Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 21 febrero |
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Después de la muerte, ¿veremos a nuestros seres queridos en el Cielo?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
PRAY

Shutterstock | Love You Stock

Felipe Aquino - publicado el 01/01/24

Santo Tomás de Aquino, san Agustín y santa Teresita del Niño Jesús son algunos de los santos, Doctores de la Iglesia, que han respondido a esta pregunta

Ante la muerte de un familiar o ser querido es muy normal preguntarse si verdaderamente volveremos a verlo una vez que ambos estemos en el Cielo. Santo Tomás de Aquino dice que «la contemplación de la Esencia divina no absorbe a los santos de tal modo que les impida percibir las cosas sensibles, contemplar las criaturas y sus propias acciones. A la inversa, esta percepción, contemplación y acción no pueden distraerlos de la visión beatífica de Dios. Así sucedió con Nuestro Señor aquí en la tierra» (Summa Theologica 30,84).

San Agustín decía que los bienaventurados formarán una ciudad donde todos tendrán «una sola alma y un solo corazón», de tal manera que, en la perfección de esta unidad, los pensamientos de cada uno no se ocultarán a los demás.

San Francisco Javier, en misión a las Indias, escribió con nostalgia sobre San Ignacio de Loyola, su padre espiritual:

«Dices, en el exceso de tu amistad por mí, que deseas ardientemente verme una vez más antes de morir. Solo Dios, que ve en los corazones, sabe cuán viva y profunda impresión ha causado en mi alma este dulce testimonio de tu amor por mí. Cada vez que lo recuerdo -y esto sucede a menudo- las lágrimas brotan involuntariamente de mis ojos.

Ruego a Dios que, si no podemos volver a vernos en la tierra, disfrutemos juntos en una eternidad feliz del descanso que no se puede encontrar en la vida presente. De hecho, no volveremos a vernos en la tierra más que a través de cartas. Pero en el Cielo, ¡ah, será cara a cara! Y entonces ¡cómo nos abrazaremos!»

Cartas de San Francisco Javier, 93, n. 3

En la oración fúnebre (encomendación del cuerpo del difunto), la Iglesia reza:

«Señor, en este momento en que este rostro que nos era tan querido desaparecerá para siempre de nuestros ojos, elevamos nuestra mirada hacia ti: concédenos que este hermano nuestro, N., pueda contemplarte cara a cara en tu reino, y reviva en nosotros la esperanza de volver a verlo contigo y de vivir con él en tu presencia por los siglos de los siglos. Amén.

Gran felicidad

Woman-sky-heaven

En el Cielo volveremos a encontrarnos con nuestros seres queridos, aunque la visión de Dios sea más fuerte que cualquier otra cosa. ¡Qué gran felicidad, después de haber llorado su ausencia durante tantos años, amargados por la añoranza que solo se extingue en la tumba! «Dios mío», exclamó san Francisco de Sales, «si la buena amistad humana es tan agradablemente encantadora, ¿qué será ver la sagrada suavidad del amor recíproco de los bienaventurados?».

En su autobiografía, santa Teresa escribió: «Me di cuenta de que en el Carmelo todavía podía haber separaciones, que solo en el Cielo la unión será completa y eterna» (n. 284).

En el Cielo nos veremos y nos amaremos de verdad. Este pensamiento suaviza mucho la herida abierta en nuestro corazón cuando vemos partir hacia la vida eterna a alguien a quien amamos entrañablemente. No nos dejemos arrastrar por la desesperación.

No somos paganos. Lo que nos espera más allá de la tumba, si somos fieles a Dios y a su santa ley, es la visión beatífica del Señor y, en esa visión, los seres queridos que nos precedieron en la muerte. Y nunca más los perderemos, porque ya no habrá luto, llanto, tristeza ni dolor.

En este mundo es difícil sostener la amistad contra la ingratitud y otras dificultades. En el Cielo, sin embargo, nos amaremos en Dios, en una amistad pura, sublime, como la de los elegidos. Allí no habrá miradas indiferentes.

