Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 17 abril |
San Roberto de Molesmes
home iconEstilo de vida
line break icon

Así batallan en Chile contra su principal problema de salud: la obesidad infantil

KIDS

Zefirchik06 - Shutterstock

María Eugenia Brun - publicado el 23/07/18

Un gran ejemplo de lucha a seguir para intentar cambiar la cultura alimentaria del país

Chile desde el año 2016 lidera una batalla contra la obesidad infantil, el principal problema de salud pública del país, por sus implicancias y por las consecuencias futuras en enfermedades como son la diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares, osteoarticulares y degenerativas, así como también porque impacta en el rendimiento escolar y la salud mental de los estudiantes.

Su tasa de obesidad infantil, se encuentra entre las más altas del mundo, la mitad de los chicos de hasta 6 años tienen sobrepeso u obesidad

Esto tiene relación con los datos de la última Encuesta Nacional de Consumo de Alimentación de Chile 2014en la que se observó que las personas que tienen una alimentación saludable son sólo un 5%, mientras que el 95% no lo tienen y requieren de cambios alimentarios.

Por todo ello, el Gobierno ha decidido legislar una serie de medidas para mejorar la alimentación de su población y disminuir progresivamente la obesidad infantil.

¿Cuáles son esos cambios? ¿Han dado resultado? ¿Podrán ser aplicable a otros países?

1. Advertencias en el etiquetado nutricional

La industria alimentaria está obligada a advertir en las etiquetas de sus productos si estos tienen un alto contenido calórico o de grasas saturadas, azúcares o sales. Para ello deben poner sellos de advertencia de color negro en sus envases que indica  «alto (contenido) en…»

Esto pasa por ejemplo con algunas barritas de cereales, yogures y jugos envasados, alimentos que se publicitan como «saludables», «naturales» o  «con vitaminas y minerales». Ahora tienen uno o varios sellos negros.

En el caso de la leche de fórmula para recién nacidos y bebés, el etiquetado no debe desincentivar la lactancia materna. Por lo tanto, debe incluir información relativa a la superioridad de la misma e indicar que el uso de los sucedáneos debe contar con el asesoramiento de un profesional de la salud.

2. Impuesto adicional a bebidas azucaradas

De acuerdo a un estudio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), México primero y luego Chile son los países latinoamericanos con mayor consumo de bebidas azucaradas, snacks y alimentos ultra-procesados.

Desde enero de 2015, Chile ha aplicado un impuesto agregado del 18 % a las bebidas con un contenido de azúcar mayor de 6,25 g de azúcar por cada 100 ml, en las cuales se incluyen las bebidas energéticas y las aguas endulzadas. Las bebidas azucaradas con menos de 6,25 g de azúcar por cada 100 ml tienen un impuesto del 10 %, siendo una de las tasas de este tipo más altas del mundo.

3. Prohibida la venta determinados productos

Se ha prohibido la venta de productos como los huevos de chocolate con sorpresa.También la venta en las escuelas de comida basura, helados, chocolates y papas fritas.

4.Prohibida la venta de productos poco saludables

El Gobierno veta la publicidad de productos poco saludables durante programas de televisión para niños y en sitios web infantiles. Esos anuncios tampoco podrán ser difundidos en TV, radio o salas de cine entre las 6 y las 22 horas.

KIDS
Craig Wactor - Shutterstock

¿Han dado resultado estos cambios?

Las tasas de obesidad en Chile aún no disminuyeron y los expertos indican que podrían pasar años antes de que se modifique de manera significativa la manera de alimentarse de la población, pero el Gobierno espera cambiar los hábitos de consumo de la siguiente generación de consumidores.

Son cambios que no se hacen de un día para el otro, llevan su tiempo, pero se puede decir que son el intento más ambicioso por cambiar la cultura alimentaria de un país y podrían ser un modelo para combatir esta epidemia de obesidad global.

