Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 03 marzo |
Santa Ángela de la Cruz
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El duelo nos abre a lo nuevo en nuestra vida

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
Una-flor-de-margarita-brota-a-traves-de-tierra-seca-y-rota-shutterstock_1489001609.

Nadya So - Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 01/12/23

Quedamos atrapados en la angustia de la pérdida y se alarga nuestro dolor, incapaces de acoger lo que nace a través de eso que hemos perdido

Es necesario concluir bien los duelos. De otro modo, corremos el peligro de que el pasado nos prive de reconocer lo que viene. Esta realidad del duelo la podemos entrever en el llanto de María Magdalena ante el sepulcro vacío. Sus lágrimas representan el desgarro ante lo que hemos perdido. Por ello, nos es tan cercano su dolor y nos conmueve tanto su desconsuelo. Le ha sido arrebatado su mundo. Con la muerte de Jesús y la desaparición de su cuerpo ya no le queda nada de lo que daba sentido a su vida, nada de lo que le había devuelto la razón de existir. 

Nuestros llantos, como el suyo, la mayoría de las veces son por nosotros mismos. Quedamos atrapados en la angustia de la pérdida y se alarga nuestro dolor, incapaces de acoger lo que nace a través de eso que hemos perdido. Es una realidad tan paradójica que nos cuesta mucho creer que algo comenzará después de la pérdida.

Nos cuesta incorporar lo que es demasiado nuevo. Necesitamos referentes. La presencia de Jesús para María y los primeros discípulos había sido tan cercana, tan tangible. Pero eso era solo el primer paso de un seguimiento que iba a llevarles mucho más lejos de lo que habían previsto, a un modo de comprender a Dios, a sí mismos y al mundo completamente distinto. 

Todo había desaparecido de pronto, sin darles tiempo a reaccionar. Como María, también nosotros lloramos la pérdida de determinadas imágenes de Dios, así como asistimos a un duelo colectivo por la disminución de la relevancia del cristianismo. Nos cuesta sostenernos en este vacío. Esta tristeza nos impide reconocer las nuevas manifestaciones del Resucitado.

La novedad de la vida

Los relatos de las apariciones son irrupciones de una presencia que es externa e interna a la vez, cuyos efectos son siempre los mismos: abrir frente a la cerrazón, desplegar frente al replegamiento, impulsar frente a la inercia y a la regresión. «¿No ardían nuestros corazones mientras nos explicaba las Escrituras?» (Le 24,32). 

María Magdalena, si bien reconoce con un gozo limpio a Jesús y se postra ante él, también lo retiene y lo reclama. Cuando re-conocemos al Señor, nos cuesta no aferrarnos a Él. Nos acercamos al misterio porque le ponemos nombre y forma, pero al mismo tiempo lo limitamos y empequeñecemos en la misma formulación que nos acerca a Él. Seguimos atados a inercias que nos frenan. Nos resistimos a quedarnos sin imágenes de Dios. Tenemos la tentación de retener las antiguas y ello nos priva de un Dios mayor.

La historia de Dios con la humanidad

La resurrección de Jesús nos introduce en un dinamismo que apenas ha comenzado. Nos hace comprender que no lo podemos agarrar entre las manos, ni con los sentidos, ni con la mente, ni con las palabras, ni con los conceptos. Toda palabra o formulación sobre Dios es solo un comienzo, nunca algo que lo pueda contener y a nosotros detener, por tanto, nuestra búsqueda y nuestro re-descubrimiento del rostro de Dios, no termina en esta vida.

«Dios no puede ser reducido a un objeto, como una imagen que se agarra con la mano, ni tampoco se puede poner algo en el lugar de Dios; y por otro lado, sin embargo, se afirma que Dios tiene un rostro, es decir, que es un «Tú» que puede entrar en una relación, que no está cerrado en su Cielo para mirar desde lo alto a la humanidad. Sin duda, Dios está por encima de todo, pero se dirige hacia nosotros, nos escucha, nos ve, habla, establece pactos, es capaz de amar. La historia de la salvación es la historia de Dios con la humanidad, es la historia de esta relación de Dios que se revela progresivamente al hombre, que hace conocerse a sí mismo, su rostro» (Benedicto XVI).

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

2.

Publicidad limitada

3.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
duelo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.