El Reino de Dios

familia-4.jpg

San Francisco de Sales solía decir: «¡Qué preciosa es esta amistad y qué necesario es amar en la tierra como se ama en el cielo!». Consideraba la verdadera amistad cristiana como un preludio y un anticipo del Cielo:

«Si nuestra amistad se transforma en caridad, devoción y perfección cristiana, ¡oh Dios, qué preciosa será! Oh, qué bueno es amar en la tierra como se ama en el cielo, y aprender a estimarnos en esta vida como nos estimaremos y amaremos eternamente en la otra».

Los corazones unidos aquí por los lazos de una amistad pura y sobrenatural permanecerán siempre unidos en el Cielo. San Vicente de Paúl tuvo una visión consoladora a la muerte de santa Francisca Chantal, fundadora de la Visitación. Sabiendo de la gran enfermedad de la santa, San Vicente se puso a rezar por ella. Vio un pequeño orbe de fuego que surgía de la tierra y se unía a otro orbe más grande y brillante en el aire.

Ambos se elevaron más, entraron y se vertieron en otro orbe, infinitamente más grande y brillante que el primero. Interiormente, el santo escuchó la explicación del misterio. El primer globo era el alma de santa Chantal, el segundo la de san Francisco de Sales y el tercero la Esencia Divina. Las dos almas estaban unidas, y ambas a Dios, a su Principio Soberano.

La esperanza de la Iglesia es la vida eterna, donde el Reino de Dios será completo. Jesús dijo a Pilato: «Mi reino no es de este mundo» (Jn 18,36). Por eso, la Iglesia espera vigilante la venida del Señor. Ésta era la esperanza de los Apóstoles:

«Cuando Cristo, nuestra vida, se manifieste, entonces también vosotros os manifestaréis con Él en la gloria» (Col 3,4).

«Queridos hermanos, desde ahora somos hijos de Dios, pero lo que hemos de llegar a ser aún no se ha revelado. Sabemos que, cuando se manifieste, seremos semejantes a Dios, porque le veremos tal como es» (1 Jn 3,2).

«Pero nosotros somos ciudadanos del cielo. Desde allí esperamos con impaciencia al Salvador, el Señor Jesucristo, que transformará nuestro cuerpo miserable, haciéndolo semejante a su cuerpo glorioso, en virtud del poder que tiene de someter a sí mismo toda criatura» (Flp 3,20).

La Iglesia sabe que es peregrina en este mundo. El término parroquia significa «tierra de exilio». San Pablo expresa bien esta realidad:

«Sabemos que todo el tiempo que pasamos en el cuerpo es un exilio lejos del Señor. Caminamos en la fe y no en la vista. Estamos, repito, llenos de confianza, prefiriendo alejarnos de este cuerpo para morar con el Señor» (2 Co 5,6).

Para esta esperanza, la Iglesia busca la santidad, porque sabe que sin ella «nadie puede ver al Señor» (Hb 12, 14).

Santidad

En definitiva, ser cristiano es anhelar el Cielo, aspirar a la santidad y, para ello, desprenderse de las satisfacciones terrenas y aspirar a las celestiales. Dios ha hecho que todo en esta vida sea precario, fugaz, transitorio, para que no nos acostumbremos a vivir en la tierra como si esto fuera el Cielo. El destino de la Iglesia es el Cielo, la tierra es el camino.

«Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido y el mar ya no existía. Vi descender del cielo, procedente de Dios, la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, como una esposa ataviada para su esposo. Al mismo tiempo, oí una gran voz desde el trono que decía:

‘He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres. Él habitará con ellos y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos. Enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor, porque la primera condición ha pasado’. Entonces el que está sentado en el trono dijo: ‘He aquí, yo renuevo todas las cosas’.

Y dijo: ‘Escribe, porque estas palabras son verdaderas y fieles’. De nuevo me dijo: ‘¡Está listo! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. Al que tenga sed le daré a beber gratuitamente de la fuente de agua viva. El vencedor heredará todo esto, y yo seré su Dios, y él será mi hijo'».

Ap 21,1-7

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

2.

Publicidad limitada

3.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
cielomuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.