Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 08 agosto |
Santo Domingo de Guzmán
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Y ahora qué, después de Roe? Consejos de mamás que abortaron

WEB3 FRIENDS FOREST BACK VIEW WOMEN TOGETHER SUPPORT FRIENDSHIP Shutterstock

Shutterstock

El apoyo da fuerzas para seguir en circunstancias difíciles: el aborto es una de ellas.

Tom Hoopes - publicado el 20/07/22

Emily y Katie son las voces más importantes en el debate pro-vida. Tom Hoopes, colaborador de la edición inglesa de Aleteia, habla del alcance de sus testimonios

Emily Johnston quiere que los defensores de la vida sepan lo que realmente necesitan las mujeres que consideran el aborto después de que la decisión de la Corte Suprema de Dobbs anulara Roe v. Wade.

Emily personalmente fue mentora de Katie y otras 14 mujeres embarazadas y ha ayudado, directa o indirectamente, a cientos más a elegir la vida en los centros de recursos para el embarazo. 

Emily me dijo algo más sobre sí misma, que ahora quiere decir públicamente por primera vez. Ella misma ha tenido dos abortos. Cuando le pregunté las edades de sus hijos, me contó sobre los tres pequeños en casa y los dos mayores que se fueron.

“Es difícil ver cómo Roe v. Wade es revocada y cualquier cosa en las noticias que tenga que ver con el aborto”, me dijo Emily Johnston. “Ver la reacción violenta de los proabortistas es increíblemente desencadenante. Básicamente me está diciendo que la vida de mis bebés no importa”.

“El primer aborto fue cuando tenía 18 años”

“El primer aborto fue cuando tenía 18 años”, dijo. La elección la tomó por sorpresa.

Un día estaba garabateando nombres de bebés en una hoja de papel. Al día siguiente entró en la habitación de sus padres y llamó a Planned Parenthood.

“Solía ​​ir a las clínicas de aborto y rezar afuera de ellas en la escuela secundaria”, dijo. “Fue una locura que ahora yo fuera la chica que entró. Iba a quedarme con el bebé por completo, pero el miedo es algo realmente loco”

«Iba a quedarme con el bebé por completo, pero el miedo es algo realmente loco”. 

Describió el miedo diciendo: “El pensamiento de que iba a tener un bebé se borró por completo de mi mente. Me sentía aturdida por todas las cosas que la gente me decía: nunca iría a la universidad. Mi vida se va a arruinar. Llegados a cierto punto, te rindes”. 

La clínica le dio reserva de inmediato y tuvo el aborto al día siguiente de llamar.

“Fue la peor experiencia de mi vida”, dijo. “Todo lo que escuchas sobre esas clínicas es 100% cierto. Cuando terminas, estás en una habitación en sillones reclinables con chicas que acaban de hacer lo mismo, y todas miran hacia abajo avergonzadas”.

La vergüenza duró, dijo, y el testimonio de algunos pro-vida no ayudó.

Mi sensación durante las primeras 24 horas fue de alivio, y luego de vergüenza”, dijo Emily.

Después de quedar embarazada, sus amigos pro-vida fueron parte del problema. “Hubo muchos chismes y se dijeron muchas cosas malas. En lugar de levantarme, realmente me estaba derribando”, dijo. “Ahora sé, por trabajar con mujeres que tienen mentalidad de aborto, que si las derribas y les haces sentir vergüenza, eso no las ayudará a elegir la vida”.

Ver a un sacerdote en la clínica de abortos con un cartel que decía «El aborto es un asesinato» no ayudó.

“Sentí vergüenza de estar embarazada, vergüenza de abortar. Fue una decisión terrible, terrible y me hizo sentir que había cometido este pecado terrible y que no había ayuda”, dijo. La llevó a tomar más malas decisiones y a otro aborto, esta vez con pastillas, una experiencia tan mala como la primera, dijo.

«Fue justo después de eso que me di cuenta. ‘Está bien, he matado a dos de mis hijos. ¿Qué estoy haciendo?’, dije».

Qué le ayudó

Le ayudó visitar a la familia de su hermana Sharon, asiduos a la Marcha por la Vida.

“Vi lo pro-vida que eran. Tenían los letreros y todo”, dijo. Un letrero dice ‘Tu mamá eligió la VIDA’ en letras grandes y brillantes con un dibujo de una familia con figuras de palitos. “Estaba en mi cara. Estoy agradecida ahora. Es importante ver la verdad de lo que hicimos y llevarla a Jesús y eso no va a suceder si nunca te confrontan”.

