Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa
home iconEspiritualidad
line break icon

Servir a los demás cambia el mundo (y a ti)

DINNER

Lstockstudio - Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 20/07/19

Sólo cuando doy encuentro la plenitud

Hay personas que sirven con fuerza, con entusiasmo, se preocupan por todo. Están siempre atentas, dispuestas a ayudar, a poner su tiempo y su vida al servicio de los demás.

Me parece muy bonito. Sirven con alegría. ¿Qué sería de este mundo si no hubiera personas que sirven a diario dando su vida, que permanecen ocultas en su servicio?

En la vida matrimonial es fundamental la actitud del servicio. Estar atento a lo que el otro necesita. Servir sin esperar el agradecimiento. Servir sin pretender que el otro haga lo mismo. Decía el papa Francisco:

«El matrimonio es una necesaria combinación de gozos y de esfuerzos, de tensiones y de descanso, de sufrimientos y de liberaciones, de satisfacciones y de búsquedas, de molestias y de placeres, siempre en el camino de la amistad, que mueve a los esposos a cuidarse. Se prestan mutuamente ayuda y servicio».

El servicio mutuo, desinteresado. Lleno de renuncia. El servicio para que el otro esté bien, en paz, y pueda servir mejor a otros. El servicio que no espera que le paguen con la misma manera.

El servicio que no pretende ser visto. Ese servicio oculto es el que cambia el mundo. Lo hace en silencio. Estoy convencido de ello.

Tal vez en la tierra no obtenga recompensa. Pero ese servicio dará fruto en el cielo. Es el que anhela mi alma. Aprender a servir de tal forma que mi vida sea una entrega constante. Estoy lejos del ideal. Comenta el papa Francisco:

«Así puede mostrar toda su fecundidad, y nos permite experimentar la felicidad de dar, la nobleza y la grandeza de donarse sobreabundantemente, sin medir, sin reclamar pagos, por el solo gusto de dar y de servir».

El gusto por servir y dar la vida. La alegría de mirar el bien del otro más que el bien propio. Sin buscar la simetría en el amor.

Quiero aprender a dar hasta que me duela. Dar para hacer felices a los demás. Sé que sólo cuando doy soy realmente pleno.

Tags:
Servicio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.