¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

exorcismo

Las batallas con el demonio y otras anécdotas de Carlos Aldunate

Falleció a los 102 años. Aquí recordamos con sus palabras cómo era su labor como sacerdote y exorcista

5 santos que fueron exorcistas

Expulsaban demonios y desterraban el mal dondequiera que iban

El Papa: “Confesar la fe es identificar los secretos del maligno”

Homilía del Papa Francisco en la Santa Misa con la Bendición de los Palios para los nuevos Arzobispos Metropolitanos, en la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, Apóstoles.

La oración de exorcismo que protege el Vaticano

La plegaria se encuentra ubicada en un lugar especial en la Plaza de San Pedro y debería ser usada solo por sacerdotes que se enfrentan a una posesión demoníaca

Aquel singular caso en que Benedicto XVI derrotó al demonio

Anécdota del Libro ‘De Profesión Exorcista’, el testimonio del discípulo de padre Gabriel Amorth

¿Cuándo un exorcismo es un verdadero exorcismo católico?

Muchos de los autoproclamados exorcistas en realidad no lo son y engañan a la gente

Se multiplican los casos de exorcismos en Irlanda

"Me horroriza que no tengamos protección contra los espíritus malignos. Lo digo en el sentido de que no entrenamos a nadie para lidiar por estos casos", dice un exorcista

El exorcista que está en proceso de beatificación

Formó al Padre Gabriele Amorth, y conoció al Padre Pío de Pietrelcina

La estafa del “exorcista privado”

Cuando el demonio se convierte en negocio y se estafan a las víctimas con ceremonias ficticias

¿Don Amorth, un tipo serio? No, un gran bromista. Estas eran sus preferidas

Predicador, secretario del cardenal… ¡el exorcista que no te esperas!