Emily se casó y tuvo hijos, pero la vergüenza persistió. “Fue realmente difícil pasar por el embarazo”, dijo. “Cuando nacieron y los llevaba, no podía disfrutar de ser una nueva mamá porque me aferraba a la culpa de mis dos primeros bebés”.

Finalmente admitió lo que le había hecho a Sharon. “Ella fue la primera persona que me dijo que podía llevárselo al Señor y él quería perdonarme. Pensé que no había manera. Sentí que este era el tipo de pecado con el que te vas directo al infierno”.

Esa Navidad fue a confesarse por primera vez en muchos años, al sacerdote de la parroquia de Sharon. “Le conté todo y tomó mucho tiempo”, dijo. “Había mucho que confesar”. 

La nueva vida de Emily

Después de eso, comenzó la nueva historia de Emily.

De vuelta a Texas, se ofreció como voluntaria en el centro secular pro-vida Let Them Live, y eventualmente se convirtió en gerente de consejería.

“Puedo hablar con la gente y decirles: ‘He estado allí’”, dijo. A veces, convencer a una mujer de que no aborte es tan simple como pagar sus cuentas.

“El aborto se basa en el miedo”, dijo Emily. “Ya sea alguien de una familia relativamente acomodada o alguien que no tiene dinero o alguien que está con un tipo malo, rompes su miedo y las mujeres ya no piensan que tienen que abortar”.

NEWBORN,
«Rompes su miedo y el embarazo va adelante».

El trabajo pro-vida es duro, pero vale la pena. “Es muy agotador emocionalmente trabajar con estas mujeres”, dijo. “Mi esposo me preguntaba ‘¿Vas a poder hacer esto todos los días?’ Estas son situaciones muy, muy difíciles”.

El testimonio de Katie

Katie, una de las mujeres a las que Emily ayudó, es una voz extremadamente importante para que la escuche el movimiento pro-vida.

“Tuve una mala experiencia con organizaciones pro-vida”, me dijo Katie. “A ellos no les importaba la mujer. Deberían preocuparse más por la mujer, en lugar de simplemente decirte que elijas la vida”.

Había tenido un aborto antes porque, económicamente, sentía que “no tenía otra opción”. Cuando su novio la dejó a ella y a su hijo de 5 años cuando estaba embarazada nuevamente, llamó a varios centros de embarazo y solo obtuvo puntos de conversación y listas de números de teléfono.

Estaba programada para abortar a su hijo el día que Emily llamó.

“Me contó su historia y me dijo: ‘Voy a estar contigo durante todo el embarazo’. Y ella estaba conmigo todos los días, encontrando trabajo, recibiendo ayuda. Ella fue el apoyo emocional que necesitaba”, dijo Katie. Ella a continuación se rió: “Entonces resultó que Emily también estaba embarazada. Estábamos embarazadas juntas”.

Emily me dijo que hizo por Katie lo que deseaba que otros hubieran hecho por ella.

¿Qué puede hacer el movimiento pro-vida ahora que Roe v. Wade ha sido anulado? Ama más, dijo Emily.

“Lo que he visto no es más que amor absoluto del movimiento pro-vida”, dijo. “Todas las personas con las que he trabajado están ardiendo para ayudar a las mujeres”.

No abandonar a las embarazadas

Cada mujer embarazada que se encuentra en problemas hace la misma pregunta a los pro-vida, dijo. “’Una vez que me convenzas de quedarme con mi bebé, ¿te vas a ir?’ Ese es el argumento de los partidarios del aborto, que nos vayamos. Y tenemos que mostrarles a todos que no nos vamos a ir”.

Emily ahora está ayudando a asesorar y promover «Fortress for Her«, un apostolado centrado en Cristo que también ofrece la oportunidad de compartir la fe con las mujeres.

“Esa es una de las cosas más importantes. Puedes hacer que una mamá salve a su bebé y eso es enorme, pero sin el Señor, las vidas no están cambiando”, dijo. “Sé que estoy perdonada y eso es un gran consuelo”.

“Pero”, agregó, pensando en sus dos hijos mayores, “todavía es difícil ver a mis hijos jugar a veces”.

Tags:
abortoestados unidosmaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.