Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 diciembre |
San Nicolás
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Sirves a los demás o te sirves de ellos? Descúbrelo con esta simple pregunta

Bannafarsai_Stock | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 18/10/21

¿Usas bien el poder que tienes? ¿O tienes una forma de amar que denigra, hiere y ofende?

A veces queremos servir a los demás pero dudamos de nuestras motivaciones. Es sencillo decir con palabras lo que estoy dispuesto a hacer, a dar, a amar. Pero luego la vida es difícil y no es sencillo beber el cáliz o ser bautizado con Jesús.

No es tan agradable correr la misma suerte que Jesús y sufrir su misma muerte.

Temo todo aquello que rodea su vida en la tierra: el olvido y el rechazo, las persecuciones y el desprecio.

Me refugio en mis deseos, porque yo quiero los primeros puestos y la fama, el éxito y los logros. Deseo vencer y no perder. Triunfar y no fracasar.

Entregarse

Un día los discípulos de Jesús le confiesan que están dispuestos a todo, aunque no saben cómo será ese todo, ese seguimiento y esa entrega hasta dar la vida.

Jesús los ama y acepta con alegría su disponibilidad, quieren darlo todo porque lo aman.

Es bonito ver las cosas de esta forma. Están dispuestos a todo aunque duela el alma. Es lo que ellos quieren y yo también lo deseo.

Lo acepto con alegría aunque me quede sin esa vida que tanto amo. ¿Estoy dispuesto a dar la vida hasta el final?

He visto la vida como una carrera de obstáculos. Y he soñado con llegar al final en los primeros puestos.

Sé que estar dispuesto a perder la vida es un paso mayor, una audacia más grande.

Poder o servir

SUNSET

Me gustan el poder, el poseer, el control y los logros. Y Jesús me aclara que no tengo que ser como los hombres de este mundo:

«Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros, nada de eso. El que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos».

El poder puede acabar en tiranía. Un gobierno absoluto, una forma de amar que denigra, hiere y ofende.

Mandar de esa forma es lo que me ofrece el mundo hoy. Quiere que sea poderoso, quiere que mande por encima de todos.

El servicio a los demás, el ser esclavo, es todo lo contrario a lo que deseo. Me gusta tener el poder y mandar. Que los demás hagan lo que yo deseo. Que obedezcan mis órdenes y se adapten a mis puntos de vista.

La pregunta clave

El poder en sí no es malo si da vida a muchos, no siempre sucede. Decía el padre José Kentenich:

«Sólo tienen que ver lo siguiente: ¿estoy apegado a las cosas? ¿O puedo decir, con tranquilidad, “Mi Dios y mi todo”? Si este es el caso, entonces es correcto. No obstante, también me está permitido alegrarme del poder y del prestigio, sólo que no debo estar apegado de forma esclavizada a ellos. Deben ser peldaños orgánicos para llegar a Dios: mi Dios y mi todo».

King, Herbert. King Nº 2 El Poder del Amor

Respeto inmenso y desapego

SOUP KITCHEN

Usar bien el poder es una misión sagrada. Siempre tendré una cuota de poder. Podré decidir sobre algo, sobre alguien y tendré que hacerlo con un respeto inmenso, con una delicadeza sagrada.

Sin apegarme a lo que poseo, al poder que detento. Sin pretender quedarme siempre en el lugar que hoy habito. Sin querer retenerlo todo.

Para ello tengo que ser esclavo de Dios y siervo de los hombres.

Pero ese cambio de mirada no suele ser tan sencillo. Es necesario estar dispuesto a renunciar a todo por amor.

Aceptar que vengo a servir y no a ser servido. Reconocer mi pobreza y asumir que no puedo dedicarme a querer ser el mejor.

Cuando tengo poder, cuando alguien me lo da, cuando Dios lo pone en mis manos, puedo usarlo bien o puedo ser un tirano.

Le pido a Dios que me enseñe a servir con humildad, a mandar desde mi humanidad, a aceptar las críticas y las correcciones, a asumir que necesito a los demás para vivir.

Es un salto de fe y de confianza. Me gustaría vivir siempre sirviendo y no pensar tanto en mi honor, o en mi fama.

Tags:
libertadpoderrespetoServicio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.