Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo llevar la Comunión a los enfermos

© Public Domain

Henry Vargas Holguín - publicado el 11/11/14

Un decálogo con indicaciones concretas para ministros extraordinarios

Una sana acción pastoral pide que el sacerdote no delegue tanto en los ministros extraordinarios la visita a los enfermos de su parroquia y vaya con mayor frecuencia a atenderlos.

Se debe tener en cuenta que esos enfermos necesitan otros sacramentos, como la penitencia y, si es el caso, la unción de enfermos, que sólo el presbítero puede administrar.

Creo que muchos de los enfermos agradecerán ver que el párroco les trata con afecto y se interesa sinceramente por ellos, de modo que no tengan la impresión de que cuando llegan a la ancianidad o a la enfermedad, ya no interesan.

Pero en muchas ocasiones, por causas legítimas, el sacerdote se ve obligado a recurrir a los ministros extraordinarios para que lleven la comunión a los enfermos a sus casas.

Es así que muchos ministros extraordinarios cumplen con una obra de misericordia muy meritoria, como es la de visitar a los enfermos, además de que llevan el verdadero consuelo a tantos enfermos y ancianos: la Eucaristía.

A los ministros extraordinarios de la sagrada Comunión tienen el encargo de llevar la Eucaristía a los enfermos, ancianos u otros impedidos, les pueden ayudar las siguientes indicaciones:

1.- El ministro extraordinario de la comunión intentará ir acompañado al menos por otra persona madura y de conducta recta.

2.- Evitar llevar la sagrada comunión a los enfermos sin la expresa autorización del párroco.

3.- Para realizar esta función cada ministro extraordinario debe contar con un porta viático donde llevará con dignidad y reverencia el Cuerpo de Cristo, así como un ejemplar del Ritual de la Sagrada Comunión fuera de la Eucaristía.

4.- El ministro extraordinario no debe tener acceso directo al sagrario. “Quien cuida de la Iglesia u oratorio ha de proveer que se guarde con la mayor diligencia la llave del sagrario en el que está reservada la santísima Eucaristía” (Can 938,5).

5. El ministro extraordinario deberá instruir previamente a las personas -y a sus familias- que van a visitar sobre las razones de este servicio extraordinario.

6. Deberán tener conocimiento de las personas a quienes se va a visitar, y cuidar que las mismas sepan el día y hora de la visita. De ninguna manera deberán presentarse de improviso o ir a lugares donde la sagrada Eucaristía pueda correr el riesgo de una profanación por indiferencia u otra causa grave.

7.- La sagrada Eucaristía deberá ser entregada al ministro extraordinario por un ministro ordinario. El ministro extraordinario no puede sacar la sagrada forma directamente del sagrario. Una vez recibidas las hostias las llevará inmediatamente a los enfermos.

8.- Asimismo deberá pedir que en el lugar donde se va a distribuir la sagrada Comunión se prepare una mesa a manera de altar, que esté cubierta con un mantel blanco, y donde esté colocada una cruz pequeña y un cirio encendido.En dicha mesa el ministro extraordinario depositará el porta viatico con la sagrada hostia en su interior hasta el momento de darle la Comunión a la persona.

9.- Al finalizar la distribución de la Comunión, si han quedado hostias, se devolverán inmediatamente a la iglesia para que queden reservadas en el sagrario. Es un abuso contra la Eucaristía el quedarse con las hostias consagradas en la propia casa o en otro lugar. “A nadie le está permitido conservar en su casa la Santísima Eucaristía o llevarla consigo en los viajes, a no ser que lo exija una necesidad pastoral y observando las prescripciones dictadas por el obispo diocesano” (Can 935).

10.- Cuando los ministros extraordinarios realicen este servicio deberán, bajo grave responsabilidad, dedicarse única y exclusivamente a distribuir la Comunión a las personas que van a visitar y no combinar la visita con otras acciones o actividades.

Tags:
dummies liturgiaeucaristialaicossacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.