Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 22 mayo |
Santa Rita de Casia
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

“Don y Misterio”: El “sí” de san Juan Pablo II al sacerdocio

WOJTYŁA, TISCHNER

fot. materiały wydawnictwa ZNAK

Claudia Elena Rodríguez - publicado el 08/02/22

Al cumplir 50 años de vida sacerdotal, Wojtyla escribió un libro muy breve que recuerda cómo fue su camino hacia el sacerdocio: la mano de Dios guiándolo en medio de la guerra

La vocación sacerdotal de Karol Wojtyla comenzó en casa. Cuenta que su padre, militar polaco, era un hombre profundamente religioso, que oraba constantemente:

“Sucedía a veces que me despertaba de noche y encontraba a mi padre arrodillado, igual que lo veía siempre en la iglesia parroquial”.

Concluye esta anécdota diciendo que el ejemplo de su padre fue para él “una especie de seminario doméstico”.

Karol and Emilia Wojtyla

Recordemos que en su juventud Karol Wojtyla vivía en Polonia, en compañía de su padre y su hermano mayor, ya que su madre había fallecido cuando él tenía 9 años.

JOHN PAUL II WITH FATHER
Karol Wojtyla, con 5 años, con su padre Karol Wojtyla senior.

Posteriormente, murió su hermano y luego su padre, cuando los alemanes ocuparon Polonia durante la Segunda Guerra Mundial.

El don de Lolek

Desde joven tuvo una clara inclinación religiosa. Al parecer todos notaban que “Lolek” (así lo llamaban cariñosamente), tenía ese don y lo animaban a entrar al seminario.

Sin embargo, él no estaba muy seguro porque la literatura y el teatro le fascinaban. Entonces comenzó a estudiar filología polaca.

Pero pronto estalló la segunda guerra mundial. Los alemanes invadieron Polonia y cerraron la universidad.

Llegó su época de “seminarista-obrero”. Para evitar ser deportado a trabajos forzados en Alemania, entró a trabajar en una cantera de piedra donde a ratos leía y escribía poesía.

Un obrero viejo también notó su talla espiritual y le dijo: “Karol, tú deberías ser sacerdote. Cantarás bien, porque tienes una voz bonita…”.

Finalmente, entró al seminario “clandestino”, pero seguía trabajando en la cantera y luego en una fábrica de químicos; todo en medio de los sobresaltos de la guerra.

Sus compañeros obreros sabían que era estudiante y eran especialmente considerados: “Nosotros estaremos atentos, tú lee”, “descansa, nosotros estaremos de guardia”.

Grandes amigos hizo entre los obreros. Cuenta que luego, cuando ya era sacerdote, bendijo sus matrimonios, bautizó a sus hijos y hasta ofició los funerales de muchos de ellos. Algunas de estas amistades las conservó (por correspondencia), incluso cuando ya era Papa.

En medio de la guerra, Dios lo guiaba

Trabajó y estudió muy duro. También hizo teatro. Todo de manera clandestina y con la constante preocupación de que lo detuvieran.

KAROL WOJTYŁA

Al ver que tantos compañeros seminaristas eran apresados y deportados a los campos de concentración, se preguntaba: ¿por qué yo no? En este texto nos comparte su conclusión:

“Hoy sé que no fue una casualidad”, “es cierto que en los planes de Dios nada es casual”.

En medio de las dificultades de la guerra, todo lo llevaba al sacerdocio:

Un día lo percibí con mucha claridad: era como una iluminación interior que traía consigo la alegría y la seguridad de una nueva vocación, y esta conciencia me llenó de gran paz interior

Un camino de fraternidad

Gratitud y más gratitud hay en este texto. Juan Pablo II da gracias a Dios por el don de llamarlo al sacerdocio y el misterio que lo ha envuelto desde entonces.

Agradece también a todas las personas que le ayudaron a convertirse en sacerdote: su familia, los obreros de la cantera, profesores, superiores, compañeros sacerdotes, los vecinos que lo acogieron cuando murió su padre, amigos artistas y científicos.

Da gracias a todos, porque de ellos aprendió a ser pastor.

web-karol-wojtyla-clandestine-seminarian-rare-photos-of-john-paul-ii-pope-saint-east-news-e1603820093669.jpg

Esta historia desborda fraternidad: Dios le habló a través de muchas personas bondadosas.

Gracias a la hermandad de ellos, superó el oscuro momento de la guerra, y obtuvo la formación necesaria para luego poder ser el Vicario de Cristo.

¡ Sacerdote !

El 1 de noviembre de 1946 ocurrió esta escena: el joven “Lolek” estaba postrado, totalmente en forma de cruz, con la frente apoyada sobre el suelo del templo, esperando, emocionado, que le impusieran las manos para ser ordenado sacerdote.

JOHN PAUL II

Este rito, que marcó para siempre su vida sacerdotal, significa: “sumisión a la majestad de Dios y total disponibilidad a la acción del Espíritu Santo”.

El Espíritu Santo descendió sobre él. Ese día renunció a todo por Cristo y se convirtió en instrumento de salvación: sacerdote.

Además de recordar su camino sacerdotal, en la última parte de este valioso libro comparte sus hondas reflexiones sobre qué significa ser sacerdote.

Un Papa “Magno” y a la vez muy cercano

POPE JOHN PAUL II

Antes de ser san Juan Pablo II, fue monaguillo, seminarista-obrero, sacerdote, doctor en teología, docente universitario, obispo auxiliar, arzobispo, cardenal y Papa.

La grandeza de su pontificado fue tal, que muchos (entre ellos Benedicto XVI) lo han llamado “Juan Pablo Magno”.

Una historia extraordinaria -recordada en el libro Don y Misterio– que comenzó en casa, con un padre creyente que rezaba de rodillas.

¿Por qué los católicos quisimos tanto a Juan Pablo II? Después de leer este libro, creo que fue porque por encima de tantos grandes dones que Dios puso en sus manos, nunca dejó de ser “Lolek”.

Tags:
Juan Pablo IIlibrosacerdotevocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.