Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 febrero |
Santa Genoveva Torres Morales
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Se puede recibir la Comunión sin misa?

thays-orrico-moutMJCgsxc-unsplash.jpg

Fot. Thays Orrico | Unsplash | CC0

Ks. Michał Lubowicki - publicado el 13/01/23

Es preferible comulgar durante la misa, pero siempre hay excepciones que interesa conocer

Sin duda, la «manera» más adecuada de recibir la Comunión es hacerlo durante la Santa Misa en la que participamos. 

Toda la Eucaristía es un sacramento, la fiesta del sacrificio del Señor , a la que nos invita, aunque no seamos dignos de ella (como repetimos antes de cada Comunión).

En la Santa Misa, Cristo está presente y lo recibimos de diversas maneras. Su «culminación» es la aceptación de su presencia real y sustancial en las formas eucarísticas. 

La recepción de la Comunión por parte de los fieles durante la Misa, inmediatamente después de la comunión del sacerdote, muestra su participación en el sacrificio.

También se puede fuera de Misa

Las normas eclesiásticas dicen:

«A quien la pida [la Comunión] por causa justa fuera de la Santa Misa, debe dársela, observando los ritos litúrgicos». 

Código de Derecho Canónico, can. 918

En las distintos países, las conferencias episcopales describen y definen la Comunión y el culto a la Eucaristía fuera de la Misa.

Un rito de Comunión fuera de la Misa podría ser así:

  1. Señal de la cruz y saludo,
  2. Acto penitencial
  3. Liturgia más larga o más corta de la Palabra de Dios
  4. Homilía
  5. Signo de la paz (se puede omitir),
  6. Presentación de la hostia con las palabras «Este el Cordero de Dios…» y la respuesta: «Señor, no soy digno…»,
  7. Dar la Sagrada Comunión
  8. Oración después de la comunión
  9. Bendición (o la señal de la cruz si el rito lo realiza un ministro extraordinario de la Comunión que no sea diácono, presbítero u obispo).

Básicamente, este tipo de ritos están destinados a aquellos que, debido a diversos obstáculos, no pueden participar en la celebración de la Eucaristía en la comunidad. 

Los documentos de la Iglesia sobre el tema alientan a esas personas a recibir la Comunión con la mayor frecuencia posible. Y enfatizan que es tanto unión con el Señor como con la comunidad que celebra la Eucaristía.

El rito de dar la Comunión fuera de la Misa puede tener lugar todos los días y en cualquier momento, tanto en una iglesia o capilla, como en los hogares, hospitales y otros lugares donde se alojan si no pueden llegar a la iglesia o capilla.

Excepciones

Sin embargo, hay excepciones. El Jueves Santo, la Comunión solo se puede dar durante la Misa. Aunque los enfermos pueden tomarla en cualquier momento. 

De manera similar, el Viernes Santo, la Comunión se da solo durante la liturgia de la Pasión del Señor, pero se puede llevar a los enfermos en cualquier momento del día. 

El Sábado Santo, la Comunión sólo se puede dar como viático, es decir, a los fieles en peligro de muerte.

Si es necesario, el rito de dar la Comunión fuera de la Misa también puede ser realizado por ministros extraordinarios de la Comunión, tanto en la iglesia como en la capilla y en otros lugares.

La instrucción de la antigua Sagrada Congregación de Ritos Eucharisticum misterium en el punto 41 también prevé y permite la posibilidad de dar la Comunión sólo en forma de vino a aquellos fieles que por alguna razón no pueden recibirla en forma de pan. 

En este caso, sin embargo, sugiere celebrar la Misa con el enfermo en su lugar de residencia, en lugar de almacenar y transferir la Sangre de Cristo fuera de la Misa.

¿Comunión en el Via Crucis?

En nuestras parroquias nos podemos encontrar con la costumbre de dar la Comunión también después de los llamados oficios (como los Via Crucis en Cuaresma o Semana Santa). 

Antes era una práctica bastante común, luego desapareció un poco, y ahora renace aquí y allá. ¿Pero es correcta?

A la luz de lo que hemos dicho hasta ahora, la respuesta debería ser: depende. Si los que asisten a ese oficio pueden quedarse para la Misa que comenzará poco después de que finalice, o asistir a Misa antes del oficio, definitivamente deben recibir la Comunión durante la Misa.

Sin embargo, si no tienen esa posibilidad (incluso por que no lleguen al último autobús que sale de un pueblo pequeño, o por participar en un oficio tardío, como por ejemplo, un Via Crucis a las ocho de la noche para «personas que regresan tarde del trabajo»), entonces impide darles la Comunión al final del servicio, por supuesto observando el rito apropiado.

Comunión en la residencia. ¿Qué preparar?

Una mesa, altar o algún otro lugar digno, separado y despejado donde el ministro podrá colocar el recipiente con el Santísimo Sacramento. 

Se debe cubrir con un mantel (preferiblemente blanco), o al menos algo parecido a una servilleta. Es bueno que también haya una vela encendida, preferiblemente dos.

También vale la pena colocar (o poner) una cruz en este lugar. Se puede preparar un vaso de agua para el enfermo, que se le dará inmediatamente después de comulgar si tiene dificultad para tragar.

¿Qué pasa si llegué tarde a Misa y me la perdí desde el principio?

No tiene mucho sentido especificar un punto en el tiempo en el que puede «llegar tarde» a Misa para recibir la Comunión, después del cual estaría «prohibido». Cada caso es distinto.

Si llego tarde como resultado de mi propio descuido y/o negligencia, desprecio, tardanza culpable, mi actitud hacia la Eucaristía en general requiere un replanteamiento (y posiblemente una confesión).

Si por el contrario, llegué tarde porque el autobús se averió; porque con tres hijos no siempre es posible (a pesar de las mejores intenciones y esfuerzos) llegar a tiempo; porque en el camino resucité a un hombre al costado del camino, y no tengo posibilidad de ir «en paz» a otra misa, puedo comulgar sin ningún escrúpulo.

Incluso si acabo de llegar a la iglesia en el momento en que acababa de empezar a darse la Comunión (aunque también conviene prestar atención y no escandalizar a otros participantes de la liturgia corriendo desde la puerta del templo directo al altar).

Tags:
comuniondummies liturgiaenfermedadmisa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.