Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Que el Mundial de fútbol no marque goles a tu nutrición

FOOD
Andrii-Spy_k - Shutterstock
Comparte

Cuidado con lo que comes viendo partido tras partido

En pleno Mundial de fútbol vemos los partidos con amigos, familiares y con ¡comida y bebida!

¿Qué es lo que escogemos para tomar delante de la televisión?

Lo que solemos elegir dista mucho de ser medianamente saludable. Teniendo en cuenta que en un mes se juegan 64 partidos, las citas para ver fútbol se concentran y nuestro estado de ansiedad aumenta ante la tensión del juego; ansiedad que compensamos comiendo sin medida y de forma inconsciente. 

Esto lleva a que, en las dos horas de partido, una persona puede llegar a duplicar la cantidad de calorías que debería consumir normalmente en un día: 2500 kcal. 

¿Te parece imposible? Saquemos las cuentas.

Comenzamos con la “previa”, mientras llegan los invitados y el equipo sale a la cancha a calentar. Servimos en platos grandes una picadita con fiambres, maníes, quesos, aceitunas, papitas chips, nachos, salsas para mojar las papitas y cerveza, whisky o refrescos.

Un ejemplo, 4 rodajas de embutido aportan 276 calorías; 100 gramos de papas fritas, 520 calorías; 100 gramos de maní, 510 calorías; 100 gramos de nueces, 660 calorías; una porción de nachos, unas 500 calorías; una lata de cerveza, 120 calorías; y una de gaseosa azucarada, 136 calorías.

Sin darnos cuenta llegamos a consumir 3000 calorías de más, lo que equivale como mínimo a aumentar medio kilo por partido.

Pero cuando la selección entra en la cancha, llegan las pizzas con mozzarella; o los frankfruters al pan o las hamburguesas o las empanadas acompañadas de patatas fritas, refrescos y cerveza o vino. 

Otro ejemplo, 1 porción mediana de pizza con mozzarella son unas 400 calorías; 100 gramos de patatas fritas, 310 calorías; 2 latas de cervezas, 240 calorías o una copa de vino, 150 calorías. Ya estamos en las 1000 calorías.

FOOD
Dean Drobot - Shutterstock

Y no puede faltar el postre, que ya lo comemos más relajados en el entretiempo o cuando termina el partido. Uno de los elegidos es el helado: unas 2 bochas de helado de crema con cucurucho, 490 calorías.

Contando las calorías del partido serían en total: ¡4490 calorías en 90 minutos, todo un récord!

¿No será que podemos mejorarla un poco y disfrutar de la misma manera?

En esos momentos, el cerebro no es consciente de todo lo que come. Dependiendo de los hábitos de la persona, en momentos de estrés, puede ingerir de un 30% a un 70% más.

Aquí no vale lo de es solo un día o un partido. ¡La salud debemos cuidarla todos los días! Sí, porque después será más difícil compensar esas calorías, incluso para aquellas personas que practican actividad física diaria.

Porque los alimentos que hemos citado son muy ricos en grasas y azúcares. Además las cantidades consumidas son excesivas porque nos dan mucho placer al comerlos. 

Pero la buena noticia es que se puede mejorar sin dejar de comer rico y sabroso.

Pensemos unos minutos antes de seleccionar los alimentos. La clave es compartir con nuestros invitados comidas más saludables y sabrosas. Y es que como el anfitrión tiene una gran responsabilidad en la alimentación de amigos y familiares.

Pero, no te preocupes, porque estamos aquí para ayudarte.

FOOD
Bonchan - Shutterstock

Algunas ideas 

  1. Servir en porciones pequeñas y en platos individuales. Esto permite un mayor control de lo que comen.
  2. En lugar de colocar todo en el centro de la mesa del salón, podrían preparar un Buffet en una mesa un poco alejada del televisor. Pondrás a disposición de los invitados los refrescos y la comida. Ellos, al tener que levantarse para escoger lo que desean tomar, podrán llevar un control de lo que comer y evitarán comer de forma compulsiva.
  3. Poder en la mesa del salón, cerca de los invitados preparaciones saludables. Aquí algunas sugerencias.

Para la picada: frutos secos, palitos de polenta o de espinacas, grissinis con una mayonesa light o casera con ciboullette, tostaditas con pan integral al horno. Si quieres papitas tipo chips puede hacerlas caseras al horno de patata o batata o de kale. 

  • Chips de kale: 200 gramos de kale frescas y lavadas, con un poco de sal y pimienta a gusto, llevar al horno precalentado en bandeja previamente aceitada y sobre papel de hornear, extender las hojas de kale separadas, llevar al horno por 8 a 10 minutos.
FOOD
Larisa Blinova - Shutterstock

Para la comida: pizzas caseras de colores (remolacha, espinaca) con queso magro o mozzarella, hamburguesas caseras, sándwiches de pan integral o pan de pita con atún o pollo y crudités a elegir (zanahorias, pepino, pimientos cortados en palitos), nuggets de pollo al horno.

FOOD
Sea Wave - Shutterstock

Para tomar: cervezas sin alcohol, mojito sin alcohol ni azúcar, refrescos light, agua con o sin gas, aguas saborizadas (menta, limón, pomelo).

  • Mojito sin azúcar y sin alcohol: picar hielo, agregar agua con gas o tónica, un chorrito de zumo de lima y decorar con ramitas de menta.
  • Aguas saborizadas: agua con o sin gas, hielo picado, rodajas de naranja, o arándanos, pomelo, cascara de ciruelas, romero, si prefieres le agregas edulcorante.
FOOD
Lenakorzh - Shutterstock

Postre: unos helados de palito o de bocha frutales, mousse de frutillas.

Disfruta de cada partido con familiares y amigos y aprovecha la ocasión para tomar decisiones valientes, para que hagamos lo que es bueno, lo correcto, y no lo que es más fácil o habitual.

Que esta ocasión de encuentro familiar nos invite a disfrutar saludablemente, en armonía, comiendo con conciencia, y no desmedidamente.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.