Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 13 abril |
San Martín, Papa y mártir
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Peligros de concentrar todas nuestras normas de piedad en una hora

mom-and-daughtrer-in-the-church

Elizaveta Galitckaia | Shutterstock

Mar Dorrio - publicado el 01/03/24

Imagínate ingerir, en una sola comida, las calorías que vas a consumir durante toda una jornada; ahora aplícalo a tu vida espiritual. Como algo ocasional, no pasa nada, pero, si nos acostumbramos a esa rutina, no valoraremos tanto esos actos de piedad, no seremos capaces de estar plenamente atentos, ni los viviremos con la misma intensidad que si lo hiciéramos en todo lo largo del día

Los padres de familia, cargados de actividades extraescolares, visitas médicas y tareas del hogar, cuando decidimos sacar adelante normas de piedad -como acudir a la santa Misa, rezar el santo rosario, o hacer un rato de oración- corremos el riesgo de crear una “hora santa”, un tiempo dedicado a todas esas metas espirituales.

Sabemos por experiencia que, muchas veces, sobre todo con niños pequeños, es la única manera de conseguirlo, pero esta opción conlleva algunos riesgos o carencias. Sería algo parecido a comer una vez al día. Imagínate ingerir, en una sola comida, las mismas calorías que vas a consumir durante toda una jornada. 

Si esto sucede de manera ocasional, no pasa nada; pero, si nos acostumbramos a esa rutina, no valoraremos tanto esos actos de piedad, no seremos capaces de estar plenamente atentos, ni los viviremos con la misma intensidad que si lo hiciéramos con espacios a lo largo del día.

PARENTING

Beneficios de organizar las actividades de piedad

La frecuencia y la regularidad en estas actividades espirituales nos permiten sumergirnos más profundamente en ellas y apreciar todo lo que nos aportan en nuestra vida diaria. Después de realizar un par de normas de piedad seguidas, inevitablemente caeremos en el “modo automático”.

Por otro lado, esta opción nos puede dejar sin energía, sin la gasolina espiritual necesaria para algunas batallas. Por eso, aun reconociendo que lo mejor es enemigo de lo bueno, esta Cuaresma podemos colocar las normas de piedad que nos hemos propuesto llevar a cabo, de tal manera que cubran todo el día, desde la mañana hasta la noche. Así, se convertirán en la tirolina que nos mantenga enganchados a los planes de Dios.

Ofrecimientos constantes

El ofrecimiento de obras por la mañana es la llave que abre los mejores días. A media mañana, incluso si las cosas se han complicado mucho, las volveremos a reconducir con el Ángelus, pidiendo la intercesión de nuestra Madre para encontrar paz y dirección en medio de las dificultades.

1
Santo Rosario

En algún momento del día, rezar el santo rosario, encomendando a nuestra familia, será la mejor defensa; con ello, los estaremos protegiendo mejor que con cualquier antibiótico.

2
La Santa Misa

La santa Misa hará que ese día adquiera eternidad y nos dará la oportunidad de adorar al Señor, de agradecerle todo lo bueno que sabemos nos ha dado, de reparar los daños causados por nuestros errores, y permitirá que el ángel de la guarda eleve nuestras peticiones a Dios Padre. Terminar la jornada con un pequeño examen de conciencia, y rematarla mirando a Nuestra Madre, nos ayudará a despedir el día de la mejor manera.

3
Organizar actividades y delegar

Repartir las normas, en la medida de lo posible, hará que recuperemos la compostura espiritual en cada norma de piedad. Tendremos la energía necesaria para rechazar los pensamientos de ira que nos provocó ese enfado, recuperaremos la paz o nos llenaremos de paciencia antes de empezar baños y cenas en casa. Colocar nuestras metas espirituales estratégicamente nos asegurará energía durante las 24 horas. ¿Por qué no salpicar con la gracia de Dios absolutamente todo el día?

Tags:
misaofrecimientorosariorutina
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.