Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 febrero |
San Carlo Gnocchi
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Tienes un ángel de la guarda pero, ¿sabes cómo hablarle?

ANGEL WITH JACOB

Rembrandt | Public Domain

Claudio de Castro - publicado el 04/07/22 - actualizado el 11/08/23

El ángel guardián que Dios nos ha dado desde que pensó en nosotros no se aparta ni un minuto de nuestro lado y, con frecuencia, lo ignoramos porque no sabemos qué decirle. En este artículo, Claudio de Castro nos comparte una manera de acercarnos a él

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

«La desgracia no te alcanzará ni la plaga se acercará a tu tienda: pues a los ángeles les he ordenado que te escolten en todos tus caminos».

Salmo 91, 10-11

Imagina que sales a pasear con tu mejor amigo o amiga y que le ignoras todo el día, no le diriges la palabra ni lo miras. ¿Qué sentirá?

Ahora piensa en tu ángel custodio. Camina a tu lado. Vive pendiente de tu bienestar, es la misión que Dios le dio. Pero no lo determinas, ni siquiera le rezas, ni lo recuerdas, ni le pides su auxilio. Está contigo, pendiente de tus necesidades, esperando que te acuerdes de él. 

Aquí algunas originales representaciones de los ángeles de la guarda que te ayudarán a expandir un poco tu imaginación:

1Siempre a nuestro lado

Cómo tener miedo sabiendo que está a nuestro lado… Bien decía san Josemaría Escrivá:  

«Ten confianza con tu ángel custodio. Trátalo como un entrañable amigo, lo es, y él sabrá hacerte mil servicios en los asuntos ordinarios de cada día».

La lista es interminable: san Francisco de Asís, Padre Pío, santa Tersa de Ávila, san Luis Gonzaga, san Felipe Neri, santo Domingo Savio, el santo cura de Ars, don Bosco y muchos santos más tuvieron una relación muy especial con su ángel de la guarda y recomendaban a todos acudir a ellos en caso de alguna desventura.

¿Qué nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica?

«Desde su comienzo hasta la muerte, la vida humana está rodeada de su custodia y de su intercesión».

«Nadie podrá negar que cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducir su vida».

2Sabes que es él

Desde niño le he tenido gran afecto a mi ángel de la guarda.  La verdad es que lo tengo muy presente con una enorme gratitud.

Cuando te recomiendo que acudas a él no es porque lo he leído, sino por las muchas vivencias en las que ha sido evidente su auxilio.

Cada vez, de alguna manera sobrenatural, he podido comprender que ha sido él. 

Es como si dejara algo patente en el camino que te permite identificarlo con claridad, y lo sabes. Algún día te compartiré esas fuertes experiencias que marcaron mi vida. 

«Fui yo», te dice tu ángel custodio, «estoy siempre contigo».

Escribió san Josemaría: «El ángel custodio nos acompaña siempre como testigo de mayor excepción. Él será quien, en tu juicio particular, recordará las delicadezas que hayas tenido con Nuestro Señor, a lo largo de tu vida». 

Forja 93

36 cosas que le puedes pedir

Cuánta ilusión le da a tu ángel custodio verte orando con fervor, comulgar durante la santa Misa y realizar buenas obras. Y con cuánta alegría realiza las encomiendas que le haces.

Vive pendiente de ese momento en que te acuerdas de él, que tantos favores te hace.

He sabido de personas que, en medio de un trágico accidente o una amenaza contra sus vidas o integridad, acuden a su ángel de la guarda, piden su protección y salen airosos, como si nada.  

Dale oficio a tu ángel custodio:

  • No tengas reparo en pedir sus favores
  • Encomiéndale tu día
  • Pide su protección en un momento de peligro y agradécele sus cuidados
  • ¿Sabías que puedes pedirle por otras personas? Mándalo que hable con sus ángeles custodios
  • Pide que te ilumine y te cuide en medio de las grandes tentaciones
  • Envíalo a visitar y acompañar a Jesús en algún sagrario abandonado

Es muy conocido el caso de santa Gema, que usaba a su Ángel como cartero para que llevara sus misivas.

4No olvides la oración

Sé agradecido y antes de dormir rézale con aquella hermosa oración de la infancia:

Ángel de mi guarda,
mi dulce compañía,
no me desampares
 ni de noche ni de día, 
hasta que me pongas en los brazos
 de Jesús, José y María.

Tags:
angelespiritualidadprotección
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.