Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Polonia/Crisis en la frontera: ¿cómo podemos ayudar?

GRANICA

Beata Zawrzel/REPORTER

Małgorzata Rybak - publicado el 15/11/21

Por su interés, ofrecemos a nuestros lectores un artículo publicado por la edición polaca de Aleteia, ante la magnitud de la tragedia que se está consumando en la frontera con Bielorrusia

El drama en la frontera de Polonia con Bielorrusia se desarrolla desde septiembre. Los inmigrantes ilegales están atrapados en la zona de muerte entre las promesas de Lukashenko de un fácil acceso a Alemania y un intento de proteger las fronteras orientales de Polonia y la UE.

En los bosques, adultos y niños, incluidos los bebés, se congelan y vagabundean. Siete personas murieron (se han confirmado tantas muertes, no se sabe si hubo más).

Muchos de nosotros también estamos atrapados entre la indiferencia y una avalancha de empatía e impotencia que nos impide responder de manera constructiva a lo que está sucediendo. ¿Qué podemos hacer exactamente?

Crisis en la frontera: ¿Tenemos alguna influencia?

Una amiga mía cercana, que vive cerca de la frontera con Bielorrusia, madre de niños pequeños, cuenta que todas las noches, mientras pone a dormir a su pequeño de un par de meses de edad, se pregunta dónde están estas personas.

Es realmente inconcebible que los niños tengan que pasar la noche en el bosque. Los lugareños preparan comidas y participan de diversas formas para dar apoyo silencioso ante el drama que se desarrolla cerca de sus hogares.

No tenemos una influencia real en la situación geopolítica del mundo. Tampoco para la distribución de bienes y el acceso a la civilización.

Tampoco tenemos ninguna influencia en los cientos de años de historia de saqueo de colonias y privación a ciudadanos de otros continentes de eficiencia, independencia y autodeterminación.

La mayoría de nosotros no podemos hacer nada para cambiar la ética del islamismo radical, para que deje de usar la violencia y el terror, que conducen a la pobreza y a la guerra.

No impediremos el comercio internacional de armas. No derrocaremos a las corporaciones que compran producción africana tirada de precio y la introducen en los mercados mundiales a precios más rentables para todos, menos para quienes la produjeron.

Ninguna carta abierta acabará con la dictadura de Lukashenko y liquidará su estado policial.

Sus acciones son inmorales y merecen la mayor condena. Utiliza el aparato estatal para hacer contrabando de personas, prometiéndolas llegar a Alemania.

Los que fueron engañados y llevados en aviones y autobuses a la frontera con Polonia, fueron asaltados y abandonados en la llamada zona de la muerte. Si llegan a Polonia, son trasladados de regreso a Bielorrusia.

Crisis en la frontera. ¿Cómo podemos ayudar?

Como ciudadanos promedio, tenemos poca influencia en el desarrollo de soluciones globales que, por cierto, requieren meses y años. Y también la cooperación internacional de decenas de países y la buena voluntad de sus gobernantes.

Al mismo tiempo, somos testigos de cómo la gente en nuestros bosques pierde toda esperanza y muere después de pasar el alambre de púas. Y eso requiere una respuesta inmediata. De lo contrario, tendremos que destruir nuestra conciencia, congelar los reflejos humanos, cortar nuestra sensibilidad y dar muerte a nuestro cristianismo.

¿Qué podemos hacer exactamente? Podemos donar dinero a organizaciones asociadas al proyecto Grupa Granica (Granica Group), que proporcionan alimentos, medicinas y ropa de abrigo a los migrantes.

No tiene sentido pensar que, si no puedo dar mucho, es mejor no dar nada. Cualquier cantidad se puede canjear por pañales, calcetines calientes o té.

Podemos difundir la civilización de la vida informando a otros sobre las posibilidades de apoyar a los involucrados en ayudar en una crisis humanitaria en la frontera.

Ayudaremos compartiendo informes de la frontera proporcionados por personas que viven allí.

Podemos firmar protestas, para que, como pidieron los representantes de la Comisión Episcopal Polaca, la ayuda humanitaria sea posible. Todo esto lo podemos hacer más allá de las opiniones políticas, volviendo a una sola frase del Evangelio:

Os aseguro que todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, por mí lo hicisteis.

Si no nos convencen las palabras de Jesús, quizás la parábola del buen samaritano sea más clara. La dijo después de que el abogado preguntara: «¿Quién es mi vecino?».

Aquí es donde la vida se les escapa a nuestros vecinos todas las noches. En su miedo por la vida, desesperan y piden ayuda en medio del bosque.

Realmente será peor para nosotros esperar. Porque una parte de nosotros morirá con esta espera. Como muchas personas engañadas que fueron llevadas a la frontera con Polonia.

Punto de Intervención de Crisis del KIK(Club de Inteligencia Católica)

Caritas Polska

Familias sin fronteras 

Fundación Helsinki para los Derechos Humanos

Tags:
bielorrusiacrisisfronterainmigrantespolonia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.