugar del gozo que se le proponía, soportó la cruz sin miedo a la ignominia y está sentado a la diestra del trono de Dios” (Heb 12, 2). “Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron” (Jn. 19, 37).




Te puede interesar:
Mirarla salva

El crucifijo ha de estar sobre y en el centro del altar siempre, salvo dos excepciones: cuando sobre el altar está la custodia y se expone el Santísimo Sacramento y cuando la crucifixión es la imagen central del retablo o de la pintura (cuadro) detrás del altar.

Alguien podría decir que la cruz al centro del altar no debe permitirse pues impediría la visión de los fieles, pero en realidad la cruz sobre el altar no es en absoluto un obstáculo sino más bien un punto de referencia común; como tampoco es un obstáculo el ‘iconostasio’ que separa la nave del presbiterio en las iglesias de rito ortodoxo.

Tags:
altarcruzdummies liturgialiturgiamisa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
2
Rodrigo Houdin
Sacerdote tras la explosión: “Estoy atrapado en el quinto piso, r...
3
PADRE CEPEDA
Blanca de Ugarte
"El beso de Jesús", cuando una bella historia es convertida en "f...
4
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta
5
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
6
CHRISTIAN TOMBSTONE
Francisco Vêneto
Encuentran en Israel una losa de 1.400 años con una inscripción m...
7
COUPLE
Orfa Astorga
¿Qué hacen los matrimonios que quieren seguir queriéndose?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.