Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué mi hijo no sabe qué hacer con su futuro?

Comparte

Lo veo preocupado, paralizado, sin saber qué hacer este verano, el próximo curso...

No es fácil ser joven y más en estos tiempo. Tanto los adolescentes como los jóvenes sufren en algún momento de incertidumbre, una incertidumbre que en muchos casos les paraliza y a su manera de ver la vida.

Por eso, como padres es importante averiguar las causas de su estado de ánimo para así poder ayudarles en lo que sea conveniente y necesario.

El análisis es complejo pero podemos enunciar 5 posibles causas que, sin lugar a dudas, tienen relación directa con su estado de ánimo.

1.  ¿Le hemos sobreprotegido?

La excesiva protección de los padres no deja a los hijos la posibilidad de crecer en autonomía.

Con frecuencia los padres confunden el amor con resolver todos los problemas, sobre todo cuando los niños son pequeños. Cada mes y cada año de la vida, sobre todo de los primeros, tiene una incidencia determinante sobre el futuro estilo de vida de los hijos.

Lo que no aprenden de pequeños difícilmente lo entenderán de mayores.

2. ¿Sabe quién es?

 Uno de los problemas que afecta la relación entre padres e hijos es el hecho de que los jóvenes no se sienten lo suficientemente satisfechos consigo mismos. Se trata de padres que tienen altas expectativas y no conciben el fracaso.

El deseo de los padres que desean éxito para sus hijos puede contribuir a transmitirles un mensaje erróneo: si no cumplen sus expectativas, son unos perdedores. No son lo suficientemente buenos.

3. ¿Hablamos con él?

Es crucial dar importancia a la comunicación para ayudarle a entender la causa de los problemas. Non son pocos los hijos que encuentran difícil la comunicación abierta con sus padres sobre su estado emocional y sus dificultades de cada día.

Es algo que va más allá del cambio de generación o la diferencia de años. Es un problema real de comunicación.

A veces incluso no hay tiempo ni ganas para escuchar a los hijos y él puede ser visto como débil y flojo y percibir poco interés por analizar su malestar. 

4. ¿Cuenta con todo lo que necesita?

Una aparente sociedad de imagen donde todo se resuelve comprando productos. Los recursos para resolver problemas no son necesariamente solo económicos.

El mejor recurso en la vida es la propia motivación, la inteligencia y la capacidad de afrontar las contradicciones y dificultades con una actitud positiva.

Hoy presenciamos una distorsión de la verdad con un mundo mediático que promueve sensaciones y percepciones donde todo se resuelve con un “clic” de la tarjeta de crédito. 

 

5. ¿Qué mensajes recibe?

La constante presencia de noticias negativas en los medios de comunicación. Los medios de comunicación tienden a presentar constantes noticias de eventos negativos aumentando la percepción de negatividad y pesimismo global. 

Hoy presenciamos en los hijos esta incertidumbre que se extiende en diversos campos de la vida: económica, laboral, psicológica y de identidad. La presencia de la familia que acompaña a los hijos en su crecimiento es necesaria para fortalecer y estimular a los adolescentes en la realización de sus metas y sus sueños. Lo que los hijos necesitan es serenidad, apoyo, confianza en ellos y mucho afecto. Cuando se siembra de este modo los frutos llegan siempre.

 

Se trata de un reto

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.