Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Cinco peligros de rezar sólo con las apps

Terimakasih0 | Public Domain

Benito Rodríguez - publicado el 16/10/21

Los mismos creadores de las app afirman que no se debe limitar la oración con Dios a estos ratos donde nos guían. Piden complementarlo con oración personal

Rezar es un encuentro personal con Dios, una conversación. En esta era tecnológica proliferan aplicaciones móviles que ayudan a orar cuando no tienes tiempo libre. Su aportación es impagable, pero también entraña algunos riesgos si acabamos limitando nuestros momentos de oración a ratos en donde otros guían a través del Smartphone o la Tablet.

Falta de tiempo

La falta de tiempo suele ser la principal causa para sacar un rato diario para la oración.   Actividad frenética del día a día, trabajo, niños, tareas del hogar…. Ciertamente a veces resulta complicado encontrar tiempo para acercarse a la iglesia y ponerse delante del Sagrario, o encontrar un momento de sosiego sin interrupciones en casa para ponerse en presencia del Señor y hablar con Él.

Apps para rezar aprovechando el tiempo

Algunas Apps facilitan el encuentro con Jesús cuando se da esta falta de tiempo. Es el caso de “Rezar en el Metro”, “IPasion” o “10 Minutos con Jesús”, que te permiten escuchar audios en streaming o descargar el material como meditaciones, conferencias, oraciones del devocionario… Así, se puede rezar con los auriculares yendo al trabajo o a la escuela en transporte público, en el coche aprovechando los desplazamientos, etc. Su éxito es incuestionable y su labor enorme.

Sin embargo, estas mismas aplicaciones han advertido en sus propios contenidos que no se debe limitar la oración con Dios a estos ratos donde nos guían. Por eso, piden complementarlo con oración personal, con meditación particular.

Peligros

  • Acostumbrarse a dejar que otro rece por nosotros.

Un claro ejemplo son las meditaciones que se pueden escuchar cada día en estas apps. Un sacerdote, bien basado en el Evangelio del día, bien en alguna efeméride o santoral, lleva una meditación en la que habla a Dios, en la que explica y ofrece formación, y en la que el oyente se suma a esa oración.

El usuario de la app reza, se suma a esa comunicación con Dios, pero es otro el que la conduce. Al terminar el tiempo estipulado se termina la guía. Entonces el orante puede terminar la oración.

Los responsables de esos contenidos recomiendan que los usuarios sigan, que no apaguen su oración cuando paren el móvil. Que mantengan un rato de intimidad con el Señor en el que hablen, le cuenten, escuchen a raíz de lo que les puede haber inspirado el audio.  Advierten del peligro de sólo escuchar la homilía, sin dar un paso más y profundizar en lo escuchado en un bis a bis con Jesús.

PODCAST
La Biblia guarda la Palabra de Dios, que siempre es viva, creativa, sugerente… si nosotros Le dejamos.
  • Olvidarse de leer y trabajar la Biblia y el Evangelio.

La Biblia y los Evangelios son fundamentales en la vida del cristiano. Son la Palabra de Dios, y la Palabra es Dios. A través de ella, Dios habla en particular a cada cristiano. Se comunica por ella, habla directamente al corazón. ¿Cuántas veces se ha podido abrir la Biblia y leer un versículo aleatoriamente y descubrir con gozo que justo Dios te dice algo en esa frase? Es el Espíritu Santo que sopla a través de las Escrituras.

Por eso, el cristiano debe trabajar la Biblia, conocerla, leerla, rezarla, meditarla, entenderla. Es la fuente de la que mana todo. Nada puede sustituir eso. Una buena opción es leer el Evangelio de cada día y poder acompañarlo con alguna de las homilías escuchadas, pero siempre complementarias.

  • No buscar ratos de oración.

Una cosa es que el ritmo vertiginoso del día a día complique encontrar huecos de calidad para rezar y haya que aprovechar los trayectos, y otra muy distinta es que las herramientas para facilitar la oración en forma de app se conviertan en sustituto habitual de los ratos de oración. El Señor lo pide claramente:

“Tú, en cambio, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo recompensará.

(San Mateo, 6)”.

Jesucristo lo pide, entrar en tu cuarto, en lo secreto, porque el Padre ve en lo escondido. Cualquier lugar es bueno para rezar, para estar en presencia de Dios, pero en la intimidad de la habitación, Dios y tú estaréis a solas. Siempre hay que buscar esos momentos, sin renunciar a ellos, sin asumir que por la falta de tiempo no hay que buscarlos.

POPE FRANCIS SHRINE OF OUR LADY OF DIVINE LOVE
Para un católico, orar ante el sagrario tiene el valor de sabernos ante el mismo Cristo.
  • Perder de vista el Sagrario.

Si hay algún sitio ideal para rezar es delante del Sagrario. Allí, bajo la forma de pan y vino se encuentra realmente Jesucristo, con su Cuerpo y con su Sangre. No es un recuerdo, es presencia real. El milagro de la Eucaristía. El Señor se queda en esa caja para escucharnos, para que le acompañemos.

Ponerse delante de él, mirarle, hablarle, cara a cara, puede darnos momentos de oración de gran intensidad. Y encima estamos con Él, le acompañamos como a nuestro mejor Amigo, como a nuestro Salvador. Él se ha quedado en la Eucaristía por nosotros, no podemos olvidarlo. Mejor aún, un rato de acción de gracias después de comulgar, con Cristo mismo dentro de nosotros, dentro de nosotros con su presencia viva.

  • No rezar en comunidad o en familia.

La fe cristiana es para vivirla en comunidad, para compartirla. Los encuentros personales con el Señor son esenciales, tanto como rezar en comunidad. La Santa Misa es el mayor ejemplo. Pero también la oración. “Donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos (Mt 18,20)”, dice el Evangelio.

Es también una presencia real del Señor, en medio de la oración, cuando se reza en comunidad. La familia es la iglesia doméstica, la primera escuela de fe, un lugar que debemos cuidar porque además sirve para formar y enseñar a rezar a nuestros hijos. Buscar esos momentos de oración en familia y en comunidad deben ser una prioridad que no puede quedar relegada por la oración con las apps.

Thumbnail for read also
Te puede interesar:10 apps para rezar
Tags:
espiritualidadmeditaciónoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.