Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 diciembre |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Por qué partir el sueño en dos fases podría ser mejor que dormir del tirón

Spectral-Design /Shutterstock

Violeta Tejera - publicado el 12/11/21

Aunque pensemos que dormir la noche entera es algo normal y saludable las personas lo hacemos desde hace relativamente poco. Nuestros antepasados dormían en tramos horarios y aprovechaban para hacer distintas cosas en las horas de vigilia.

Diferentes ciclos de sueño. Dormir ente 7 y 9 horas seguidas, a lo que estamos acostumbrados hoy, responde al nombre de sueño monofásico, es decir se hace todo de una vez. Pero si lo separamos en dos o más partes pasa a denominarse sueño bifásico. Si además, estos tramos se separan entre el día y la noche hablaríamos de sueño polifásico. Un modelo que es el que siguen los animales, reparten las horas de sueño diario en pequeños periodos de tiempo.

Así dormían nuestros antepasados

Dormir de forma continuada es algo relativamente nuevo. Se hace sólo desde hace 300 años. Antiguamente, el tiempo de sueño se desarrollaba en un lapso de 12 horas . Comenzaban con 3 o 4 horas de sueño, seguidas de 2 o 3 de vigilia y después dormían hasta el alba.

Durante este tiempo de vigilia la gente estaba bastante activa. Se levantaban, iban al baño, fumaban o incluso visitaban a los vecinos. Otros se quedaban despiertos en la cama, leían , escribían o rezaban. Algo habitual entre los religiosos que hacían turnos de vela al Santísimo. De hecho se han encontrado manuales de oraciones del siglo XV que ofrecían plegarias especiales para las horas de vigilia. Incluso en tiempo de la Reforma y la Contrarreforma, protestantes y católicos se acostumbraron a celebrar misas secretas durante la noche durante periodos de persecución.

Sueño bifásico

Aunque nos resulte extraño este tipo de sueño es el que nos pide la naturaleza. Así lo muestra un experimento realizado por el psiquiatra Thomas Wehr en que puso a un grupo de adultos durante 14 horas al día a plena oscuridad. Estas personas tuvieron que regular su nuevo ritmo biológico y establecer sus horas de descanso. Tardaron 4 semanas en hacerlo y lo curioso fue que lo hicieron partiendo el sueño. Dormían primero 4 horas, se despertaban durante unas 2 horas y después volvían a dormir otras 4.

SLEEP
No siempre hemos dormido del tirón.

Un hábito descubierto también por el historiador Roger Ekirch, de la Universidad Virginia Tech, en la que encontró evidencias de que los humanos en la Antigüedad dormían en dos turnos de 4 horas. Referencias de patrones de sueño que aparecen en diarios, libros de medicina, notas de tribunales o incluso en La Odisea de Homero.

¿Por qué dormimos por la noche?

Esos turnos en los que dormían nuestros antepasados evolucionaron  con la llegada del alumbrado. Hasta entonces, la noche se asociaba a gente con mala reputación, algo que cambió con la iluminación de las calles. Entonces, las clases humildes comenzaron a hacer cosas también de noche. De esta forma ya no había prestigio social ni valor en estar despierto durante la noche. Era algo que podían hacer todos y que provocó que durante la noche se retiraran a casa a descansar.

¿Se podría implantar el sueño bifásico?

Un trabajo publicado en 2014 lo intentó. Un grupo de voluntarios descansó cada día en dos turnos de 5 horas divididas entre la noche y la siesta. Su productividad se comparó con la de otros que durmieron 10 horas por la noche. La conclusión fue que no había apenas diferencia a la hora de desarrollar su trabajo.

Problemas de sueño

Se calcula que casi la mitad de la población tiene problemas de sueño.  Algunos médicos lo achacan precisamente a esto, a que muchas de estas personas no se han adaptado bien a dormir 8 horas seguidas. Creen que muchos de los problemas de insomnio tiene sus raíces en la preferencia del cuerpo humano por segmentar el sueño como hacían hace cientos de años nuestros antepasados.

Tags:
descansohábitossaludtiempo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Oración




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.