Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué los adolescentes no confían en sus padres?

Olimpik / Shutterstock
Comparte

La buena comunicación entre padres e hijos es el gran desafío para ayudarles en su desarrollo

La adolescencia supone un punto de inflexión en la relación padres e hijos. La relación cambia tanto en la frecuencia de las interacciones como en su contenido. El adolescente por lo general está menos dispuesto a contar cosas a sus padres, a revelarles información sobre su vida.

Por eso, los padres se ven obligados a solicitarles información. Quieren saber qué hace su hijo, mantener el control sobre su vida.

Esto les lleva en ocasiones a imponer reglas y límites a la libertad de su adolescente que, por su parte, tiene la necesidad vital de buscar su autonomía e independencia (Keijsers & Poulin, 2013).

Ante esta situación, que en muchas ocasiones se vuelve conflictiva, es esencial tener claro que, pese a todo, la familia sigue siendo la clave para el sano desarrollo del hijo y para ello debe apostar por la comunicación, el instrumento que influye tanto en su evolución física, psíquica y emocional.

El gran desafío

Lo es que en la adolescencia, la comunicación parento-filial se convierte en el gran desafío para ambas partes.

Como hemos dicho la relación cambia. Se encuentran menos ocasiones para tratarse, – ahora pasan más tiempo con los amigos-  y, para colmo, cuando padres e hijos se tratan hay más dificultades para comunicarse. Algo se ha roto, hay menos vínculo emocional.

No obstante, los problemas en la comunicación no están predeterminados, de manera que la relación familiar cambiará pero no tiene por qué empeorar. Todo esto dependerá en gran medida de cómo haya sido la relación durante la infancia, de cómo sean los lazos afectivos.

Una comunicación positiva, que tiene en cuenta también el cambio que se está produciendo en la relación, facilitará mucho el trato entre padres e hijos. Sin embargo es habitual que la comunicación problemática esté asociada a problemas por los que esté pasando el adolescente a nivel escolar, psicoemocional y/o social.

No confían

Algo muy común es que los adultos hagan promesas a sus hijos y luego no las cumplan. Esto, además de ser un mal ejemplo, aleja y quebranta el vínculo ya que los hijos sienten que no pueden creer aquello que sus padres dicen que harán.

Otra cosa que suele ocurrir es que los adolescentes en su proceso de crecimiento comienzan a sentirse más autónomos y responsables de sí mismos, con lo cual pueden irse al otro extremo y considerarse autosuficiente, con lo cual ya no sienten la necesidad de contar todo a sus padres, pedir ciertos permisos o autorizaciones así como tomar decisiones por ellos mismos sin consultar.

PARENT AND TEEN
Yakobchuk Viacheslav | Shutterstock

¿Cómo solucionarlo?

La clave para mejorar la confianza entre padres e hijos está en hablar con los hijos hablar de forma que no se sientan atacados, para ello emplea frases que comiencen de manera positiva y estimulando una conversacion haciéndoles preguntas y no solo impartiendo sentencias.

Como padres es necesario que aprendamos a escuchar de forma abierta, también dejando lugar a que los hijos vivan la experiencia y se equivoquen para que aprendan por sí mismos.

Tú estarás ahí para sostenerlo siempre y cuando las consecuencias de tal equivocación no sean peligrosas. Los hijos también necesitan oportunidades para sentir que se confía en ellos, que les creemos y respetamos, al final la confianza tiene efecto boomerang.

Así es que los adultos somos los primeros que debemos fomentarla porque sin ella las relaciones con los demás difícilmente serán sólidas.

TEENAGER GIRL
Africa Studio I Shutterstock

La autoconfianza

Por ello hay que empezar a sembrar potenciando la confianza en sí mismos o autoconfianza.

La autoconfianza representa el grado en el que cada uno cree que es capaz de desarollar una capacidad o de resolver una determinada cuestión.

Las personas que confían en sí mismas piensan que son capaces de hacer las cosas bien y, por tanto, no tienen miedo de hacer esas cosas o incluso probar cosas nuevas.

Además, la autoconfianza está asociada con algunos aspectos que son especialmente relevantes en la adolescencia, cuando la persona empieza a redescubrir el mundo, a explorar los límites de su libertad y a emprender acciones y resolver problemas con los que nunca antes se había enfrentado con tal grado de autonomía.

Algunos de estos aspectos tiene que ver con la imagen corporal, el control percibido o la propia autoestima.

Igual que en la infancia, en la adolescencia los padres pueden ayudar a que sus hijos crezcan con una confianza positiva en sí mismos y pueden enseñarles a cuidar de ella.

Esta es, casi por definición, una tarea complicada ya que los adolescentes habitualmente quieren necesitar a los padres menos de lo que realmente los necesitan y pueden llegar a defender su autonomía en detrimento de otras cuestiones, objetivamente más importantes, si la ven amenazada.

La adolescencia es un periodo de la vida que se caracteriza en parte por la inseguridad personal al tener que afrontar tantos cambios en la vida.

Con mayor razón hay que intensificar la confianza en los adolescentes para acompañarles en su camino de maduración que requiere sobre todo serenidad y confianza por parte de los adultos, padres y educadores.

Fuente: Lucía González. Relación entre la comunicación hijos-progenitores y ajuste adolescente 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.