Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué sucede si le damos a los niños puré de fruta para chupar?

fruit
Mathee saengkaew - Shutterstock
Comparte

Fruta en bolsita, un clásico en las meriendas escolares, ¿es equiparable a tomar fruta fresca?

Sabemos que muchas veces incorporar frutas y vegetales en la alimentación de los niños, o salir del clásico plátano o manzana es bastante complicado. Solo basta con observar las caras que ponen los chicos cuando en el cole les toca llevar fruta.

Pero la industria siempre está muy atenta por supuesto a estas necesidades o problemas que se le presentan a diario a los consumidores, por lo tanto, enfoca su publicidad y marketing a los niños y padres. Lo hace incentivando o mostrando soluciones como “saludables” al “no me come fruta, ¿qué hago?” pero la gran mayoría no son tan sanas como dicen. Destacan opciones para la merienda o desayunos, entre ellos los zumos de fruta natural, yogures frutados, cereales con sabor a fruta, purés de fruta, entre mucho más.

Podríamos deducir que el más “sano y natural” es el puré de fruta porque no tiene agregado de azúcares y es solo fruta pisada, por tanto, nos hace pensar que es equivalente o un buen sustituto y la solución a la fruta fresca.

Fruta de bolsita para la merienda

Esta fruta pisada viene en un envase atractivo, práctico de bolsita con boquilla para chupar, que permite se lo pueda llevar a cualquier lugar. Se comercializa como 100 % fruta, sin lactosa y sin gluten (o sea apto para todos) y muestra en su paquete que su contenido equivale a 1 porción de fruta. 

Poco a poco ha venido ganando más adeptos (padres y niños), y ha pasado a formar parte de las meriendas de los chicos. Pero deberíamos preguntarnos si ¿es igual de saludable llevar una fruta de bolsita que la fruta fresca? O ¿es la mejor alternativa o la más fácil?

Veamos las diferencias entre ambos para sacar conclusiones y poder decidir críticamente sobre estos alimentos conociendo más en profundidad sus propiedades nutricionales.

Diferencias entre la fruta de bolsita y la fruta fresca

Pues no, no es lo mismo, comer una bolsita de 90 gramos de puré de frutas concentrado en vitamina C añadida, que comer una fruta fresca entera y no es remplazable.

Fruta fresca: fuente dietética de vitaminas, minerales, fibra y fitonutrientes y bajo aporte energético.

Vitaminas, varía de acuerdo a la fruta, ejemplo de vitamina C un kiwi verde (150 gramos) contiene 137 miligramos, una naranja (180 gramos) 87 miligramos, una manzana (150 gramos) 5,9 miligramos.

Cada una de estas frutas además de vitamina C contienen otras vitaminas destacadas, así como también múltiples nutrientes importantes para nuestro organismo (minerales, antioxidantes…). Un ejemplo de ello, es el kiwi, que además de contener valores mayores que la naranja en vitamina C, tiene vitamina K y E (antioxidante), es rica en potasio (comparable con el plátano), y es fuente de fibra.

boy fruit
Irina Palei - Shutterstock

Fibra varía de acuerdo a la fruta, desde una manzana 5 gramos o una naranja 4,5 gramos.

Minerales, el sodio de la manzana, naranja es despreciable, un plátano o fresas 1 miligramo de sodio. Pero sí se destacan en el plátano y kiwi el potasio (350 mg y 450 mg respectivamente).

Fruta de bolsita: en base a datos reflejados en la tabla de información nutricional de los sobres-bolsa.

Vitaminas, la vitamina C es la única se detalla su presencia 22,5 mg

Minerales, se destaca solo el sodio (de 3,4 a 4,6 miligramos).

Fibra, aporta solo entre 1,7-1,8 gramos/por envase

Entonces ¿fruta de bolsita si o no?

La fruta fresca aporta múltiples nutrientes en una porción y con pocas calorías. Además, no tiene el mismo efecto en el metabolismo una fruta pisada o triturada que una entera, cuando es pisada o en jugo sus azúcares los absorbemos con mucha rapidez, lo que provoca una respuesta metabólica diferente a la de cuando comemos la fruta entera.

Por el contrario, al comer una fruta entera incorporamos también la fibra, que genera sensación de saciedad y ralentiza el proceso por el que el azúcar pasa a la sangre.

Lo ideal es la fruta fresca, este tipo de fruta pisada que quede sólo para ocasiones especiales.

¿Qué sucede si le damos a los bebés este puré de fruta para chupar?

Este producto es similar a las papillas que vienen prontas para bebés, con la diferencia que una la comen con cuchara y el otro tienen que chupar.

Con respecto a este tema la Comisión de Nutrición de la Sociedad Alemana de Pediatría ha publicado recientemente su opinión contraria al uso de este producto. Dice que no es recomendable porque los niños pequeños deberían comer la papilla con cuchara o la fruta en trocitos para tener la oportunidad de familiarizarse con los distintos sabores y texturas, además de esta manera los ayuda a aprender a conocer y controlar su sensación de hambre y saciedad.

Por otro lado, la Academia Americana de Pediatría recomienda evitar en los desayunos y meriendas infantiles los zumos y volver a la pieza de fruta. Para los bebés menores de un año se debería, prescindir completamente de zumos.

Como nutricionista tampoco lo recomiendo, ya que la alimentación complementaria no tiene únicamente una función nutricional, supone la oportunidad de que el niño empiece a comer lo mismo que el resto de la familia, a probar incluso con su manos los alimentos (técnica de BLW) más en: https://es.aleteia.org/2017/07/25/conoces-baby-led-weaning-una-forma-de-alimentacion-que-estimula-el-desarrollo-del-bebe/ y de que participe de las comidas familiares.

Si le damos el alimento para chupar de la bolsita, estamos además retrasando el aprendizaje de comer con la cuchara o masticar alimentos en trozos. La comida debe ser explorada por los labios, la lengua y las manos y luego masticada y tragada. Por lo tanto este aprendizaje se ve retrasado en los niños que comen succionando de la bolsa y se asocia con un menor consumo de fruta y verdura en los años siguientes.

Podemos ofrecer trozos de fruta tierna para que la coma con sus manos o triturada (siempre supervisando), o con cuchara, pero sin forzar y según la saciedad del niño. Es una de las mejores maneras de prevenir desde la infancia y lo que podemos enseñar como padres para prevenir el sobrepeso y la obesidad, la epidemia infantil que estamos viviendo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.