De todas formas, han visto que las nuevas regulaciones sí tuvieron un efecto importante, según la Asociación de Alimentos y Bebidas de Chile. Desde que la ley entró en vigor, más de 1500 productos fueron reformulados, porque las empresas de alimentos con el fin de evitar los sellos modificaron algunos de sus productos.

Algunos ejemplos de ello son Nestlé, que redujo la cantidad de azúcar en sus chocolates; McDonald’s retiró las papas fritas de la “Cajita Feliz”; PepsiCo señaló que dos tercios de sus bebidas ahora contienen bajos índices de azúcar; y empresas locales promovieron nuevos productos como frutos secos para la venta en escuelas.

En el caso de México con la ley de impuestos agregados a las bebidas azucaradas, de momento tampoco hay datos pero un estudio observacional arrojó que, las compras de bebidas gravadas disminuyeron en promedio 6% en diciembre de 2014 y algo muy positivo es que aumento la compra principalmente de agua natural embotellada en un 4%.

Con respecto a la compra en la población, las personas observan más los sellos y lo entienden, lo vinculan a más o menos a la salud, especialmente cuando son productos nuevos. Los niños también han comprendido este etiquetado.

KIDS
Mikedotta - Shutterstock

¿Sería favorable aplicarlo en otros países también?

A pesar de que en los últimos 15 años las cifras de obesidad infantil se han disparado a nivel mundial, hasta el momento la mayoría de los países no han tratado a nivel parlamentario y legislativo este grave problema de salud pública. Pero frente a esta realidad, es necesario adoptar medidas inmediatas.

Pero no solo se trata de implementar una ley, sino medidas integrales, porque la problemática debe ser abordada con distintas estrategias, ya que la complejidad de la situación responde a distintos motivos.

La ley chilena puede ser tomada como ejemplo en otros países, con el objetivo de informar a la población de aquellos alimentos que pueden resultar perjudiciales para la salud cuando se consumen en exceso así como prohibir la comercialización de estos en establecimientos educacionales.

KIDS
Komokvm - Shutterstock

Algunas otras estrategias:

  • Informar al consumidor de los que realmente esta comprando a través del etiquetado frontal «alto en» como en Chile. Es una manera de desestimar el consumo de estos alimentos y de ayudar al consumidor a tomar una decisión con más fundamento.
  • Los impuestos al consumo de ciertos alimentos supone un freno  al consumo de los niños que no tienen capacidad de discernimiento a la hora de alimentarse.
  • La educación alimentaria dirigida a la población y a los niños en el hogar y en el ámbito escolar.
  • Promoción de espacios y leyes que favorezcan la lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses de vida y el acompañamiento durante el primer año cuando comienza el bebé con la alimentación complementaria .
  • Reducir los ambientes que favorecen el desarrollo de la obesidad o estimulan hábitos alimentarios que conducen al exceso de peso.
  • Educar a familias a no exponer a los niños desde pequeños a sabores muy dulces o salados para así acostumbrar al paladar a un sabor bien distinto de los productos industrializados, de tal manera que podrá reducirse su demanda.
  • Impuesto agregado a los refrescos azucarados para reducir su consumo, porque está demostrado que estas bebidas reducen el control del apetito, lo que también contribuye al aumento de peso.
  • Promover y crear ámbitos de más actividad física, juegos y actividades al aire libre.

Para hacer frente a la obesidad infantil se requiere el esfuerzo de padres, profesores y de gobiernos que, con sus leyes luchen contra este problema de salud pública.

No basta solo con una ley que prohíba la venta o publicidad de alimentos poco saludables, sino además se necesita apostar por la educación en el ámbito escolar y familiar desde edades tempranas para dejar esa huella a nuestros pequeños del valor de llevar hábitos alimentarios saludables.

“Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo… Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño… Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida. Sin embargo, en cada vida, en cada vuelo, en cada sueño, perdurará siempre la huella del camino enseñado” Madre Teresa de Calcuta


ZAPPING

Te puede interesar:
La obesidad en América Latina tiene cara de mujer

Tags:
alimentaciónnutricionnutrición infantil
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
3
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
4
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
5
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.