Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconCultura e Historia
line break icon

El hermano de Juan Pablo II murió cuidando a enfermos de una pandemia

Edmund Wojtyła

Public Domain

Philip Kosloski - publicado el 18/05/20

Edmund Wojtyla arriesgó su vida como médico durante una epidemia de escarlatina y murió después de tratar a un paciente

San Juan Pablo II experimentó una gran cantidad de sufrimiento durante su infancia. Primero perdió a su madre cuando tenía nueve años, y luego perdió a su único hermano, Edmund, unos años más tarde.

Edmund Wojtyła era médico, y su ejemplo de amor desinteresado tuvo un impacto duradero en su hermano menor. Edmund obtuvo su título de médico de la Universidad Jaguellónica en 1930.

En 1931 comenzó a trabajar como médico en el Hospital Estatal de Bielsko y fue un médico entregado. En esos momento hubo una epidemia de escarlatina, pero a pesar de los riesgos para su propia salud personal, Edmund continuó su práctica, poniéndose en peligro.




Te puede interesar:
Visita la casa donde nació Juan Pablo II

Según Alessandro Gisotti en Vatican News, Edmund es recordado como un buen samaritano: dio su vida tratando a una niña con escarlatina, una enfermedad para la que, en ese momento, no había vacuna. El joven médico sabía las posibles consecuencias, pero al igual que el buen samaritano, no contaba el costo para sí mismo, sino que solo se preocupaba por atender a los necesitados.

Como recordó el futuro Papa muchos años después, la muerte de Edmund fue un shock para él, no solo por las circunstancias dramáticas que lo rodearon, sino también porque Karol había madurado más desde la muerte de su madre.

El ejemplo del «martirio del deber» de su hermano quedó grabado para siempre en la memoria de Karol Wojtyla. Edmund murió a los 26 años, teniendo un profundo impacto en Juan Pablo II, mostrándole lo que significa sacrificar la vida de uno por el bien de los demás.

No debería sorprendernos que, a lo largo de todo su pontificado y ministerio sacerdotal, para Juan Pablo II fuese una prioridad visitar hospitales y ancianos. Por ejemplo, Juan Pablo II solía acudir al Hospital Gemelli de Roma durante su pontificado, tanto como visitante como paciente.

Incluso en broma llamó al hospital su tercera residencia papal, «Vaticano III». Juan Pablo II mantuvo una gran admiración por los trabajadores de la salud durante el resto de su vida, y siempre los alentaba donde quiera que fuera.

Tags:
epidemiahistoriaJuan Pablo IImedicina
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.